Fobia social: todo lo que debes saber

Sentir miedo o vergüenza ante una situación social no es infrecuente. Pero a las personas con fobia social esto les ocurre de forma constante. A continuación explicamos en qué consiste exactamente este trastorno y el papel que juega la ansiedad en él.

La fobia social es una condición que se engloba dentro de los trastornos de ansiedad. De hecho, también se le llama trastorno de ansiedad social. Los individuos que la padecen experimentan altos niveles de ansiedad ante situaciones sociales.

La ansiedad puede presentarse en condiciones normales; es un fenómeno natural. Prepara a la persona para hacer un esfuerzo, ya sea físico o psíquico. La ansiedad moviliza al organismo ante situaciones de estrés con el objetivo de superar obstáculos.

Sin embargo, un exceso de ansiedad provoca un exceso de activación psicofísica. Así, en vez de facilitar la superación de obstáculos, dificulta esta tarea. Una persona con fobia social experimentará niveles muy altos de ansiedad ante situaciones sociales, las cuales se convertirán en un verdadero problema para él o ella.

Síntomas de exceso de ansiedad

El exceso de ansiedad produce verdaderos síntomas tanto a nivel corporal como a nivel mental y conductual. Ante una situación social, una persona que padece fobia social podrá presentar algunos de los siguientes síntomas.

Síntomas somáticos

La ansiedad puede apoderarse de muchos de nuestros sistemas corporales. En cuanto al musculoesquelético, produce un aumento del tono muscular (es decir, la musculatura se torna rígida). Además, pueden presentarse contracciones musculares o temblores.

En cuanto al sistema digestivo, puede provocar también disfagia (dificultad a la hora de tragar), náuseas, vómitos o diarreas. No es raro que se presente también polaquiuria, es decir, necesidad frecuente de orinar.

Aparecen asimismo taquicardias, dolores torácicos, hiperventilación o disnea (sensación de falta de aire). Son frecuentes también los mareos, la sensación de inestabilidad, los sofocos o la sudoración. Pueden experimentarse también algunos tipos de disfunción sexual.

Quizá te interese: Trastorno de la personalidad antisocial

Síntomas psíquicos y conductuales

Durante el tiempo en que el individuo experimenta exceso de ansiedad, hay múltiples aspectos psíquicos que pueden verse afectados. Para empezar, puede disminuir la capacidad tanto de atención como de concentración. Pueden aparecer déficit de memoria e insomnio.

Pueden presentarse también ataques repentinos de inquietud, temor o preocupación excesiva. No es infrecuente que aparezcan síntomas de despersonalización o desrealización.

Ansiedad fóbica o fobia

mujer preocupada por lo que piensan los demás

Las fobias son unos trastornos de ansiedad muy frecuentes entre la población. La mayoría de casos son leves y apenas interfieren en el funcionamiento diario de la persona.

Existe una peculiaridad que diferencia la ansiedad fóbica, o fobia, de la ansiedad en general. En las fobias, la ansiedad se desencadena solamente por aquellas situaciones que son el objeto de la fobia. En el caso de la fobia social, el objeto de fobia son las situaciones sociales.

Al padecer un trastorno de ansiedad fóbica, las personas experimentan temor, miedo, vergüenza, malestar, humillación, etc, ante el objeto de la fobia. Reconocen que su reacción es irracional y desmedida; sin embargo, no pueden controlarla. Esto los conduce a evitar ese objeto de fobia, y si no les es posible, pueden experimentar crisis de angustia.

Existen tres tipos de fobia:

  • Fobia específica; por ejemplo, a las arañas.
  • Agorafobia, miedo irracional a los sitios públicos en general.
  • Fobia social, causada por situaciones sociales y actuaciones en público.

Dentro de la fobia social, también se distinguen dos tipos:

  • Fobia simple: ante una situación concreta, por ejemplo hablar en público.
  • Fobia generalizada: afecta a la mayoría de situaciones sociales.

Así, la persona con fobia social generalizada, ante situaciones sociales, teme, por ejemplo, no ser tomado en serio, ser objeto de bromas, hacer el ridículo, ser rechazado, etc. Experimentan algunos de los síntomas de ansiedad mencionados anteriormente, además de, por ejemplo, sonrojo, palpitaciones y confusión.

Desarrollan también ansiedad anticipatoria. Se trata de un tipo de ansiedad que conduce a pensar que todo va a salir mal. Terminan desarrollando asimismo conductas evitativas, mediante las cuales huyen de situaciones sociales. Esto puede llegar a limitar mucho la vida social de la persona, cuya autoestima por lo general suele verse afectada.

Descubre: Combate la ansiedad social con estos consejos

Diferencia entre trastorno y normalidad

Como ya se ha aclarado al principio, la ansiedad es una reacción normal y natural del organismo que todos experimentamos en mayor o menor medida. Además, dentro de la normalidad existen personas más y menos nerviosas. De igual modo, existen personas más y menos resueltas ante situaciones sociales.

Por esto, hablaremos de fobia social solamente cuando se presenten ante situaciones sociales niveles muy altos de ansiedad que dificulten la adaptación y funcionamiento del individuo.

  • American Psychiatric Association. Anxiety disorders. In: American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013:189-234.
  • Calkins AW, Bui E, Taylor CT, Pollack MH, LeBeau RT, Simon NM. Anxiety disorders. In: Stern TA, Fava M, Wilens TE, Rosenbaum JF, eds. Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 32.
  • Lyness JM. Psychiatric disorders in medical practice. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 397.
  • «Social anxiety disorder (social phobia)»NHS Choices (en inglés). National Health Service.
  • «Substance Use Disorders»Anxiety and Depression Association of America(en inglés).