Focaccia

Al elaborar la masa casera debemos disponer de tiempo suficiente para dejar que leude y duplique su tamaño antes de añadirle los ingredientes deseados y hornearla

La focaccia es un plato tradicional italiano muy relacionado con la pizza. Es una especie de pan plano cubierto con hierbas y otros aderezos. Generalmente se aliña con aceite de oliva y sal, pudiendo llevar algunos ingredientes más como cebolla y aceitunas negras. Fuera de Italia se consume normalmente como pan de sándwich, aunque en el país de origen se consume como pan de acompañamiento. Aquí te enseñamos a hacer focaccia.

Opción 1: Focaccia con neguilla, orégano e hinojo

Ingredientes:

  • 320 g de masa madre o poolish
  • 225 g de harina de fuerza
  • 10 g de levadura fresca
  • 7 g de sal
  • 40-60 g de aceite de oliva
  • 90 g de agua
  • Neguilla
  • Condimento de orégano e hinojo

Procedimiento:

pizza mhaithaca

  • Poner la harina en un cuenco amplio dándole forma de volcán, junto con la sal, el aceite de oliva, la masa madre y la levadura, previamente disuelta en el agua.
  • Amasar durante unos 6 minutos hasta obtener una masa suave, elástica y ligeramente pegajosa, que se debe manipular con las manos engrasadas en aceite.
  • Enharinar ligeramente la superficie de trabajo y volcar la masa sobre ella. Espolvorea harina sobre el rodillo para estirar la masa dándole forma rectangular. Dejar reposar 5 minutos.
  • Trabajar la masa estirándola y plegándola sobre sí misma un par de veces. Acabar formando un rectángulo y colocarlo en una bandeja de horno previamente cubierta con papel de hornear. Cubrir con un paño húmedo y dejar reposar a temperatura ambiente durante 40-60 minutos.
  • Pasado este tiempo, untar la superficie de la masa con aceite de oliva, espolvorear las especias y hundir suavemente los nudillos en distintos puntos de la masa, dejando un grosor de por lo menos 2 cm.
  • Dejar reposar otra media hora.
  • Precalentar el horno a 250ºC por arriba y por abajo. Cuando esté caliente, introducir la focaccia y hornear a 220ºC durante 10-15 minutos, hasta que la focaccia esté ligeramente dorada y crujiente.

Opción 2: Focaccia con jamón y queso

Ingredientes:

  • 100 g de queso emmental en trozos
  • 200 g de agua
  • 75 g aceite de oliva
  • 25 g de levadura prensada fresca
  • 400 g de harina de fuerza
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de tomillo seco
  • 1 cucharada de orégano seco
  • 100 g de taquitos de jamón serrano
  • ½ cebolla cortada en rodajas finas
  • 1 pellizco de sal gorda

Procedimiento:

  • Precalentar el horno a 220ºC.
  • Rallar el queso en un bol y reservar.
  • Mezclar 25 g de aceite con la levadura y el agua removiendo bien.
  • Añadir a esto la sal, la harina, el tomillo, el orégano, el jamón y el queso reservado y mezclar hasta que se forme una masa homogénea.
  • Hacer una bola con la masa y extenderla sobre una bandeja de horno previamente engrasada con aceite o cubierta con papel de hornear.
  • Poner encima la cebolla bien repartida y espolvorear con la sal y el tomillo. Regar con el aceite restante.
  • Aplastar la masa con los dedos para que se integren bien los ingredientes y para que la superficie quede irregular.
  • Hornear unos 20 minutos o hasta que la focaccia esté dorada.

Opción 3: Focaccia de naranja

Pizzas-vegetales

Ingredientes:

  • 300 g de agua tibia
  • 5 g levadura fresca
  • 1 cucharadita de sal
  • 500 g harina
  • 2 naranjas cortadas en rodajas lo más finas posible
  • Aceite de oliva
  • Orégano
  • Sal gorda

Procedimiento:

  • Mezclar la levadura y la sal en el agua hasta que se disuelvan.
  • Colocar la harina en un bol grande y añadir el agua. Mezclar hasta formar una mezcla homogénea.
  • Pasar la masa a una superficie lisa y trabajarla con las manos hasta que quede una masa suave y elástica. No se le debe añadir más harina porque cambiará la textura de la focaccia. Se tiene que trabajar la masa a conciencia para que deje de pegarse.
  • Formar una bola y colocarla en un bol previamente espolvoreado con harina. Cubrir el bol con un paño limpio y dejar reposar la masa en la nevera durante toda la noche.
  • Al día siguiente, sacar la masa de la nevera con antelación para que vuelva a temperatura ambiente. Extenderla hasta llegar a los bordes de una bandeja de horno previamente engrasada o cubierta con papel de horno.
  • Repartir las rodajas de naranja sobre la masa, presionando las rodajas con los dedos para que se introduzcan un poco en ella. Regar generosamente con aceite y dejar reposar durante una hora.
  • Precalentar el horno a 250ºC.
  • Presionar de nuevo las rodajas de naranja y hornear durante 15-20 minutos hasta que la superficie quede dorada y crujiente. Retirar del horno, sazonar con sal gruesa y orégano y servir enseguida.