¿Qué es la foliculitis? ¿Por qué se produce y cómo se trata?

María Vijande · 19 septiembre, 2018
La foliculitis consiste en una infección en la que los folículos pilosos, las bolsas en las que crece el cabello, se inflaman. Si la infección no se trata puede extenderse llegando a convertirse en úlceras escamosas que pueden no tener cura.

El acné o las espinillas, son solo una de las formas en las que se conoce comúnmente la afección cutánea denominada foliculitis. Este es un problema que afecta a jóvenes y adultos, en todas las partes del cuerpo en donde hay folículos pilosos.

La foliculitis consiste en una infección en la que los folículos pilosos, las bolsas en las que crece el cabello, se inflaman. Aparece de manera frecuente, producida a causa de infecciones bacterianas o fúngicas. Habitualmente afecta al cuero cabelludo, extremidades, regiones paranasales y periorales, axilas e ingles.

La foliculitis, en un principio, se manifiesta como pequeños bultos rojos o espinillas cabeciblancas alrededor de los folículos pilosos. Si la infección no se trata, puede extenderse llegando a convertirse en úlceras escamosas que pueden no tener curación.

Son especialmente susceptibles de padecer esta patología aquellas personas que sufren diabetes, leucemia crónica y VIH. También es habitual en pacientes con acné y dermatitis.

Afortunadamente, es una enfermedad en la que no peligra la vida, aunque si puede causar dolor y picores fuertes. En los peores casos, una infección avanzada puede provocar la pérdida permanente del cabello y cicatrices. Los síntomas asociados a la foliculitis son los siguientes:

  • Grupos de espinillas cabeciblancas o pequeños bultos rojos formadas alrededor de los folículos pilosos.
  • Ampollas llenas de pus. Estas, posteriormente, podrán abrirse y formar costras.
  • Picores fuertes o ardor en la piel.
  • Sensibilidad en la piel o dolor.
  • Crecimiento de un bulto hinchado en la piel.

¿Por qué se forma la foliculitis?

Mayormente, aparece debido a la bacteria Staphylococcus aureus, que produce una infección de los folículos pilosos. Aunque también puede aparecer debido a los hongos, a las inflamaciones por vellos encarnados o por virus.

En el caso de los hongos, la infección se denomina foliculitis micótica y resulta contagiosa. Otras causas incluyen lesiones o daños en el folículo del pelo por fricción con la ropa ajustada, por la obstrucción del folículo piloso o por el afeitado.

Es importante diferenciar entre foliculitis y pseudofoliculitis. Esta última consiste en la inflamación perifolicular por un pelo enclavado en la piel, donde el organismo reacciona ante el vello. Así se ocasionan inflamaciones y cicatrices.

Descubre: Aprende a tratar los hongos con remedios caseros

Prevención de la foliculitis

En primer lugar, para evitar la aparición de la foliculitis, pueden seguirse los siguientes consejos preventivos:

  • Evitar ropa ajustada, de cara a reducir la fricción entre la piel y la ropa.
  • En caso de usar guantes de goma con regularidad, secarlos bien después de cada uso.
  • Evitar afeitarse en la medida de lo posible. Especialmente en el caso de los hombres que tienen pseudofoliculitis.
  • Tratar la pseudofoliculitis a través de la depilación láser, de manera que se elimine el vello por completo, eliminando así el problema.
  • Prestar especial atención de cara al uso de jacuzzis y piscinas climatizadas. Así mismo, es importante mantener los propios limpios y acondicionados.
  • En caso de que la foliculitis empeore, acudir a un profesional.

Quizá te interese: Cremas antiinflamatorias: propiedades y usos

Tratamiento de la foliculitis

A continuación, explicamos cuál es el tratamiento que se aplicaría en caso de que este fuese necesario. En primer lugar, en los casos en los que la foliculitis:

  • Se ha producido en una zona en concreto del cuerpo.
  • El paciente no ha tenido foliculitis anteriormente.
  • Se ha producido por causas como pueden ser el roce de la ropa o sudoración excesiva.

Se aplicaría un antiséptico o un antibiótico tópico, lo cual resultaría suficiente tratamiento. Sin embargo, es necesario acudir a un dermatólogo en el caso de que la foliculitis hubiese aparecido en zonas del cuerpo extensas o recidivantes.

El tratamiento mencionado, habitualmente, requiere la utilización de jabones antisépticos como puede ser la povidona yodada. Así mismo, deben aplicarse antisépticos tópicos, como la clorhexidina. Además, resultan de gran utilidad las cremas antibióticas, que deben extenderse por la zona afectada por la foliculitis.

Los antibióticos orales son aplicados en el caso de que la foliculitis sea extensa y la infección haya adquirido cierta gravedad. Si no se trata la foliculitis de manera adecuada, la enfermedad puede agravarse llegando a originar forúnculos. En el peor de los casos, llegando a necesitar de un drenaje para la eliminación del pus acumulado.

Debe mencionarse que en el caso de que ya existiese predisposición a la aparición de folinculos, es muy recomendable la prevención a través de la utilización de jabones yodados. Igualmente, se recomienda la aplicación tras la depilación de lociones con clorhexidina.

  • Otberg, N., Kang, H., Alzolibani, A. A., & Shapiro, J. (2008). Folliculitis decalvans. Dermatologic Therapy. https://doi.org/10.1111/j.1529-8019.2008.00204.x
  • Weese, J. S., & Yu, A. A. (2013). Infectious folliculitis and dermatophytosis. Veterinary Clinics of North America - Equine Practice. https://doi.org/10.1016/j.cveq.2013.09.004
  • Rubenstein, R. M., & Malerich, S. A. (2014). Malassezia (pityrosporum) folliculitis. Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology.