Formas de fortalecer el sistema inmunológico

El sistema inmunológico desempeña una función muy importante el organismo. Así, actúa como el principal detector de partículas nocivas para la salud.

Algunas de estos agentes o partículas extrañas podrían ser:

  • Células cancerosas
  • Virus que provocan cantidad de enfermedades
  • Parásitos
  • Células patógenas

Función principal del sistema inmunológico

Una de sus funciones principales es la de distinguir las partículas benignas de las malignas.
Para desempeñar esta labor de manera eficaz, emplea una sustancia compuesta por células encargadas de atacar los cuerpos extraños. Estas células son conocidas como leucocitos o glóbulos blancos, anticuerpos, citoquinas, macrófagos y neutrófilos.

Se encargan de realizar una detección temprana y eficaz de los agentes patógenos, ya que estos pueden aumentar el riesgo de padecer una enfermedad o infección.
El proceso es complicado, porque la mayoría de los agentes patógenos suelen reproducirse a una velocidad significativa.

Para contrarrestarlos, el sistema inmune utiliza distintos mecanismos inteligentes, que sirven para identificar y neutralizar a estos organismos. De esta manera, se evita que se propaguen por el resto del cuerpo.

Los-agentes-patogenos-se-reproducen-a-gran-velocidad

Trastornos del sistema inmunitario

A pesar de su eficiencia y complejidad, en ocasiones puede aparecer una complicación conocida como inmunodeficiencia.
La inmunodeficiencia se define como el trastorno y deficiencia del sistema inmunitario.

Se caracteriza porque los procesos inmunes se vuelven menos activos de lo normal, como si el sistema inmunitario bajase la guardia.
En esta situación, se forma un ambiente que favorece el proceso de reproducción de las células malignas en el organismo.
Como consecuencia se pueden contraer enfermedades de todo tipo.

Algunas de estas enfermedades pueden llegar a ser realmente complicadas, incluso, en ocasiones, provocar la muerte.

Factores externos que perjudican el sistema inmunitario

Tal como existen factores internos que alteran las funciones del sistema inmunológico, también existen factores externos que pueden hacerlo.
Depender de nosotros no exponernos a ellos, por lo que debemos prestarles la atención necesaria.

Entre los factores externos, directamente relacionados con el deterioro del sistema inmunitario, encontramos:

  • Llevar una alimentación desequilibrada
  • Consumir cafeína normalmente
  • La exposición directa o indirecta al humo del tabaco
  • La contaminación ambiental
  • Tener un nivel de estrés alto
  • La actividad deportiva o muscular excesiva
  • En contrapartida, el sedentarismo

¿Cómo fortalecer el sistema inmune?

El factor principal es la alimentación, que debe ser equilibrada. Conviene incluir en la dieta grasas monoinsaturadas, que pueden encontrarse en los frutos secos, en algunos pescados, en el aceite de oliva o en el de girasol.

Cuando hablamos de una dieta equilibrada y variada nos referimos al consumo de todos los nutrientes en su justa medida, incluyendo:

  • Grasas
  • Hidratos de carbono
  • Proteínas
  • Vitaminas
  • Minerales.

Igualmente, es importante consumir productos lácteos. Estos productos contribuyen a fortaler e incrementar las defensas.

El-aceite-de-oliva-es-rico-en-grasas-monoinsaturadas

Otros nutrientes complementarios que pueden ser usados para mejorar la salud del sistema inmune son:

  • Vitamina E. Presente en el aceite elaborado a base de germen de trigo, oliva y soja, así como también en algunos cereales. Por ejemplo, el pan es rico en vitamina E.
  • Vitamina C. Se puede encontrar un buen aporte de esta vitamina en verduras, hortalizas, y frutas. Especialmente ricos en vitamina C son los cítricos, como la naranja y los limones.
  • Vitamina A. Está presente en los derivados de la leche; también puede obtenerse un aporte consumiendo hígado.
  • Hierro. Este importante elemento se encuentra en carnes, como el hígado, en el pescado e incluso en los huevos.
  • Zinc y selenio. Pueden encontrarse en casi todos los alimentos consumimos normalmente.
El-huevo-es-rico-en-hierro

Otro de los factores externos que beneficia el funcionamiento del sistema inmune es hacer ejercicio.
Se deberían realizar al menos 3 sesiones por semana, mínimo durante 30 minutos.

Qué tener en cuenta a la hora de hacer ejercicio

En primer lugar, hay que elegir un deporte apropiado para fortalecer el sistema inmunológico. Es importante elegir una actividad que implique un movimiento del cuerpo al completo. Se recomienda la natación, el ciclismo y el atletismo.

Es importante también cuidar de alimentarnos correctamente entre cada práctica deportiva.
Cuando le exigimos esfuerzo al organismo, se requieren más recursos. Por esta razón, una dieta rica en vitaminas, minerales y antioxidantes sirve para prevenir la fatiga física y mental.
Haciéndolo así estaremos fortaleciendo nuestras defensas.

Por último, pero no menos importante, es recomendable ingerir al menos 5 piezas de frutas y verduras al día.
Aportan buen aspecto a la piel y sirven para fortalecer el sistema inmunológico.