Formas de fortalecer los huesos

Katherine Flórez · 8 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 4 enero, 2019
Para prevenir la osteoporosis es fundamental el consumo de calcio. Las personas intolerantes a la lactosa pueden adquirirlo a través del pescado, la carne y los huevos

Cuando se es joven, son muy pocas las preocupaciones que se tienen frente a las enfermedades y padecimientos futuros. Sucede como en el caso de la osteoporosis, la cual se ha convertido en un gran rival del hombre. Por ende, es necesario tratarla con anticipación. Para ello, hay fáciles y variadas formas de fortalecer los huesos. El día de hoy queremos compartir métodos prácticos que pueden ayudar a fortalecer su estructura ósea. ¡Disfrútalos!

A través de los años se ha considera la leche y sus derivados como una fuente principal de calcio. Sin embargo, ¿qué hay de esas personas que son intolerantes a la lactosa? El día de hoy les presentamos una nueva propuesta que ayuda a contribuir a la calcificación continua de sus huesos.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis se debe a la reducción de masa ósea que produce fragilidad en los huesos. Las mujeres son las más propensas a sufrir de osteoporosis especialmente después de la menopausia.

Es importante, para fortalecer los huesos, el consumo constante de alimentos que contengan Vitamina B12. Esta es esencial para la conservación de la masa ósea, como muestra este estudio publicado en la revista Nutrición Hospitalaria. Así, en adultos se recomienda el consumo de una milésima parte de 1 gramo diario. Debe enriquecer su dieta con pescado, carnes, huevos y lácteos.

Consumir-huevo para fortalecer los huesos

El calcio es primordial para evitar la osteoporosis y fracturas. Así, este nutriente puede encontrarse principalmente en los lácteos y sus derivados. Por otro lado, la vitamina D también es indispensable para el consumo de calcio y la buena distribución de este en los huesos y la sangre. Todo ello queda evidenciado en esta investigación publicada en el año 2011 en la Revista de Osteoporosis y Metabolismo Mineral.

Así pues, esta vitamina se encuentra en el aceite de hígado de bacalao, pescado azul, la yema del huevo, hígado y mantequilla.

También debe incluir en su dieta alimentos que aporten las cantidades exactas de fósforo. Tal y como muestra este artículo, «existe una relación antagónica entre el calcio y el fósforo debido a que el descenso de uno implica el aumento del otro por lo que se altera la reabsorción y excreción de estos minerales […], el aporte de calcio será el que mantenga los niveles adecuados.»

Este mineral es indispensable en la formación de los huesos y los dientes. Además, puede ser consumido de los siguientes alimentos: lácteos, pescado, frutos secos, cereales integrales y legumbres.

El magnesio también se ha convertido en un nutriente primordial al momento del cuidado de los huesos, habiendo numerosas evidencias científicas al respecto. Así, podemos encontrarlo en los mariscos, los huevos y cereales.

El flúor es un elemento que permite que la dureza y estabilidad de la matriz mineral de la estructura ósea y sus fuentes principales son: el agua, el pescado, el té negro y los mariscos. Numerosas muestras científicas consideran que tiene un papel fundamental en el tratamiento de la osteoporosis.

El silicio también forma parte de esta gran lista de componentes indispensables para fortalecer los huesos, este se puede extraer del agua mineral, el café, la levadura de cerveza y los alimentos ricos en fibra como los cereales integrales.

Cereal

Combatir el debilitamiento y fortalecer los huesos

  • Evitar malas posiciones del tronco, permanecer preferiblemente con el tronco vertical y evitar movimientos rotatorios fuertes con el mismo.
  • Reduzca el uso de zapatos con tacones muy altos. Debe permitir al cuerpo una posición flexible y estable para evitar el desgaste.
  • Al momento de sentarse debe evitar las sillas y cojines muy blandos, debe mantener una postura recta y apoyar los pies el suelo, esto favorecerá los huesos de la espalda y las piernas.
  • También es necesario la actividad física frecuente, ya que el ejercicio es un estímulo directo para fortalecer los huesos, y uno de los principales riesgos de la osteoporosis está en el sedentarismo. Se recomienda una vida activa, uno de los principales ejercicios que pueden ayudar para evitar la descalcificación y debilitamiento de los huesos es caminar, las caminatas diarias prolongan y ayudan al desarrollo y fortalecimiento de la estructura ósea.

Podemos ver que una buena dieta es indispensable para conservar el buen estado y fuerza de nuestros huesos, pero no solo basta con una buena alimentación, esta se debe complementar con buenas posturas, actividad física frecuente y la ingesta de lácteos y sus derivados, principalmente durante el embarazo y el crecimiento. Esto permitirá que los lácteos aporten el calcio suficiente para la correcta formación de la masa muscular.

Tenga en cuenta que la salud de sus huesos asegura una vida prolongada y sin riesgos de fracturas, problemas que pueden llegar con la edad. Es indispensable que desde la juventud se piense en el bienestar del cuerpo a través del tiempo, ya que las dolencias y afecciones físicas llegan con los años y para el cuerpo es más difícil absorber los nutrientes a edades avanzadas.

No obstante, lo más recordable siempre es acudir al médico especialista para que nos proporcione un diagnóstico y tratamiento adecuados a nuestras necesidades antes de realizar cualquier cambio en nuestros hábitos de vida.

  • Curiel, M. D., García, J. J., Carrasco, J. L., Honorato, J., Cano, R. P., Rapado, A., & Sanz, C. A. (2001). Prevalencia de osteoporosis determinada por densitometría en la población femenina española. Medicina clínica, 116(3), 86-88.
  • Kanis, J. A., Melton III, L. J., Christiansen, C., Johnston, C. C., & Khaltaev, N. (1994). The diagnosis of osteoporosis. Journal of bone and mineral research, 9(8), 1137-1141.
  • WHO Scientific Group on Prevention, Management of Osteoporosis, & World Health Organization. (2003). Prevention and management of osteoporosis: report of a WHO scientific group (No. 921). World Health Organization.
  • Curiel, M. D., García, J. J., Carrasco, J. L., Honorato, J., Cano, R. P., Rapado, A., & Sanz, C. A. (2001). Prevalencia de osteoporosis determinada por densitometría en la población femenina española. Medicina clínica, 116(3), 86-88. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0025775301717320
  • Quesada Gómez, J. M., & Sosa Henríquez, M. (2011). Nutrición y osteoporosis. Calcio y vitamina D. Revista de Osteoporosis y Metabolismo Mineral, 3(4), 165-182. http://www.revistadeosteoporosisymetabolismomineral.com/pdf/articulos/12011030401650182.pdf