6 consejos útiles para mejorar la postura corporal

¿Pasas mucho tiempo sentada al día? En este artículo podrás aprender 6 consejos útiles que te ayudarán a mejorar tu posición corporal. Verás que no es difícil.

Mejorar la postura no solo es bueno para lucir bien. Es algo que debemos hacer también por motivos de salud. La adopción de una postura correcta facilita la respiración. Sobre todo, ayuda a prevenir dolencias musculares y en los huesos.

Corregir la postura que adoptamos, por ejemplo, al sentarnos, es algo que cobra especial importancia hoy. La razón no es otra que el sedentarismo que caracteriza al estilo de vida que llevamos en la actualidad.

Permanecer muchas horas frente al computador y al televisor o trabajar en una oficina, exige de nosotros estar mucho tiempo sentados. Parece, entonces, mucho más probable que adoptemos malas posturas, que a largo plazo podrían acarrearnos importantes problemas de salud. En este artículo, podrás conocer 6 formas para mejorar tu postura corporal.

Podrías no lo creerlo, pero tener una postura adecuada te ayudará a sentirte mejor cada día. Hará que te veas muy bien. Y, aumentará tu seguridad cuando tengas que enfrentarte a una entrevista o debas hablar en público.

Aprende a tener una buena postura corporal para que puedas disfrutar de sus beneficios. He aquí algunos consejos útiles para conseguirla.

Corregir la postura de la cintura

sentadillas

La cintura y la pelvis desempeñan un papel muy importante a la hora de corregir la postura. Por lo general, las personas que suelen adoptar peores posturas son aquellas que están frecuentemente sentadas. Si aprendemos a corregir la posición de la cintura, podríamos vernos más delgadas y hasta dueñas de una mejor figura. ¿Deseas mejorar tu postura? Entonces, te recomendamos:

Hacer asaltos (o zancadas) con cada pierna para estirar los músculos de la cadera. Entendemos la palabra “asalto” tal y como la define la quinta acepción del Diccionario de la Lengua Española. Es decir, como el “acometimiento que se hace metiendo uno de los dos pies y la espalda al mismo tiempo”.

Al hacerlos, debes estirar la cintura todo lo que puedas. Al mismo tiempo, debes evitar que la rodilla de la pierna estirada toque el suelo. Haz a diario, al menos, 3 tandas de 15 repeticiones de este ejercicio.

Enderezar la espalda

La espalda suele ser la parte del cuerpo donde más se nota la mala postura. Es así debido a que los músculos de la espalda media se contraen, a diferencia de los músculos de la espalda alta, que se debilitan.

Esa especie de curva hacia adelante, conocida comúnmente como joroba, es la consecuencia visible de una mala postura de espalda. Tendemos a adoptarla no solo cuando estamos sentados. También la solemos tener al caminar y cuando estamos parados.

Para corregir la postura de tu espalda, debes tener en cuenta:

  • Cuando permanezcas mucho tiempo sentada, debes realizar constantemente ejercicios de estiramiento. Evitarás, así, que se curve y, sobre todo, las contracturas por falta de movilidad.
  • Intenta mantenerte bien erguida cuando estés de pie.
  • Procura contraer el abdomen mientras mantienes tu espalda derecha; especialmente, cuando estés caminando o sentada.

Mejorar la postura de los hombros

Dolor de hombro

La incorrecta postura de la espalda suele condicionar la mala postura de los hombros. Por lo general, las personas que permanecen mucho tiempo sentadas suelen tener más dificultades para mantener recta la espalda. Ello repercute negativamente en la posición de los hombros.

Para mejorar la postura de los hombros, realiza ejercicios de estiramiento con el fin de aliviar la presión en el pecho.

Recuerda que los hombros deben estar ligeramente hacia atrás. Ello te obligará a sacar el pecho hacia delante.

Relajar los músculos del cuello

Dolor de cuello

Una mala postura prolongada en el tiempo, podría hacer que los músculos del cuello empezaran a contraerse.

El cuello es una de las zonas del cuerpo más propensas a tensionarse. Que tal cosa pasara podría hasta generar dolor.

Cuando desvirtuamos la postura natural del cuello, la cabeza se inclina hacia delante con respecto al eje corporal.

  • Para empezar, debes tratar de mantener la cabeza alineada con la espalda. Practica, sobre todo, cuando estés sentado.
  • Un buen masaje alrededor del cuello, te ayudará a liberar tensiones. Una vez te sientas relajada, procura mantenerte bien derecha. Ello contribuirá a que tus músculos permanezcan estirados.
  • Cuando estés sentada, procura mantener el cuello estirado y la barbilla, ligeramente hacia arriba.

Cuidar la postura al caminar

Por último, recuerda mantener una postura correcta mientras caminas. Muchas personas lucen jorobadas al andar. Conservar una buena postura al caminar, te puede ayudar a lucir más delgada. Tu cuerpo también lo agradecerá; se sentirá más descansado.

  • Mantén tu cintura, espalda y cuello alineados.
  • Tus pasos han de ser ni muy largos ni muy cortos.
  • Intenta acompasar tus movimientos, de manera que muevas al mismo tiempo tu brazo derecho y tu pie izquierdo, y viceversa.

Resumiendo, lejos de lo que pudiera parecer, no es tan difícil adoptar una buena postura. Si bien son muchas las partes del cuerpo implicadas, bastaría con seguir las recomendaciones anteriores: Haz que tus hombros y caderas estén alineados y que la barbilla forme un ángulo recto con respecto al cuello. ¿Lo ves? ¡No es tan difícil!

Gutiérrez, G. (2005). Principios de anatomía, fisiología e higiene: Educación para la salud. Buenos Aires: Limusa. Stoppard, M. (2002). Guía de la salud familiar. Londres: Dorling Kindersley.