5 formas de mantener la cocina impecable

Te comentamos algunas de las mejores formas de mantener la cocina impecable. Todas son muy fáciles y sencillas así que no debes preocuparte por tu tiempo.

Todos queremos tener siempre la cocina impecable. Y aunque es cierto que esto es algo que requiere cierto esfuerzo, no siempre hay que ocupar tanto tiempo como el que pensamos. Nuestra predisposición nos lleva a pensar que el esfuerzo requiere un largo periodo de tiempo y que esto es poco favorable para nosotros. Con ello, tendemos a olvidar que existen soluciones rápidas y sencillas. La cuestión está en conocerlas y saber aprovecharlas.

Es importante señalar que las soluciones rápidas y sencillas pueden provenir de diversas fuentes: productos químicos especializados, trucos caseros, medidas preventivas, etcétera. Así que hemos decidido tomar algunas de las más efectivas para ayudarte a tener una cocina impecable siempre. Date la oportunidad de probarlas, seguro que hay alguna (o varias) que aún no has intentado.

5 formas de mantener la cocina impecable

1.- Añadir vinagre blanco a los limpiadores

El truco de añadir un poco de vinagre blanco a los limpiadores químicos es muy popular. Y es que el vinagre blanco facilita mucho la limpieza del hogar porque hace que la mugre se deslice con facilidad y, por ende, no tengamos que realizar casi esfuerzo al frotar con el paño o el cepillo. Por otra parte, al añadir un poco de vinagre a los limpiadores, potenciamos la acción limpiadora de los químicos.

El vinagre blanco tiene múltiples usos.

2.- Atiende el filtro de la campana extractora

Cuando limpiamos la cocina, nos enfocamos en los aspectos más visibles y, por lo general, olvidamos ocuparnos de las zonas que más utilizamos y que no son tan accesibles, una de ellas es la campana extractora. Este elemento, al igual que el microondas y el horno, tiende a acumular demasiada grasa. Ahora bien, la solución a este problema consiste en retirar con cuidado la rejilla y lavar esta con agua caliente y zumo de limón con vinagre blanco. 

Te puede interesar: 6 usos espectaculares que le puedes dar al vinagre blanco.

Mientras se desengrasa y desinfecta la rejilla, debemos ocuparnos del interior de la campana con un poco de amoníaco, o bien un producto especial para erradicar la suciedad de las campanas. Al finalizar la limpieza de la campana, notaremos que el olor de la cocina ha mejorado considerablemente y que todo ”se nota más limpio”. Esta medida debe realizarse por lo menos una vez a la semana.

3.- Dejar ventilar bien la vajilla

Una cocina impecable también se denota en el estado de la vajilla. Por ello, es importante prestar atención a cómo nos ocupamos de este detalle. Para empezar, debemos fijarnos en el escurridor, ¿lo vaciamos lo suficiente o dejamos que el agua se acumule? Cuando tenemos los platos limpios en el escurridor, ¿les pasamos un paño seco antes de guardarlos en la despensa o los guardamos cuando todavía están un poco húmedos?

Si las respuestas a estas preguntas son afirmativas, es posible que tu vajilla tenga manchas de agua e, incluso, cierto olor desagradable. Por ello, tu cocina, por muy limpia que esté, no llega a lucir del todo impecable. Así que para poner remedio a esta situación, es necesario dejar que la vajilla se ventile bien y se seque antes de guardarla. Es conveniente pasar a los platos siempre un paño seco antes de colocarlos de nuevo en la despensa.

4.- Desinfecta tus esponjas

Al no limpiar adecuadamente los utensilios de limpieza, estos acumulan suciedad (especialmente grasa) y mal olor. Por ello, es necesario tanto limpiarlos como renovarlos cada cierto tiempo. Lo ideal es cambiarlos al menos una vez al mes (sobre todo en el caso de las esponjas para fregar los platos).

Ahora bien, ¿cuál es la manera más rápida y eficaz para limpiar los cepillos, las esponjas y los paños para limpiar grasientos? Antes de ir a dormir, se colocan en un bol de vidrio con un poco de agua y alcohol y se dejan reposar durante toda una noche. Por la mañana, tendremos nuestros utensilios bien limpios y listos para volver usarse. Se recomienda realizar esta medida 2 veces por semana.

Por otra parte, es importante tener en cuenta que estos utensilios deben colocarse en un lugar donde estén bien ventilados y, por ende, puedan secarse. Si los tienes en una bandeja o cualquier otro tipo de recipiente, es importante que escurras esta bandeja para evitar que el agua se acumule. De esta manera, evitarás que la humedad albergue fauna fúngica tanto en los utensilios como en la propia bandeja.

Al fin y al cabo, es evidente que unos utensilios sucios no nos ayudarán a mantener una cocina impecable, sino que entorpecerán la labor, de ahí la importancia de cuidarlos apropiadamente. En este sentido, la mala limpieza vendrá a ser el reflejo de un mal cuidado de los objetos.

Es bueno desinfectar cada cierto tiempo las esponjas.

5.- Destapar la tubería del fregadero

Es muy común que se deslicen algunos restos orgánicos por la tubería del fregadero. Sobre todo cuando tenemos varios platos acumulados después de una comida. Esta acción, con el paso del tiempo, puede hacer que la tubería despida cierto hedor. Para evitarlo, podemos recurrir a dos elementos muy comunes: la borra del café y el refresco de cola negra. 

¿Cómo utilizarlos correctamente? En primer lugar, despejamos el fregadero y nos aseguramos de que ya no vamos a utilizarlo más por un buen rato (más de una hora es lo ideal). Luego, vaciamos la borra del café que tenemos en la cafetera junto con un chorro de agua caliente. Debemos dejarlo así durante un tiempo y listo. Hay que añadir que esta medida la podemos realizar tantas veces como queramos, puesto que es totalmente inocua. Además, deja un aroma muy agradable, a diferencia de otros productos.

Otra técnica muy sencilla y que podemos aplicar a menudo para mantener la tubería libre de cualquier obstrucción orgánica es realizar el mismo procedimiento que con la borra del café, pero con un litro de refresco de cola negra y 4 cucharadas de bicarbonato de sodio (40 gramos, aproximadamente). Puede dejarse actuar durante una hora, o bien toda una noche. 

Te puede gustar