Formas para tener un sueño adecuado

Si tienes problemas digestivos no es conveniente que consumas lácteos por la noche, ya que pueden emporar aún más la condición y dificultar el descanso

Nuestras rutinas cada vez se tornan más extensas, pesadas y demasiado agobiantes; necesitamos un descanso muy placentero para estar en un completo equilibrio entre cuerpo y mente, también es muy adecuado para nuestra salud, ya que ayuda a nuestro sistema inmunológico, disminuye el estrés, entre otras cosas; para ello es necesario tener un entorno muy ameno y cómodo.

No hay nada más detestable que estar en una cama virando de un lado a otro, “contando ovejas” para tratar de dormir o llenándose la cabeza pensando en cosas negativas que nos suelen pasar a diario; aunque peor que lo nombrado anteriormente es levantarse temprano para ir a trabajar y estar totalmente cansado, sin energía y sin buen ánimo. Por ello, a continuación les daremos a conocer una serie de tips para poder tener un sueño adecuado.

Consejos para un sueño ameno

Evita las bebidas estimulantes

Alcohol

No es para nada recomendable consumir cafeína, bebidas alcohólicas o bebidas energizantes por lo menos desde seis horas antes de acostarse a dormir; aunque las podemos sustituir por bebidas sin cafeína.

Genera un buen clima

La idea es que logres un ambiente en el que te sentirás muy cómodo a la hora de dormir; a decir verdad no hay nada como un ambiente ameno y sano, esto incluye una temperatura adecuada, la mayor obscuridad posible y un lugar que evite lo mayor posible los ruidos.

Hábitos alimenticios

dieta mediterranea

Siempre antes de irnos a dormir debemos consumir alimentos livianos, no es recomendable irnos a dormir con el estómago lleno, pero tampoco es bueno irnos a la cama con el estómago vacío; por eso es recomendable una comida equilibrada, sana y liviana aproximadamente tres horas antes de ir a dormir.

Actividad física.

Es demasiado recomendable realizar ejercicio aeróbico diario, durante 15 minutos favorece el ciclo del sueño; la idea más adecuada es realizarlo durante el día y no durante la noche, ya que esto dificultará la relajación del cuerpo. Antes de dormir se recomienda hacer ejercicios de relajación y respiración como el Yoga.

Rutina de sueño

Dormir

Es importante generar una especie de cronograma a la hora de dormir, tratándonos de acostar y levantar a las mismas horas, esto es demasiado importante para tu cuerpo y tu mente.

Evita tomar siestas

Evitando tomar siestas en el día, llegarás a casa en la noche con la necesidad de un buen y merecido descanso.

Elige el momento adecuado para dormir

Muchas veces nos vamos a la cama pero no tenemos sueño, se recomienda levantarse a leer un libro o a realizar una actividad que nos pueda relajar y cuando tengamos sueño volvemos a la cama.

Toma un vaso de leche

Leche

Es muy adecuado tomar un vaso de leche antes de irnos a dormir, la leche contiene un aminoácido llamado tritófano el cual favorece a la producción de serotonina, esta hormona nos ayuda a relajar y por ende nos lleva a un mejor sueño.

Toma una ducha caliente

Aparte de producir un efecto relajante en el cuerpo, también bajará posteriormente la temperatura del cuerpo produciendo un efecto de sueño en nosotros.

Limpia tu mente

En el caso de que sufras de trastornos de ansiedad o temores que no te dejen dormir, puedes aplicar técnicas de relajación que pueden ayudarte. La más sencilla y recomendada de las técnicas es respirar de una manera profunda y pensar en algo que sea netamente positivo, o por lo menos procurar evitar tener los problemas que nos agobian en la mente.

Posiciones para tener un sueño reparador

La posición de nuestro cuerpo es demasiado importante para tener un sueño totalmente adecuado y reparador; por eso les nombraremos diversas posiciones del cuerpo y sus respectivos beneficios.

Dormir boca arriba con los brazos a los lados

Es una buena posición ya que ayuda a nuestra columna vertebral y a nuestro cuello. Pero para esta posición no es muy recomendable usar demasiadas almohadas para no generar dolor muscular; si sueles roncar esta posición no es adecuada para ti.

Dormir boca arriba con los brazos hacia arriba

Esta posición también es muy beneficiosa para nuestra espalda, la puedes hacer simplemente extendiendo los brazos o abrazando una almohada; dormir boca arriba ayuda a prevenir las arrugas, pero no contribuye con el reflujo o el roncar a la hora de dormir.

Dormir boca abajo

Esta posición es demasiado buena para la digestión, pero muy mala para la respiración, por eso es probable que muevas la cabeza de un lado a otro lo cual podría lastimar tu cuello.

Dormir en posición fetal

Es prácticamente malo para todo, para respirar, para la espalda, para el cuello; pero es muy buena para las mujeres gestantes.

¿Tú con cuál posición te quedas para poder dormir placenteramente?

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar