Cómo controlar los efectos del estrés en nuestro cuerpo

Formas de reducir los efectos del estrés en tu cuerpo

Aunque en determinadas dosis nos puede ayudar a ser más productivos, a largo plazo los efectos del estrés pueden derivar en problemas de salud importantes

En su concepto, el estrés es una sensación que todos podemos tener, como reacción a determinados eventos o acciones que debemos realizar, sea de carácter personal, laboral, etc.

Efectos del estrés, aumento de hormonas

El estrés

El estrés constituye una reacción de nuestro cuerpo ante un reto o situación difícil.

Nuestro  organismo responde de esta forma activando hormonas del sistema nervioso. Se genera más adrenalina  y cortisol, y estas nuevas hormonas se envían al sistema circulatorio.

Con el incremento de hormonas, se aumenta la frecuencia cardíaca y la respiratoria, así como el metabolismo y la presión arterial.

A su vez, los vasos sanguíneos se ensanchan para permitir que la sangre circule más rápido hacia los músculos. Además, nuestras pupilas se dilatan para mejorar la visión.

El hígado va a liberar una proporción de la glucosa almacenada, y así se aumenta la energía en el cuerpo. El cuerpo produce sudor para refrescarse, ante la subida de energía producida.

Lee también: 5 aromatizantes naturales para combatir el estrés

Efectos del estrés: estrés bueno y malo

Cómo saber si sufro estrés laboral

Cuando estamos tensos por alguna situación o actividad que tenemos que realizar, un poco de estrés puede ayudarnos a mantener la alerta y la tensión necesaria ante un reto.

Por ejemplo, un examen, una prueba, la preparación de un evento, etc.

Sin embargo, el estrés no es siempre una reacción a cosas puntuales o inmediatas. También el estrés se puede manifestar por eventos a largo plazo.

En este caso, las situaciones pueden producir un estrés de poca intensidad, pero perdurable, y ocasionar dificultades a la persona.

Este estrés que se mantiene en el tiempo es el peor.

Nuestro sistema nervioso siente una tensión continua y se mantiene activo para liberar hormonas adicionales durante un período de tiempo prolongado.

La consecuencia de este estrés permanente es el agotamiento de las reservas del cuerpo. La persona acabará sintiéndose agotada o abrumada. Esto derivará en un sistema inmunitario debilitado y en otros problemas.

Los efectos del estrés continuo pueden ser altamente nocivos para el organismo.

Algunas personas tienen problemas de ansiedad que originan una reacción extrema de estrés, que puede llevar a convertir dificultades diarias de pequeño tamaño  en crisis.

Cuando una persona está tensa, preocupada con frecuencia, es muy posible que sufra de ansiedad. Los problemas de ansiedad pueden llegar a ser graves, y es necesario, en muchos casos, la ayuda profesional.

Síntomas o señales del estrés

Las personas que pasan por una sobrecarga de estrés suelen mostrar estos síntomas:

  • Una presión permanente, confusión y desórdenes mentales.
  • Ansiedad y ataques de pánico.
  • Irritabilidad, mucha susceptibilidad.
  • Melancolía, tristeza.
  • Algunas señales de desórdenes físicos: problemas estomacales, dolores de cabeza y dolores de pecho.
  • Reacciones de tipo alérgico como asma, eccemas.
  • Problemas para el sueño.
  • Beber y comer en exceso, fumar, tomar drogas.

Como vemos, no todas las personas sienten el estrés de la misma forma. En algunos casos se enfadan y echan la culpa a los demás.

Otras personas lo esconden y comienzan a padecer de problemas alimentarios o abuso de sustancias ilegales.

Muchas personas que padecen de una enfermedad crónica también notan que los síntomas de esta se incrementan cuando tienen una sobrecarga de estrés.

Visita este artículo: 8 tips para combatir la tristeza y el desánimo naturalmente

Algunos consejos para controlar los efectos del estrés

estres de trabajo

La mejor forma de hacer frente al estrés es aprender a manejar el nerviosismo que acompaña cualquier reto; ya sea bueno o malo.

La forma de controlar el estrés se va perfeccionando si se usa con regularidad, no solamente cuando se está bajo presión.

Saber cómo eliminar el estrés y hacerlo durante situaciones calmadas puede ayudar a pasar circunstancias difíciles que puedan surgir.

  • No sobrecargarse con demasiadas actividades. Hay que centrarse en una o dos actividades, las más importantes.
  • Hay que ser realista, consciente de las limitaciones propias. Si se necesita ayuda lo mejor es pedirla.
  • Dormir bien. Si se duerme la cantidad de horas necesarias, el cuerpo y la mente se mantienen en buen estado. De esta forma se puede manejar cualquier situación negativa que cause estrés.
  • Es necesario aprender a relajarse. La llamada “respuesta de relajamiento” puede obtenerse con sencillos ejercicios de respiración.
  • Cuidar el cuerpo. El ejercicio regular ayuda a controlar los efectos del estrés.
  • Cuidar lo que se piensa, las perspectivas que se tienen, la actitud frente a los problemas diarios, etc.
  • Resolución de los problemas sencillos. Resolver esas pequeñas complicaciones cotidianas hará que controlemos mejor.

Evitarlos nos hará sentir que no dominamos la situación, ocasionando todavía más estrés.

Es preciso analizar la situación con calma, pensar en las opciones que se tienen, y tomar los pasos necesarios para resolver el problema.