Fortalece tus venas y combate várices naturalmente

Las venas varicosas aparecen por problemas circulatorios en las piernas. Para evitarlas o mejorar su aspecto podemos practicar ejercicios y consumir alimentos ricos en omega 3.

Las venas son los conductos interiores que transportan la sangre de nuestro cuerpo y que recolectan las sustancias de desecho que posteriormente son filtradas por el hígado. Unas venas elásticas y fuertes son esenciales para la buena circulación y la salud del corazón. Sin embargo, con el paso de los años, estas tienden a debilitarse y endurecerse, dando lugar a diferentes problemas de salud. Entre ellos cabe destacar la aparicion de las venas várices.

El envejecimiento es una de las causas de los problemas de las venas. Otros factores que pueden afectar al sistema circulatorio son el sedentarismo, el consumo excesivo de grasa o malos hábitos como el tabaquismo.

Venas várices

Las venas de la parte inferior de nuestro cuerpo tienen un trabajo más pesado que las de otras áreas. Esto se explica por el efecto de la gravedad, que hace más difícil la tarea de llevar la sangre desde los pies hasta el corazón.

Las várices no son solo antiestéticas, también indican problemas de salud.

Cuando las venas se debilitan y las válvulas que controlan la circulación ceden ante la presión fuerte, dejan de funcionar adecuadamente. Por tanto, la sangre empieza a tener problemas para circular hacia el corazón. Al estancarse en la parte inferior del cuerpo, las venas se inflaman y se forman nódulos. A estos se les conoce con el nombre de venas várices o varicosas.

Las venas várices están consideradas como un problema antiestético por el tono azulado y la inflamación que producen en las piernas. El resultado son las famosas “arañitas vasculares” que pueden invadir todas las piernas y darles una apariencia poco agradable.

No obstante, más allá de ser una cuestión estética, este problema afecta directamente a la salud. Los tejidos circundantes se ven afectados por la acumulación de toxinas y este daño, a largo plazo, puede causar úlceras. Además, puede derivar en serios problemas de salud cardiovascular.

Sigue leyendo: Los 7 mejores consejos para combatir los problemas de circulación en las piernas

Ejercicios para prevenir y combatir las várices

La actividad física es uno de los mejores tratamientos para prevenir y combatir los problemas de venas várices. Hacer ejercicios que impliquen movimiento constante del cuerpo ayuda a mejorar la circulación y actúa de forma efectiva sobre este problema.

El ejercicio físico es el mejor remedio para tratar las várices.

Entre los más recomendados encontramos:

  • La gimnasia
  • La natación
  • La bicicleta
  • El spinning
  • El yoga
  • Salir a caminar

Otra buena opción consiste en hacer una rutina de ejercicios de 20 minutos que incluya una buena sesión de levantamiento y estiramiento de piernas. Estos movimientos localizados son ideales para fortalecer las venas.

Por último, coloca tus piernas hacia arriba y súbelas y bájalas unas veinte veces.

Alimentación

La alimentación también desempeña un papel muy importante en la salud de las venas. Estas necesitan ciertos nutrientes para fortalecerse y conservar su elasticidad. Se debe incrementar el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 como, por ejemplo, el pescado azul y las semillas. También se debe llevar una dieta a base de frutas y verduras.

Jugo para fortalecer las venas y combatir las várices

Una alimentación adecuada es fundamental para evitar el desarrollo de várices.

Este jugo ayuda a reforzar las venas y vasos capilares, además de depurar la sangre para eliminar las toxinas. Su consumo regular contribuye a una mejor circulación sanguínea y reduce la apariencia de las venas várices.

Ingredientes

  • Apio (1 rama)
  • Tomates rojos (2 unidades)
  • 1 diente de ajo
  • 1 pedacito de cebolla
  • Jugo de aloe (300 ml)
  • 1 cucharadita de alga espirulina (5 g)

¿Cómo prepararlo?

Introduce todos los ingredientes en la licuadora y después procesa durante un par de minutos. Bebe este jugo en ayunas.

No olvides: Dieta saludable para el corazón: 7 consejos para tener en cuenta

Tratamiento casero

La col rizada aporta gran cantidad de vitaminas que pueden ayudar a reducir las várices.

Este remedio casero es muy fácil de preparar y da buenos resultados cuando se aplica con regularidad. Simplemente debes comprar una col rizada y primeramente, separar sus hojas. A continuación, se debe aplanar cada hoja con un rodillo. Luego debes ponerlas sobre las áreas afectadas por las várices. Deja actuar este tratamiento toda la noche o unas cuantas horas.

El altísimo contenido en vitaminas K (684% de la dosis diaria recomendada en 100g) y C (134%) de la col rizada  puede ayudar a reducir el tamaño de las várices. Aunque según los expertos, la aplicación tópica de vitaminas es menos efectiva que su ingesta, pero también actúa de forma más localizada.

Finalmente, es muy importante tener en cuenta que el tratamiento de las venas várices no da resultados inmediatos. Requiere de una modificación de todos los hábitos de vida. Por tanto, mejorar la alimentación, hacer ejercicio regular y tener en cuenta estos consejos puede ayudar a disminuir este problema. Sin embargo, en los casos más graves es necesaria la intervención médica.

  • Arora, M. (2017). Management of varicose veins. JK Science. https://doi.org/10.1080/00325481.1957.11691434
  • Lopes, Luciana & F F Speretta, Fernanda & Bentley, Maria. (2007). Enhancement of skin penetration of vitamin K using monoolein-based liquid crystalline systems. European journal of pharmaceutical sciences : official journal of the European Federation for Pharmaceutical Sciences. 32. 209-15. 10.1016/j.ejps.2007.07.006.
  • Melet, J. J. (1981). The importance of nutrition among the risk factors in varicose veins. Phlebologie.