Fortalecer nuestra memoria es muy importante para nuestra salud mental

9 mayo, 2013
Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Bernardo Peña
¿Sabías que el ejercicio físico también es fundamental para nuestra salud mental? Al mejorar el riego sanguíneo también beneficiamos la capacidad cognitiva del cerebro y, por tanto, nuestra memoria

Fortalecer nuestra memoria es fundamental para nuestra vida cotidiana. Nuestra salud mental está intrínsecamente ligada a la física, por ello, si queremos responder correctamente a nuestros compromisos y ser felices, necesitamos poder confiar en nuestra memoria.

En nuestro día a día siempre tenemos que atender a todo tipo de compromisos profesionales o sociales que hacen que nuestra mente siempre tenga que “funcionar” al 200%. Es más, en ocasiones hay tantos frentes abiertos, que ya llega un momento donde nos vemos absolutamente colapsados por la cantidad de cosas que tenemos que hacer.

Esto, puede provocar un resentimiento  tanto en nuestra salud física (cansancio, fatiga, agotamiento…) como mental. De hecho, pueden paraecer cuadros de estrés y ansiedad que lo único que hacen es “anularnos” como personas.

Si queréis que no os pase esto, sería muy recomendable que de vez en cuando ejercitaseis vuestra memoria y cerebro, para así haceros más “fuertes” mentalmente hablando. De esta forma, podréis atender a muchos frentes sin necesidad de agobios o frustraciones.

¿Queréis algunos consejos para ejercitar la mente? Pues si es así, seguid las siguientes pautas a continuación, son perfectas para fortalecer nuestra memoria.

Quizá te interese: «6 factores que pueden estar afectando tu memoria»

Cómo fortalecer nuestra memoria

Como Shakespeare decía “la memoria es el centinela del cerebro”. Es muy importante cuidar de la memoria, y esto es posible a través de ejercicios, juegos mentales, dietas ricas en nutrientes o estilos de vida saludables son algunas de las muchos aspectos que debemos vigilar para mantener nuestra memoria sana y en forma.

1. Ejercicio físico

Mucha gente pasa por alto el ejercicio físico, creyendo que solamente es necesario para tener un cuerpo diez. Pero nada más lejos de la realidad. Si realizamos actividades físicas diarias veremos cómo mejora la capacidad cognitiva del cerebro junto al riego sanguíneo del mismo.

Así quedó demostrado en estudio de la Universidad de California (EE.UU.) en la que participaron voluntarios de entre 50 y 85 años de edad y que demostraron las bondades de estar activo físicamente. Los resultados de la investigación demostraron que la liberación de norepinefrina, inducida por el ejercicio físico, provoca una mejora llamativa de la memoria.

No es necesario realizar altas cantidades de ejercicio desde un primer momento, sobre todo porque si el cuerpo no está habituado pueden ocurrir lesiones. Es mejor empezar poco a poco, con actividades adecuadas a las circunstancias de cada uno, y mejor de la mano de un profesional.

2. Comida

Llevar una dieta sana y equilibrada es también fundamental para la salud mental. Por ello, os recomendamos que ingiráis sobre todo soja, salmón, zanahoria, tomates y nueces. Todo estos alimentos son muy ricos en vitaminas C, D, E y K, suplementos ideales para mejorar nuestra capacidad cognitiva.

3. Técnicas personales y reglas nemotécnicas

Hay mucha gente que para no olvidarse de las cosas, o simplemente para mejorar su memoria, utiliza todo tipo de técnicas de memoria como pueden ser las rimas o juegos de palabras. Gracias a ellas, forzaréis a trabajar a vuestra mente, haciéndola así más eficiente a largo plazo.

Tal como han demostrado varios estudios publicados en Neuron, ponen en funcionamiento varias zonas del cerebro distintas del hipocampo, como la corteza perirrinal que tiene un papel clave en el reconocimiento visual.

Hay multitud de técnicas de memorización. Por ejemplo, puedes asociar una frase a una imagen, o puedes descomponer párrafos enormes en frases muy sencillas, todas ellas interconectadas. Así te ayudará a recuperar la información.

Antes de irte, descubre: «Alimentos para mejorar la memoria y la concentración»

4. Otras actividades

Hay otras formas de ejercitar nuestra mente y fortalecer nuestra memoria, como puede ser el yoga o la hipnosis. De esta manera, conseguiremos relajarnos y desconectar de todo lo que nos rodea por un corto espacio de tiempo. Tras estas sesiones, volveremos a nuestra vida normal con las «pilas mucho más cargadas».

El entrenamiento en yoga, mindfulness o hipnosis no solo ayudan a relajarnos, también fortalecen nuestras sinapsis y conexiones neurales. Y, reduciéndolo a la biología, la memoria no es más que las interconexiones entre determinados tipos de neuronas.

De hecho, una investigación llevada a cabo por la Universidad de California en Santa Bárbara (EE.UU.) demostró que con dos semanas de entrenamiento en lo que se conoce como “mindfulness”, es posible mejorar notablemente la comprensión lectora, la capacidad de la memoria de trabajo y la concentración. La meditación es, por tanto, una poderosa herramienta para ayudarnos a reforzar la memoria.

En definitiva, como habéis visto, existen multitud de formas para mejorar nuestra salud mental y fortalecer nuestra memoria. Seguro que si las ponéis en práctica, al día siguiente tendréis ganas de  “comeros el mundo” ante cualquier adversidad que se os ponga por delante.

  • Wilson, B. A. (2011). Memoria. In Rehabilitación Neuropsicológica. https://doi.org/10.1016/B978-84-458-2066-7.00004-5
  • Aguado-Aguilar, L. (2001). Aprendizaje y memoria. In Revista de Neurologia. https://doi.org/10.1155/NP.1999.97
  • Tirapu-Ustárroz, J., & Muñoz-Céspedes, J. M. (2005). Memoria y funciones ejecutivas. Revista de Neurologia. https://doi.org/10.1021/ct400678g
  • Ballesteros, S. (1999). Memoria humana: Investigación y teoría. Psicothema. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004