Fosfatasa alcalina alta: causas, síntomas y tratamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 28 noviembre, 2018
Concentraciones de fosfatasa alcalina altas en sangre es un síntoma de que podemos padecer algún tipo de problema en el hígado o en los huesos, entre otros órganos. Sin embargo, hoy en día conocemos medidas eficaces para contrarrestar esta situación.

La fosfatasa alcalina (FA) es una enzima de nuestro cuerpo que tiene como función principal eliminar grupos fosfato, es decir, los grupos químicos con fósforo que tienen las moléculas del organismo como los nucleótidos, proteínas o los alcaloides.

Hay situaciones en las que encontramos la fosfatasa alcalina alta por diversas causas que veremos más adelante. Cuando esto ocurre, la persona se encuentra en una situación de hiperfosfatemia, ya que, al haber más enzimas que eliminan los grupos fosfatos de las moléculas, estos pasan a la sangre aumentando, así, sus niveles.

¿Qué es exactamente la fosfatasa alcalina?

Cómo hemos mencionado, la fosfatasa alcalina es una enzima, concretamente una hidrolasa, que se desplaza por el organismo gracias al sistema sanguíneo. Sin embargo, es en el hígado, en la bilis, en los huesos en crecimiento, en los riñones y en el sistema intestinal donde más se acumula.

Como bien indica su nombre, la fosfatasa alcalina es más efectiva en medio alcalino y su nombre químico es orto-fosfórico-monoéster-hidrolasas. Procede de la ruptura normal de las células sanguíneas y de otros tejidos.

A pesar de que se acumula en todas las estructuras mencionadas anteriormente, es en la bilis y en los huesos en crecimiento dónde más concentración de fosfatasa alcalina hay, ya que son los lugares de dónde se obtiene. Esta enzima cumple con una gran cantidad de funciones biológicas. Entre ellas se puede destacar su habilidad para facilitar el diagnóstico de enfermedades y diferentes afecciones que veremos más adelante.

Además, la FA tiene un rol importante en la calcificación de los huesos y cartílagos. Aunque aún se está estudiando, se cree que participa en el proceso de reabsorción de los huesos al remover una capa de fosfato que se encuentra presente en ellos.

Sin embargo, su principal función en el organismo es la llevar a cabo la desfosforilación, es decir, eliminar el grupo fosfato de diversas moléculas del cuerpo como pueden ser las proteínas.

Ver también: Fosfatasa alcalina alta: causas, síntomas y tratamiento

¿Por qué se elevan los niveles de fosfatasa alcalina?

Las investigaciones apuntan, recientemente, a qué cada vez son más numerosas las razones o los eventos responsables de un incremento de la fosfatemia, situación que se desencadena cuando tenemos la fosfatasa alcalina alta.

Son muchas las causas que pueden hacer que los valores de esta enzima se eleven. Algunas veces, estos valores aumentan por razones que no tienen que ver con enfermedades pero muchas otras son debido a enfermedades previas.

Estas son algunas de las diferentes situaciones que pueden desencadenar un cuadro de fosfatasa alcalina alta:

  • Edad de crecimiento: es durante el período de crecimiento cuando el incremento de los niveles de fosfatasa alcalina se considera normal, ya que lo hace hasta tres o cuatro veces por encima del valor de referencia. En personas mayores de 60 años también es normal un crecimiento de hasta el 30% por la involución ósea.
  • Embarazo: sobre todo durante el tercer trimestre.
  • Hiperfosfatasemia benigna familiar: es una enfermedad rara caracterizada por la presencia de fosfatasa alcalina alta en varios miembros de una misma familia en ausencia de una enfermedad o causa conocida de hiperfosfatemia.

En cuanto a las enfermedades que pueden ser causantes de un aumento de los niveles de esta enzima podemos destacar:

  • Enfermedades hepáticas: como la hepatitis, hígado graso o cirrosis.
  • Problemas óseos: tumores, fracturas, enfermedad de Paget, la osteomalacia o la osteomielitis son algunos de los ejemplos de enfermedades óseas que pueden ser las responsables de este incremento de los niveles de la fosfatasa alcalina.
Cuida los huesos y previene la osteoporosis

  • Neoplasias: a veces los tumores pueden ocasionar que se produzcan isoenzimas tumorales, lo que repercute directamente con el aumento de fosfata alcalina en el organismo.

Síntomas de tener los niveles de fosfatasa alcalina alta

La prueba que se suele realizar para conocer los niveles de FA es un análisis de la sangre prescrito por un médico. Éste método sirve para detectar enfermedades ligadas a la médula ósea o al hígado, entre otras.

Los niveles normales de FA en sangre son de 44 a 147 UI/L (unidades internacionales por litro de sangre). Cuando estos niveles aumentan considerablemente es cuando a parecen los problemas. Como en la mayoría de los caso las razones por las cuales los niveles de esta enzima aumenta son por problemas del hígado o de los huesos, los síntomas suelen estar relacionados con problemas como:

  • Debilidad física.
  • Deformación y fracturas de los huesos.
  • Orina de color oscuro y heces de color claro.

A parte de estos síntomas, también es común observar en un paciente con los niveles de FA elevados pérdida de apetito, fiebre, dolor en las articulaciones o ictericia (situación en la que las mucosas y los ojos del cuerpo se tiñen de un color amarillento).

Lee también: 5 causas de la fosfatasa alcalina elevada

¿Cómo bajamos los niveles de la fosfatasa alcalina?

Lo primero que se debe hacer es detectar las causas que están provocando este aumento de concentración de la enzima para poder realizar el tratamiento más adecuado para la enfermedad.

Se suelen recetar medicamentos para bajar los niveles de la fosfatasa alcalina alta o suplementos de vitamina D. Además, se debe disminuir el uso de las píldoras anticonceptivas, ya que afectan al desarrollo óseo, fármacos antiinflamatorios, antidepresivos, psicofármacos y antihipertensivos, entre otros.

Por otro lado, se debe controlar la dieta, ya que es un factor que puede ayudar en gran medida a bajar los niveles de la fosfatasa alcalina. Por ejemplo, es muy recomendable tomar alimentos ricos en vitamina D como pescado, leche o atún, y los que contienen cobre, como los frutos secos, aguacates o legumbres.

protector-solar

Por último, la actividad física y los ejercicios de estiramientos son muy beneficiosos en las enfermedades cardiovasculares y óseas, así como tomar el sol 20 minutos aproximadamente cada día, ya que es una gran forma de sintetizar vitamina D.

  • Roth, H. ‐P, & Kirchgessner, M. (1979). Zur in vitro Aktivierung der alkalischen Phosphatase im Serum von unterschiedlichen mit Zink versorgten Ratten. Zentralblatt Für Veterinärmedizin Reihe A. https://doi.org/10.1111/j.1439-0442.1979.tb01369.x
  • Afdhal NH. Diseases of the gall bladder and bile ducts. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 158.
  • Berk P, Korenblat K. Approach to the patient with jaundice or abnormal liver tests. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 149.
  • Martin P. Approach to the patient with liver disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 148.