Fotofarmacología, una nueva generación de fármacos

20 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
La fotofarmacología está presente en el mundo desde hace al menos una década y en la actualidad presenta un gran avance. Se espera que durante los próximos años se convierta en un método de tratamiento habitual para enfrentar varias enfermedades graves.

La fotofarmacología es una de las áreas más prometedoras de la química farmacéutica de cara al futuro. En términos generales, se trata de una nueva generación de medicamentos que son activados por la luz. Así, operan solo en los órganos y tejidos que lo necesitan y únicamente en el momento en que son necesarios.

A lo anterior se suma el hecho de que la fotofarmacología sería capaz de minimizar los efectos secundarios. La ciencia está muy cerca de poner a circular esos fármacos fotosensibles que harían realidad los tratamientos de altísima precisión.

Todo indica que estos medicamentos estarían disponibles para enfermedades graves como el cáncer, diabetes, enfermedades del sistema nervioso central y una larga lista que incluye los dolores crónicos y la ceguera. Con toda seguridad, la fotofarmacología es una alternativa revolucionaria.

¿Qué es la fotofarmacología?

Medicamentos fotosensibles

Como hemos dicho, es un sistema que permite administrar fármacos fotosensibles, es decir, que solo se activan y surten efecto cuando se combinan con la luz. Estas características hacen que tengan un alto nivel de precisión y operen solo en determinados momentos y únicamente en el área que lo requiere. Este método es capaz de afectar tan solo a una célula.

En la actualidad, los medicamentos que se ingieren actúan en forma indiscriminada en el cuerpo. Un buen ejemplo de esto son los antihistamínicos de primera generación. Si una persona tiene alergia y toma uno de estos fármacos, los síntomas desaparecen. Sin embargo, es inevitable que se genere somnolencia, ya que en el cerebro hay receptores de la histamina.

Aunque la ciencia ha avanzado mucho en el nivel de precisión de los fármacos, todavía no se logra que dejen de provocar efectos secundarios. Con la fotofarmacología esto no ocurre, ya que tiene lo que se llama selectividad del lugar de acción; esto quiere decir que solo actúa donde debe actuar.

Quizá te interese: ¿Cuáles son los tipos de reacciones adversas de los medicamentos?

Microsistemas implantables

Los microsistemas implantables son una de las alternativas más interesantes que se han propuesto para llevar y administrar el fármaco fotosensible en el organismo. Estos son dispositivos diminutos que se implantarían en el cuerpo y se encargarían de regular el fármaco, cuando y donde se necesite.

Los microsistemas implantables serían controlados a través de bluetooth. Esto haría posible que se dirijan a la zona a donde deben ir, regulen la cantidad de luz que deben suministrar para activar el fármaco y controlen el tiempo de exposición y el volumen de medicamento.

Esto permitiría ajustar las dosis, no solo a lo largo del tiempo, sino incluso en tiempo real. Así sería posible llevar a cabo un tratamiento mucho más preciso y evitar los efectos secundarios. Esto es fundamental, de forma especial cuando los fármacos son muy agresivos.

Origen de la metástasis

Aplicaciones en cáncer y corazón

Uno de los terrenos en donde es probable que se logre una importante aplicación de la fotofarmacología es en los problemas cardíacos. Si existe una arritmia, por ejemplo, uno de estos fármacos estaría en capacidad de reducir la frecuencia cardíaca no de todo el corazón, sino específicamente de la zona afectada.

Otra de las aplicaciones más importantes de la fotofarmacología podría darse en el tratamiento del cáncer. Esta tecnología permite hacer una liberación controlada de medicamento de manera específica en la zona en donde se encuentra un tumor. De hecho, existe la posibilidad de que solo se ataquen las células malignas, de modo que las células saludables no sufran ningún daño.

Este nuevo campo de la farmacología permitiría superar la falta de selectividad de los medicamentos. El resultado serían tratamientos mucho más precisos y libres de daños colaterales. En el caso del cáncer en concreto, esto supondría una nueva era.

Lee también: Últimos avances científicos en la investigación de la leucemia

Un nuevo horizonte

Hoy en día se estudian otras posibles aplicaciones de este nuevo método en problemas de salud tan graves como la ceguera, la enfermedad de Alzheimer, la diabetes y diversos tipos de infecciones. De manera virtual, cualquier enfermedad podría ser tratada con la fotofarmacología.

Frente al tema de los trastornos visuales, Michael Telias, de la Universidad de California en Berkeley, señaló que ya se ha revertido la ceguera en animales con una aplicación de este método. Indicó que se han implantado moléculas fotosensibles en la retina de algunos de ellos y esto ha hecho que recuperen la visión.

También se cree que en un futuro no lejano se habrán desarrollado vendajes con medicamentos fotosensibles para tratar el cáncer de piel. Los expertos coinciden en que esta nueva farmacología tiene amplios horizontes por recorrer.

  • Núñez del Arco Villegas, J. R. (2017). Diseño y simulación de una antena espiral para dispositivos médicos implantables.
  • Llibre, J. M., Antela, A., Arribas, J. R., Domingo, P., Gatell, J. M., López-Aldeguer, J., ... & Ortega, E. (2010). El papel de las combinaciones de antirretrovirales a dosis fijas en el tratamiento de la infección por VIH-1. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, 28(9), 615-620.
  • Algans, X. R., & Santacana, X. G. (2019). El nacimiento de la fotofarmacología. Investigación y ciencia, (516), 30-35.