7 fotografías que debes tomarle a tu bebé

La fotografía es un excelente recurso para inmortalizar momentos únicos, tales como la llegada de un hijo, sus primeras veces y un sinfín de momentos importantes en su vida. Aprende cuáles momentos de tu hijo fotografiar.

Las fotografías guardan momentos hermosos. Por ejemplo, los primeros meses o años de tu hijo, su cumpleaños, su bautizo o un día común y corriente contigo. En este artículo, te sugerimos siete fotografías que debes tomarle a tu bebé.

Su primer baño o la primera vez que lo viste e hicieron contacto piel con piel son momentos únicos en la vida de ambos. Si estás esperando tu primer bebé y no sabes qué tipo de fotos podrías tomarle, aquí te dejamos las mejores recomendaciones.

¿Cuáles son las 7 fotografías que debes tomarle a tu bebé?

1. Fotografías pre-nacimiento

Fotografía pre-nacimiento.

 

La primera de las siete fotografías que debes tomarle a tu bebé es antes de nacer. No es necesario esperar a que tu bebé nazca para empezar a tomar fotos de él o de los preparativos para su llegada. Por ejemplo, las primeras fotos que tendrás de tu bebé serán los ecos que te hagan en el control prenatal o cuando te digan de qué sexo será.

Luego, podrías sacar fotos de su futura habitación, de los juguetes que le esperan y de su paso por tu barriga.

Ver también: Ecografía en el embarazo

2. Datos de su nacimiento

También, podrías guardar un bonito recuerdo del momento en el que nació o de cuánto pesó y midió, de la primera ropa que usó y su primer encuentro contigo. Este tipo de fotografías no son muy comunes, pero siempre se puede innovar.

También, para los que quieren más que una foto, existe la posibilidad de grabar todo el nacimiento. Una persona con habilidades en videografía puede capturar el momento en el que tu bebé llega al mundo. Si el nacimiento ha de ser en tu casa, será sencillo llevar a cabo esta idea; pero si ha de ser en un centro médico, entonces tendrías que preguntar si lo permiten.

3. Fotografías familiares con tu bebé

Fotos familiares.

 

Todos los integrantes de tu familia querrán tener una foto con el nuevo miembro. Puedes sacar fotos grupales, por separado o por secciones de tu familia. Algunas madres acostumbran a sacarle una foto con sus hermanos, otra con sus primos, una con sus tíos, algunas con sus abuelos y, la que nunca puede faltar, la foto de mamá, papá y el nuevo bebé.

¡La familia es lo más importante! Estos pueden ser los más bonitos recuerdos de cuando tu bebé conoció a su familia. No puedes dejar de tomarles unas fotos con la alegría en sus rostros al momento de conocerlo.

Te recomendamos leer: 11 ideas para decorar con fotografías familiares

4. Los detalles: recuerdos para siempre

Lo que hace a los bebés los seres más tiernos del planeta es lo pequeños que son. Cada parte de ellos es tan adorable, sus manos tan pequeñas, su nariz o sus diminutos pies. Inmortaliza todos estos detalles con una fotografía. Guarda los recuerdos de sus primeras miradas, de cuando apenas pudo abrir los ojos y de la primera vez que te tomó la mano entre sus pequeños dedos.

5. Captura todo su crecimiento

Fotografías del crecimiento de tu bebé.

 

Esta es una de las 7 fotografías que debes tomarle a tu bebé: Retratar cómo va cambiando y creciendo con el pasar del tiempo. Podrías establecer tomarle una foto en la misma posición y lugar cada 6 meses o 1 año. ¿Te imaginas cuando llegue a 6 años?

¡Cuán diferente se podrá ver tu pequeño desde su nacimiento hasta esa fecha! Y lo mejor de todo es que podrás tener, gráficamente, la exclusiva de esta maravillosa travesía.

6. Gestos y expresiones

Como todos los seres humanos, cada bebé tiene sus propios gestos y expresiones. Cuando saca la lengua de una forma particular, cuando frunce el ceño, tal vez cuando ríe a carcajadas o cuando no puede quitar su cara de enojo. Retrata estos momentos porque de seguro le harán reír cuando crezca, mientras que a ti te llanarán de ternura.

7. ¡La primera vez!

Bebé aprendiendo a andar.

¡Su primera vez! Estas son las fotografías de tu bebé que no pueden faltar en tu álbum. Aquella vez que dio sus primeros pasos, cuando le salió el primer diente, la primera vez que gateó, su primera sandía, la primera vez que fue al parque o la primera vez que comió un helado.

Reflexión

Lo más importante de todas estas fotografías que puedes tomarle a tu bebé no es el lugar, la cámara o saber en qué plano tomarlas, sino aprender a capturar emociones y momentos mágicos. Y no dejar nunca que la creatividad muera.

Tómale estas fotografías a tu bebé y diviértete en el proceso. ¡Vamos, mamá! imprímelas, enmárcalas o haz un álbum. ¡Lo que tú quieras!, lo cierto es que cuando nace un bebé, sin dudas, nace una nueva fotógrafa personal para él: tú.