El frasco de calma: un evento espectacular para tus hijos

El frasco de calma es una herramienta terapéutica que puede ayudar a proporcionar tranquilidad en los momentos de estrés y rabieta con los niños. Te contamos cómo hacerlo en casa.

Calmar a un niño en plena pataleta es una de las tareas más estresantes a las que nos podemos enfrentar. A veces, aunque queramos tener toda la paciencia del mundo, sentimos que la situación se nos sale de control cuando llora desesperadamente. Esto es fácil de solucionar con el frasco de calma.

¿Cómo podemos actuar en estos casos? Antes que nos invada la angustia, sería bueno poner en práctica un curioso secreto para calmarlo de manera casi instantánea: el frasco de calma. Este revolucionario invento promete tranquilidad cuando nada parece funcionar.

Fue diseñado por la reconocida pedagoga italiana María Montessori y sigue siendo una de las herramientas preferidas para combatir la angustia y rabia en los niños. A continuación queremos contar en detalle cuáles son sus beneficios y cómo hacerlo en casa.

¿Qué es el frasco de calma?

El frasco de calma es un interesante método que se creó con el fin de controlar las rabietas de los niños. Sin embargo, más allá de esto, se ha destacado como un elemento de relajación para los padres, quienes también se benefician con su curioso efecto.

Frascos brillantes.

Esta interesante herramienta funciona de forma similar a otras técnicas para paliar el estrés, dado que despeja la mente y proporciona tranquilidad. De hecho, se compara con los efectos del yoga, la meditación y otras prácticas milenarias para la salud mental.

Ahora bien, el frasco de calma no es un elemento costoso que se deba adquirir en algún lugar específico. Aunque en el mercado puede haber algunas opciones, casi siempre se elabora en casa con una botella plástica, pegamento y purpurina.

El resultado es un frasco lleno de destellos que los niños pueden agitar en un momento de estrés o rabia para distraerse y relajarse. Asimismo, su uso facilita la comunicación y permite enseñar la respiración profunda como complemento para sentir la calma.

¿Qué es lo que más se valora de este recurso antiestrés? Que su uso no constituye un castigo. Debido a que es una terapia para distraer y tranquilizar al pequeño, es de gran utilidad para afrontar las pataletas sin tener que tomar medidas tan drásticas.

Debes leer: Los castigos en los niños: ¿Son útiles o no?

Beneficios del frasco de calma

En su momento, la creadora del frasco de calma, Maria Montessori, explicó que este artefacto es un invento que permite a los niños entre dos y cinco años organizar y centralizar su sistema nervioso en un estímulo concreto.

Frasco terminado de purpurina.

Cuando el pequeño está estresado, su ritmo cardíaco y respiratorio se aceleran, y su mente queda bloqueada, “en blanco”. Pero, una vez comienza a observar la caída lenta de la brillantina, se produce un modelo visual que inconscientemente ordena al cerebro reducir la agitación.

Por otro lado, este sencillo ejercicio estimula la capacidad de concentración del menor y estabiliza sus niveles de energía. Debido a esto, su uso se suele recomendar para viajes largos o momentos en los que ocurre una espera prolongada.

En resumen, los beneficios del frasco de calma para los niños son:

  • Regula las emociones y controla el estrés.
  • Canaliza la ansiedad y disminuye la respiración acelerada.
  • Estimula la capacidad de concentración y aumenta la energía.
  • Relaja la mente y crea hábitos de sueño saludables.
  • Es un método de calma pero también de autodescubrimiento para reconocer los sentimientos.
  • Funciona en niños con riesgo de hiperactividad.

¿Cómo hacer un frasco de calma para mi hijo en casa?

Como ya lo habíamos mencionado, hacer un frasco de calma solo requiere unos materiales básicos, que por lo general están en casa o se adquieren en la papelería. Los pasos para su elaboración son bastante sencillos y no te quitarán mucho tiempo. ¡Manos a la obra!

Frasco de calma.

Materiales

  • Un bote de plástico con tapa
  • 2 cucharadas de pegamento con purpurina (30 g)
  • 2 cucharadas de purpurina (color a elección) (30 g)
  • 1 gota de colorante para comidas
  • Agua caliente
  • Champú para niños transparente
  • Pistola de silicona

Te interesa leer: ¿De qué materiales deben ser los juguetes de bebé?

Instrucciones

  • Incorpora todos los materiales en el interior del frasco (excepto la pistola de silicona), dejando un dedo de aire para que los elementos se muevan cuando se agiten.
  • A continuación, pega la tapa con la pistola de silicona y asegúrate que la botella esté bien sellada.
  • Si lo deseas, antes de sellarla le puedes incorporar juguetes pequeños, figuras o pinturas fluorescentes. Lo más importante es que ninguno de los materiales sea tóxico.

¿Aún no has probado este método de calma para tu hijo? ¡No dudes en intentarlo! Recuerda que podrás usarlo siempre que las rabietas se salgan de control.

Te puede gustar