Diseña frascos luminosos para decorar habitaciones

Katherine Flórez · 14 abril, 2020
Fabricar tus propios frascos luminosos es una tarea mucho más sencilla y rápida de lo que crees. Sigue leyendo y descubre cómo decorar tu casa con ellos.

Es muy común que hasta cierta edad, los niños quieran dejar la luz encendida al irse a la cama para sentirse más seguros. Por ello, ¿qué mejor manera de ayudarles a conciliar el sueño que con unos sencillos frascos luminosos?

Puede que nunca se te haya pasado por la cabeza, pero es posible fabricarlos en casa. Es una actividad entretenida, en la que pueden participar todos los miembros de la familia.

De esta forma, además, contribuirás a cuidar el medio ambiente. Según sugiere este estudio realizado por la Dra. Sanmartín Ramón, el reciclaje es una nueva forma de innovación ecológica que puede ayudarte a sacar partido de ciertos objetos cotidianas.

Por fin podrás darle utilidad a esos elementos caseros que ya no utilizas, pero que consideras que aún cuentan con vida útil.

Solo necesitas un poco de imaginación, barritas fluorescentes, unos guantes y algo de paciencia. ¡Los resultados te sorprenderán!

Cómo hacer frascos luminosos con barritas fluorescentes

Frascos luminosos

En muchas tiendas de decoración para fiestas se venden pequeñas barras que emiten luz fluorescente y brillan en la oscuridad.

Son palos de unos 20 cm de largo y 0,50 cm de diámetro que, además, incluyen unos conectores de plástico. Este interesante producto también se conoce con el nombre de «pulseras luminosas» ya que, por lo general, se utilizan para ambientar celebraciones.

Suelen venir en colores variados y llamativos, como rojo, amarillo, verde, fucsia, lila, naranja o azul. Además, en algunas presentaciones pueden encontrarse todos los tonos en una sola barra.

Para realizar esta manualidad puedes elegir tus colores favoritos combinando, en lo posible, otros dos más. 

Para empezar, hazte con los siguientes materiales:

  • Frascos de vidrio
  • Palitos luminosos
  • Guantes de plástico o látex
  • Tijeras
  • Tul viejo

Una vez los tengas, los pasos a seguir son estos:

Paso 1

Busca varios frascos de vidrio, como por ejemplo, los que contienen café, mermelada u otros alimentos. De esta forma, contribuirás con el planeta y reutilizarás estos elementos, en lugar de desecharlo.

Frascos

Paso 2

Corta un trozo de tul viejo un poco más alto que el frasco y ponlo dentro, de tal forma que quede contra el cristal.

Paso 3

Palitos-luminosos

Ponte los guantes para proteger las manos y corta la barra luminosa para extraerle su pintura.

Paso 4

palito-tul

Mueve el palo de pintura dentro del frasco, asegurándote de ir creando manchas sobre el tul y el vidrio para que luego brille en la oscuridad.

Paso 5

Como la idea es hacer un atractivo frasco de colores, corta otra barra de un tono distinto y repite el paso anterior.

Paso 6

Finalmente, cierra el frasco con una tapa segura y agítalo.

Paso 7

Frasco-terminado

Apaga la luz y disfruta de su bonita iluminación. Toda la habitación brillará con estos colores tan llamativos, y a tus hijos les encantará.

 

Ver también: 17 trucos para darle un nuevo uso a muchos de tus objetos cotidianos

Cómo hacer frascos luminosos con pintura

La pintura que se va a utilizar para este frasco es la de tipo fluorescente que venden en las tiendas artísticas. Se trata de un pigmento con propiedades fotoluminiscentes, que puede brillar en la oscuridad tras absorber energía en forma de radiaciones electromagnéticas de onda corta.

Según el pigmento utilizado, puede reflejar colores verdosos, azules, amarillos o rosados. Como en el caso anterior, puedes combinar dos o tres colores para que el frasco quede más bonito.

Materiales

  • Frascos de vidrio
  • Pintura fluorescente
  • Un pincel
  • Agua (la necesaria)

Paso 1

Pintura-1

En un recipiente limpio, mezcla la pintura fluorescente con un poco de agua hasta que las partículas se vayan disolviendo poco a poco.

Usa un pincel y guantes para proteger la piel de tus manos.

Paso 2

Lava bien los frascos y asegúrate de secarlos por completo.

Paso 3

Pintura 2

Usa el pincel para aplicar la pintura en el interior del frasco, haciendo pequeños puntos hasta cubrirlo por completo. Cuantos más puntos le hagas, más brillará en la oscuridad.

Este proceso te puede llevar un poco de tiempo, pero el resultado merece la pena.

Paso 4

Pintura 3

Ponla unos minutos junto a la bombilla encendida para que su brillo sea más resplandeciente al apagar la luz. Aunque durante el día el frasco no parecerá nada especial, por la noche podrás disfrutar de sus preciosos colores iluminados.

Pintura-4

Como puedes ver, ambas alternativas son muy fáciles de elaborar y los resultados son muy llamativos. Tan solo necesitas un poco de tiempo cada día y dejar salir toda tu creatividad.

 

Te recomendamos leer: 6 tips para decorar habitaciones pequeñas

Protege tus ropa de la pintura

Antes de llevar a cabo estas actividades, recuerda proteger tus manos. Dado que vas a trabajar con elementos que pueden manchar la ropa, así que es mejor usar prendas viejas, que ya no suelas utilizar.

De la misma forma, utiliza guantes de látex, lávate bien las manos cuando acabes y procura no llevarte las manos a la cara mientras estés realizando esta manualidad.

  • Flores fluorescentes. García Carmona, F., Gandía Herrero, F., & Escribano, J. (2011). Flores fluorescentes. Investigación y Ciencia.
  • VV.AA. (2017). El reciclaje: un nicho de innovación y emprendimiento con enfoque ambientalista. http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2218-36202017000100005