Diseña frascos luminosos para decorar habitaciones

Disfruta haciendo estos frascos luminosos que ayudarán a que tus niños duerman tranquilos. Además, ahorras electricidad y ayudas al planeta reutilizando los frascos.

Es muy común que hasta cierta edad los niños quieran dejar la luz encendida al irse a la cama para sentirse más seguros. Te sugerimos hacer en tu casa unos hermosos frascos decorativos que brillan mágicamente al apagar las luces.

Será una actividad entretenida, y los niños estarán felices. Más aún, evitarás que dependan de la luz para conciliar el sueño, y ahorrarás electricidad.

Entonces, ¡manos a la obra!

Leer también 7 mejores canciones de cuna para los más pequeños

Cómo hacer frascos luminosos con palitos

Frascos luminosos

En muchas tiendas de decoración para fiestas vende palillos o barras que emiten una luz fluorescente y brillan en la oscuridad.

Son barras de unos 20 cm de largo y 0,50 cm de diámetro que, además, incluyen unos conectores de plástico de unos 2 cm de largo.

Este interesante producto también se conoce como pulseras luminosas ya que, por lo general, se utilizan para ambientar celebraciones.

Suelen venir en colores variados y llamativos como rojo, amarillo, verde, fucsia, lila, naranja o azul.

Además, en algunas presentaciones vienen varios tonos en una sola barra, lo que las hace más interesantes.

Para hacer esta manualidad podrás elegir tus colores favoritos combinando, en lo posible, más de dos colores.

Ver también: 17 trucos para darle un nuevo uso a muchos de tus objetos cotidianos

Materiales

  • Frascos de vidrio
  • Palitos luminosos
  • Guantes de plástico
  • Tijeras
  • Tul viejo

Paso 1

Busca varios frascos de vidrio, por ejemplo, en los que viene el café, la mermelada y otros alimentos. De paso, vamos a contribuir con el planeta y reutilizar el vidrio, en lugar de desecharlo.

Frascos

Paso 2

Corta un trozo de tul viejo un poco más alto que el frasco, y ponlo dentro, de tal forma que quede contra el cristal.

Paso 3

Palitos-luminosos

Ponte los guantes para proteger las manos y corta el palillo luminoso para extraerle su pintura.

Paso 4

palito-tul

Mueve el palito de pintura dentro del frasco, asegurándote de ir creando manchas sobre el tul y el vidrio para que luego brille en la oscuridad.

Paso 5

Como la idea es hacer un atractivo frasco de colores, corta otro palito de un tono distinto y repite el paso anterior.

Paso 6

Finalmente, cierra el frasco con una tapa segura y agítalo.

Paso 7

Frasco-terminado

Apaga la luz y disfruta su bonita iluminación.

Cómo hacer frascos luminosos con pintura

La pintura que vamos a utilizar para nuestro frasco es la de tipo fluorescente que venden en las tiendas artísticas.

Se trata de un pigmento con propiedades fotoluminiscentes, que puede brillar en la oscuridad tras absorber energía  en forma de radiaciones electromagnéticas de onda corta.

Según el pigmento utilizado, puede reflejar colores verdosos, azules, amarillos o rosados.

Como en el caso anterior, proponemos combinar dos o tres colores para que el frasco quede más bonito.

Materiales

  • Frascos de vidrio
  • Pintura fluorescente
  • Un pincel
  • Agua (la necesaria)

Paso 1

Pintura-1

En un recipiente limpio, mezcla la pintura fluorescente con un poco de agua hasta que las partículas se vayan disolviendo poco a poco.

Usa un pincel y guantes para proteger la piel de tus manos.

Paso 2

Lava bien los frascos y asegúrate de secarlos por completo.

Paso 3

Pintura 2

Usa el pincel para aplicar la pintura en el interior del frasco, haciendo pequeños puntos hasta cubrirlo por completo. Cuantos más puntos le hagas, más brillará en la oscuridad.

Este proceso te puede tomar un poco de tiempo, pero el resultado te encantará.

Te recomendamos leer: ¿Es bueno dormir con plantas en la habitación?

Paso 4

Pintura 3

Ponla unos minutos junto a la bombilla encendida para que su brillo sea más resplandeciente al apagar la luz.

Aunque en el día el frasco no se verá tan especial, te gustará mucho ver como brilla en la oscuridad.

Pintura-4

Como puedes ver, ambas formas son muy fáciles de elaborar y los resultados son muy llamativos.

Tan solo necesitas un poco de tiempo y creatividad para que empieces a elaborar los tuyos. De hecho, si gustas puedes hacerlos en compañía de tus hijos. ¡Será muy divertido!

Eso sí, supervisa que usen guantes y ropa vieja para que no haya problema en caso de derrames o salpicaduras.

  • Flores fluorescentes. García Carmona, F., Gandía Herrero, F., & Escribano, J. (2011). Flores fluorescentes. Investigación y Ciencia.