5 frases que debes evitar decirle a tu pareja

El lenguaje crea experiencia, el lenguaje conecta con imágenes y emociones. En la relación de pareja, hay frases que es mejor no decirlas para no generar inconvenientes o malos entendidos. ¿Cuáles son? Entérate aquí.

La comunicación en una relación es muy importante; sin embargo, a veces abusamos de la confianza que tenemos con el otro. Es fundamental poner un freno a nuestros labios antes de pronunciar ciertas frases o palabras. ¿Te gustaría saber qué debes evitar decirle a tu pareja? Entonces sigue leyendo este artículo.

Sin importar cuánto tiempo hace que están en pareja o si ‘se cuentan todo’, con certeza en más de una ocasión han peleado y se les ha ido la lengua. Quizá en ese momento consideraste que lo que le dijiste a tu pareja fue una simple opinión o apreciación; sin embargo, tus palabras han herido sus sentimientos, llevándolos a una disputa mayor.

Frases que debes evitar decirle a tu pareja

Pareja discutiendo y reprochándose cosas.

No se trata de callarnos y no decir lo que sentimos o pensamos, sino de la forma en que lo expresamos. Muchas veces utilizamos frases, tonos de voz o palabras que llevan a la confusión o a las discusiones. Los conflictos en una relación son habituales y, para muchos, esperables.

No podemos llevarnos de maravilla las 24 horas de los 365 días del año. Por más de que seamos ‘el uno para el otro’, habrá momentos de tensión o no tan alegres. Una manera de reducir los encuentros negativos o los entredichos es prestar atención a lo que expresamos.

Por ello, te contamos qué deberías evitar decirle a tu pareja, ya sea en medio de una discusión o antes de esta:

Lee también: 8 tipos de parejas: descubre cuál eres

1. “Siempre”, “nunca”

Estas dos palabras que parecen tan ‘inocuas’ pueden generar bastantes problemas si las usamos como reproche. “Nunca levantas los platos cuando terminas de comer”o “Siempre tenemos que hacer lo que tú dices” son ejemplos claros del mal uso de estas dos palabras.

Las acusaciones tajantes reducen al mínimo las posibilidades de tener una charla amistosa o constructiva. Si utilizamos ambas palabras al inicio de la oración, predisponemos al otro a que se cierre o se quiera defender. ¡Oirá solo lo que quiere!

Es necesario cambiar el enfoque de nuestra petición. Por ejemplo: “Me gustaría que recojas los platos después de cenar” o “Podríamos hacer esto según mi punto de vista esta vez”. Aunque se dice lo mismo que antes, el tono es diferente e invita al diálogo y a la ayuda o participación.

Pareja discutiendo.

2. “Así es como se hace”

Es otra frase que deberías evitar decirle a tu pareja, ya que genera una reacción similar a la anterior. Quien oye un “Así es como se hace” o un “Yo lo hago mejor”, lo más probable es que sienta despreciado y atacado. Por supuesto, todo depende del tono que utilicemos.

Pero en la mayoría de los casos, hacerse el ‘experto’ y decirle a alguien que ‘no sabe hacerlo’ genera problemas. En su lugar, te recomendamos que seas un poco más ‘suave’ en la forma de expresarte, recurriéndo a frases como: “Me gustaría mostrarte la forma en que yo lo hago” o “¿Quieres que te enseñe de qué manera lo hago?”.

Nuevamente, recuerda abrir el juego y dar lugar al otro para que participe. La pareja no es algo unilateral, no lo olvides.

3. “Te lo dije”

Esta expresión sugiere ‘superioridad’ respecto al otro. A nadie le gusta recibir una reprimenda, mucho menos por parte de su pareja. Los tan conocidos “Te lo dije” alardean, acusan, demuestran fracaso, generan discusiones y malos tratos. Si a ti no te agrada que te traten de tonto o de ineficaz… ¡Tampoco lo hagas con tu pareja!

En vez de emplear esas tres palabras tan hirientes, que deberías evitar decirle a tu pareja, opta por algo como: “¿Qué podemos hacer para que la próxima vez salga todo bien?” o “¿Quieres que te ayude a mejorarlo?”.

Ver también: ¿Cuándo hay que visitar un psicólogo de parejas?

4. “Mi ex hacía tal cosa”

Las comparaciones no son buenas, sobre todo si se trata de las relaciones de pareja. Lo que haya ocurrido en el pasado, que quede en el pasado. Bajo ninguna circunstancia digas: “Mi ex lo hacía de tal manera”, ni en broma lo hagas. Ten por seguro que al otro no le gustará nada.

Puede ser bastante hiriente ser comparado con alguien que estuvo anteriormente en la vida de quien se quiere, sobre todo si la comparación pone al ex en un pedestal. “Mi ex cortaba el césped, sin que se lo dijera”, “Mi ex cocinaba las mejores pastas del mundo” y así un largo etcétera.

Ponte en los zapatos de tu pareja y piensa: ¿Cómo te sentirías si hablara todo el tiempo de su ex y lo comparara contigo? De seguro, no te gustaría ni un ápice.

No compara nunca a tu pareja con tu ex.

5. “No te creo”

Dejar de confiar en el otro es algo angustiante, no hay duda de esto. Sin embargo, a veces somos nosotros los que tenemos una idea errónea en cuanto a lo que nuestra pareja nos está diciendo, basada en celos, inseguridades o experiencias pasadas.

Si sospechas de que tu pareja no te está diciendo la verdad o te oculta algo, en vez de transmitir tu incertidumbre o escepticismo con un tajante “No te creo”, prueba otra técnica. Puedes decirle algo como: “No encaja la historia que me estás contando” o “Tengo la sensación de que no eres del todo sincero conmigo”. De esta manera, evitarás la acusación directa.

También, permitirás que la otra persona o bien recapacite en lo que está diciendo o tenga que hacer una tarea adicional para explicártelo de nuevo con más detalles o precisiones. Evitar las peleas con la pareja puede ser algo difícil, pero no imposible. ¡Solo es necesario evitar ciertas frases y roces!

Te puede gustar