Frosting de fresa y queso crema

Para que el resultado final sea el deseado es fundamental respetar los tiempos de espera y no sacar el frosting del congelador antes de las tres horas estipuladas

Cuando el verano está por terminar, siempre nos apetece tomarnos varios helados más. Si quieres deleitar a tu familia o amigos con un postre diferente, una opción refrescante, rica y muy dulce es el frosting de fresa y queso crema. ¡Será un éxito!

Receta de frosting de fresa y queso crema

Este postre no solo sirve para disfrutarlo solo, sino que también se puede emplear para rellenar galletas, pasteles, tartas o hasta cupcakes.

Ingredientes:

  • 250 g de queso tipo Philadelphia
  • 150 g de azúcar glas
  • 250 g de fresas frescas

Utensilios:

  • Cuchillo
  • Recipientes
  • Cuchara
  • Tenedor
  • Colador fino
  • Triturador de alimentos

Preparación:

cupcake con cereza maraschino

  • Trocea las fresas y colócalas en un recipiente. Añade 50 gramos del azúcar glas para que cubra bien las frutas. Deja macerar 2 horas así sueltan todo el zumo.
  • Pasado ese tiempo, aplasta las fresas usando un tenedor sin llegar a triturarlas. Pon a escurrir en un colador fino con un recipiente debajo.
  • Coloca en el triturador de alimentos junto al queso crema (también puede ser la licuadora). Mezcla bien hasta que se forme una pasta. Echa en un recipiente y añade el resto del azúcar glas. Lleva al congelador durante 3 horas.

Datos de interés:

  • Nivel de dificultad: Intermedio
  • Tiempo de preparación: 15 minutos + 2 horas de maceración de las fresas + 3 horas de congelador.
  • Consejos: Esta receta no solo es de la temporada de calor, sino también porque en verano es cuando se cosechan las fresas si queremos consumirlas frescas. Cuando pones las fresas en el colador puedes ayudarte con un tenedor para que suelten más rápido el jugo. Para mezclar el queso añádelo, cuando recién sacado de la nevera y en partes (a cucharadas). De esta manera se integrará mejor con las fresas.

Receta de cupcakes de vanilla con frosting de fresa y queso crema

Ahora que ya sabes hacer el frosting, puedes aplicarlo a varias recetas. Una de las más populares son los cupcakes.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de azúcar glas
  • 50 g de mantequilla
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 50 g de harina
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 huevo

Utensilios:

  • Varillas eléctricas
  • Recipiente
  • Tamizador
  • Manga pastelera
  • Cápsulas para cupcakes

Preparación:

  • En un recipiente bate la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar, la esencia de vainilla y el huevo. Añade la harina y la levadura previamente tamizados y sigue removiendo hasta que quede bien homogéneo.
  • Enciende el horno a 180 °C. Pon en una manga pastelera y llena las cápsulas para cupcakes por la mitad. Cocina unos 15 minutos. Retira y deja enfriar antes de rellenar con el frosting de fresa y queso crema.

Datos de interés:

  • Nivel de dificultad: Fácil
  • Tiempo de preparación: 30 minutos
  • Consejos: Encima del frosting puedes decorar con unos trocitos de fresa para un sabor más intenso. Las proporciones son para preparar cupcakes mini. Si quieres hacer los tradicionales, duplica la cantidad de cada ingrediente.

¿Qué puedes hacer con el líquido de las fresas? ¡Buttercream rosa!

Mascarilla-facial-de-fresas

El buttercream es perfecto para decorar postres o galletas. ¡Te encantará!

Ingredientes:

  • 50 g de sirope de fresas (de lo que te quedó de la preparación anterior)
  • 200 g de mantequilla sin sal
  • 350 g de azúcar glas

Utensilios:

  • Varillas eléctricas
  • Recipientes
  • Papel film

Preparación:

  • Usando las varillas eléctricas mezcla la mantequilla con el azúcar hasta que consigas una crema homogénea y sin grumos. Echa el sirope de fresas y sigue removiendo para integrar bien. Cubre con papel film y guarda en la nevera durante 3 horas.

Datos de interés:

  • Nivel de dificultad: Fácil
  • Tiempo de preparación: 10 minutos + 3 horas de nevera.
  • Consejos: Para que esta crema de fresas quede bien es mejor usar la mantequilla “en pomada”, es decir, retirar 2 horas antes de usar, pero que no se derrita. Puedes usarlo para decorar o rellenar todo tipo de preparaciones de manera más natural y sin tanto aditivo como lo que se compra en las tiendas.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar