Fruta deshidratada, fortalece tus huesos y combate el cansancio

Valeria Sabater·
12 Agosto, 2020
A partir de la menopausia, las mujeres empiezan a perder masa ósea debido a todos los riesgos que eso conlleva. La fruta desecada aporta energía y fortalece tus huesos.
 

La fruta deshidratada es esa opción sana y deliciosa que puede incluirse en una dieta. A pesar de no tener agua y de estar desecada, nos pueden proporcionar una buena cantidad de minerales y proteínas, perfectos para empezar el día con suficiente energía.

¿Cómo resistirnos? Es una buena alternativa para nuestros desayunos porque podría ayudar a combatir un poco y quizá, hasta evitar el estreñimiento. Además, se cree que podría llegar a fortalecer nuestros huesos, gracias a su alto contenido en calcio y zinc.

La fruta deshidratada es una excelente aliada para tu salud, pero, como absolutamente todos los alimentos, debe consumirse en dosis justas. Te damos toda la información en este artículo para que sepas cómo beneficiarte de ella.

¿La fruta deshidratada nos hace subir de peso?

Cuenco con fruta deshidratada

Es una pregunta que te habrás hecho de inmediato. ¿La razón? Hay mucha gente que suele evitar el consumo de fruta desecada al pensar que contiene demasiado azúcar. Y es cierto que tienen una porción algo elevada de azúcares (como es el caso de las pasas).

Pese a esto, se cree que al deshidratarse, la concentración de nutrientes como minerales y vitaminas pudiese ser un poco mayor a la de su estado normal. Por ello, se convierten en recursos saludables que deberíamos incluir en nuestra lista de alimentos.

 

Por ejemplo, este estudio muestra un poco el valor del aporte calórico de este alimento, pero en esta ocasión, al ser consumido como snack.

Para entender un poco mejor sus beneficios, te recomendamos tener en cuenta esta información, avalada por el previo estudio citado:

  • Los alimentos deshidratados contienen un buen porcentaje de nutrientes y nos pueden aportar energías.
  • La fruta desecada se asimila mejor en nuestro organismo y es saciante. Esto hace que necesitemos consumir menos para sentirnos llenos, evitando picar entre horas y obteniendo además una gran energía.
  • Mucha gente suele incluir fruta deshidratada en sus dietas de adelgazamiento: facilitan el tránsito intestinal y ayudan a hacer la digestión.

El secreto de la fruta desecada está en consumir la cantidad justa (100 gramos al día es lo que se cree). De ese modo obtenemos nutrientes básicos para nuestro organismo y nuestros huesos, combatiendo además el cansancio crónico.

Visita este artículo: Todo lo que deberías saber acerca de los huesos

Beneficios de la fruta deshidratada para nuestros huesos

Platos con fruta deshidratada

Se cree que la fruta deshidratada es una buena aliada que podríamos comenzar a introducir en nuestra dieta, al menos unas 2 veces por semana. Pese a que esto último no tiene un respaldo científico, se ha vuelto un tema de interés en el mundo del fitness y las dietas.

 

Desde ciruelas pasas, dátiles u orejones a frambuesas desecadas. ¡Todas son deliciosas! Además, son una opción excelente para nuestros desayunos, y para combinar en nuestros guisos y nuestras carnes.

Como hemos mencionado, existen creencias populares que no poseen ningún respaldo científico, y éstas consideran, en base a los aportes calóricos de las frutas en su estado natural, que:

  • Son una fuente natural de hierro, calcio, magnesio y zinc. Aportan beneficios para tus huesos y se cree que podrían ayudar a combatir la osteoporosis.
  • Podrían ayudar a prevenir algunas enfermedades degenerativas, dado su alto contenido en vitaminas E, C y antioxidantes.
  • Podrían también, ayudar a mejorar la digestión, cuidar de nuestros intestinos y evitar así la acumulación de toxinas o elementos nocivos en nuestro organismo.
  • Se sabe que, la fruta deshidratada es una fuente natural de potasio y de vitaminas del complejo B,  y que estos son buenos para nuestros huesos.
  • Al no contener sodio y ser tan ricas en micronutrientes, podrían ayudarnos a la reducción de la hipertensión arterial.
  • La fruta deshidratada es rica en grasa buena, como el omega 3 y el omega 6.

Además de todo ello, se suele considerar a la fruta deshidratada, según la creencia popular, como “cápsulas de energía y optimismo“, que podrían servir a todas aquellas mujeres que hayan entrado en la menopausia y que se sientan más cansadas y con el ánimo un poco más bajo.

Dado que en este periodo es cuando más sufrimos la pérdida de calcio de nuestros huesos, sería muy importante que cada día tomaras unos 100 gramos de higos secos, puesto que es la fruta desecada más rica en calcio.

 

La mejor fruta deshidratada que puedes consumir

Según la creencia popular, la cantidad justa y adecuada que debes consumir al día son unos 100 gramos, es decir, lo que quepa más o menos en la palma de tu mano. Sin embargo, esto carece de evidencia que lo respalde.

Puedes ir variando según tus gustos y necesidades, ya que se alzan como un maravilloso snack al que recurrir entre horas, o ese toque original para nuestras comidas.

Sea como sea, la fruta deshidratada es siempre un recurso natural que hará mucho por tu salud y que vale la pena consumir con moderación para obtener todos sus beneficios. Toma nota ahora de cuáles son las mejores opciones.

1. Higos deshidratados

higos-secos

Se cree que pueden ayudar a fortalecer nuestros huesos y que son excelentes laxantes. Un modo muy adecuado de consumirlos es en el desayuno, introduciendo en el centro una nuez o un par de almendras. Es delicioso y un cóctel natural de energía, calcio y magnesio.

2. Ciruelas deshidratadas

Son las frutas más ricas en fibra y, por tanto, más efectivas para combatir el estreñimiento. Además, contienen un alto nivel de hierro y vitaminas del complejo B.

 

Lee también: Las fibras vegetales y sus beneficios en la alimentación

3. Dátiles deshidratados

Dátiles

Se cree que pueden ser ideales para aumentar tu capacidad de concentración y la agilidad mental. Además de esto, los dátiles son ricos en magnesio y calcio y son también muy útiles para ayudarnos a dormir por la noche.

4. Arándanos deshidratados

Los arándanos deshidratados son los mejores para regular el colesterol malo, mejorar nuestra salud cardíaca y beneficiarnos de un alto contenido en antioxidantes. ¿Quieres saber cuál es el mejor modo de tomarlos? Con un buen tazón de avena o mezclados con un yogur blanco natural sin azúcar. ¡Delicioso!

Como ves, comer todos los días fruta deshidratada aportará a tu organismo infinidad de beneficios. Y es muy fácil incluirla en la dieta. ¿Lo vas a probar?