Frutas adecuadas para tratar el hígado graso

Alguna frutas por sus propiedades, son adecuadas para ayudar a tratar el hígado graso, bajan la inflamación, desintoxican y disminuyen sus grasas.

El hígado, es el órgano interno más grande del cuerpo. Ayuda a digerir los alimentos, a almacenar energía y a eliminar las toxinas. Una de las enfermedades más comunes que puede sufrir este órgano es el hígado graso.

Esta enfermedad hepática puede ser de dos tipos:

  • Hígado graso simple: hay grasa en el hígado, pero poca o ninguna inflamación o daño en las células del hígado.
  • Esteatosis hepática no alcohólica: además de la grasa, existe inflamación y daños en las células del hígado.

El primer tipo, hígado graso simple, es el más frecuente y con una dieta adecuada puede mejorar, limitando la sal y el azúcar, además de comer muchas frutas y verduras. Hacer ejercicio con frecuencia,  te ayudará a perder peso y reducir la grasa en el hígado.

hígado graso

Frutas para tratar el hígado graso

Incluidas en la dieta saludable, están las frutas. Te explicamos como algunas de ellas son muy adecuadas, por sus propiedades, para ayudar a tratar el hígado graso.

Te recomendamos leer: Cómo preparar una infusión de boldo para proteger el hígado

1. El tamarindo

El tamarindo es un excelente depurativo que mejora nuestra digestión y nos ayuda a bajar de peso gracias a su contenido en fibra. También tiene propiedades hepatoprotectoras, resultando adecuado para ayudar a tratar los problemas biliares.

La mejor forma de consumirlo es en infusión, para la que necesitarás 30 g de hojas secas por litro de agua. Se aconseja tomas hasta 3 tazas diarias.

2. El limón

Tomar cada día un vaso de agua con el zumo de un limón, es un remedio muy beneficoso para el hígado graso. El limón que, es rico en vitamina C   y ácido cítrico, tiene propiedades desintoxicantes. Ayuda a que las digestiones sean más fáciles porque sus ácidos colaboran en la descomposición de los alimentos en el estómago.

peras para hígado graso

3. La pera

La pera es una fruta rica en agua. Además, tiene un alto contenido en levulosa o fructosa, que es un azúcar que se encuentra en algunas frutas y vegetales, y es unn un alimento adecuado para aquellas personas que son diabéticas.

Contiene tanto fibra insoluble como soluble, lo que favorece la regularidad de la función intestinal combatiendo, así, el estreñimiento.

Todo ello la convierte en un excelente protector del hígado, ya que su alto contenido en ácidos orgánicos hace que aumente la secreción de jugos gástricos y ayude a depurar nuestro páncreas e hígado.

Como curiosidad, te diremos que consumir solo dos peras al día, cubren el 20% de la ingesta diaria recomendada de vitamina C, cerca del 10% de la de ácido fólico y una buena dosis de vitamina del complejo B (B1, B2 y en menor proporción B3 y B6) y vitamina E.

4. Zumo de melón y semillas de papaya

El zumo de melón y semillas de papaya, es una forma muy adecuada para depurar nuestro hígadoTe ayudará a que este órgano siga cumpliendo sus funciones básicas, como permitir la absorción intestinal de las grasas y las vitaminas, además de eliminar las sustancias tóxicas y el exceso de colesterol.

Elaboraremos el zumo con dos rodajas de melón, dos semillas de papaya y un vaso de agua. Ponemos todos los ingredientes en la licuadora, y lo trituramos hasta que tenga una textura adecuada para ingerirlo.

 

Fresas.

5. Las fresas

Las fresas, además de ser una fruta deliciosa, son un remedio excelente para depurar el hígado y desintoxicar nuestro cuerpo. Se trata de una fruta rica en fibra, vitamina C y sustancias antioxidantes que protegen nuestro organismo porque ayudan a fortalecer el sistema inmune.

Sus ácidos orgánicos tienen una acción antiséptica y antiinflamatoria. Por esta razón, las fresas resultan  ideales para proteger nuestro hígado. Esta fruta es, además, muy rica en agua, por lo que nos ayuda a evitar las temidas retenciones de líquidos.

Quizá te interese leer: Beneficios de las fresas para regular el colesterol y los triglicéridos

Otra propiedad que aporta el consumo de fresas es ayudar a controlar la hipertensión y los niveles de ácido úrico. En su composición también se encuentran algunos minerales como, el potasio, magnesio, hierro, fósforo, yodo y calcio.

Sería recomendable que cuando sea la temporada de las fresas, consumas unas siete u ocho al día. Puedes hacerlo en forma de  ricos zumos o incluso preparando té de fresas. Si le añades un poco de zumo de limón, los efectos desintoxicantes se verán potenciados.

  • Csendes, P. (2004). HIGADO GRASO: ULTRASONIDO Y CORRELACION ANATOMOPATOLOGICA. Paño. https://doi.org/10.4067/S0717-93082004000200003

  • Soza, A. (2013). Hepatotoxicidad por paracetamol. Hepatitis - Enfermedades Del Higado.

  • Cunha, B. A. (1989). Compromiso hepatico en infecciones sistemicas. Trib. M‚d. (Bogot ).