Frutas para prevenir el cáncer de mama

Si bien el consumo de frutas es muy beneficioso para prevenir el cáncer recuerda que la mayoría de las propiedades de estas se encuentran en su cáscara

Según el el Instituto Estadounidense de Investigación sobre el Cáncer (AICR, por sus siglas en inglés) 1 de cada 8 mujeres padecerá cáncer de mama. Para evitar o prevenir una enfermedad que puede ser mortal es preciso llevar una vida más saludable.

Conoce las frutas que ayudan a que las células malignas no se desarrollen.

El 40% de los casos de cáncer de mama se pueden prevenir

Varias investigaciones han demostrado que existe una gran relación entre nutrición, actividad física, hábitos y cáncer. Casi la mitad de las mujeres que padecen esta enfermedad podrían haberla evitado comiendo bien, haciendo ejercicio y llevando una vida más saludable.

Factores de riesgo que pueden desencadenar cáncer de mama:

  • Edad avanzada
  • Antecedentes familiares
  • Mamas densas
  • Terapias hormonales
  • Obesidad
  • Consumo de alcohol
  • Ser de raza blanca
  • Ejercicio excesivo
  • Cigarrillo
  • Consumir anticonceptivos orales
  • Primera menstruación antes de los 11 años
  • Menopausia tardía después de los 55 años
  • No tener hijos
  • Primer embarazo después de los 35 años
  • Embarazo temprano antes de los 15 años
  • Poco amamantamiento de los hijos
  • Alimentación pobre en vitaminas y proteínas

Solo el 10% de los casos totales corresponden a factores hereditarios o genéticos. Por lo tanto, para evitar el cáncer de mama, además de realizar autoexámenes al bañarse o una mamografía anual, es preciso tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Consume frutas frescas todos los días

Pueden ser en forma de zumos, licuados, ensaladas o la fruta sola. Lo importante es que cumplas con las 3 piezas frutales diarias (más 2 de verduras).

Elige más hortalizas

Sobre todo, los pimientos, las zanahorias, los tomates y las verduras de hoja verde. Si son crudas, mucho mejor. De lo contrario, cocidas al vapor.

Reemplaza las harinas refinadas por integrales

El arroz, la pasta, las galletas, la pizza y todo aquello que lleve harina, prepáralo o cómpralo en versión integral. También se aconsejan el cuscús de trigo integral, la quinoa, la avena, el mijo y la cebada.

Aumenta el consumo de legumbres

Todas son buenas para la salud. Algunas opciones son los garbanzos, las lentejas, las judías, los frijoles y la soja (si no es transgénica).

Limita el consumo de carne roja

Comer mucha carne de vaca, res, cordero o cerdo aumenta la densidad calórica del cuerpo. Además, se indica que incrementa el pH del cuerpo lo que propicia la proliferación de las células cancerígenas.

Tampoco añadas a tu dieta las carnes procesadas como los embutidos y las salchichas.

Reduce la ingesta de comida rápida

Si de vez en cuando te das el gusto de una hamburguesa con patatas fritas no hay problema. Lo que no es bueno para tu salud es que estos platos sean más la regla que la excepción.

Mantén un peso saludable

El exceso de peso nos hace más vulnerables a padecer ciertas enfermedades. El ejercicio físico y una dieta saludable pueden ayudarte a adelgazar gradualmente.

Evita las bebidas azucaradas, alcohólicas y con cafeína

Estas bebidas están asociadas a las enfermedades crónicas en los adultos (la tercera parte de ellas son cáncer). En cuanto a la ingesta de alcohol, las investigaciones demuestran que aumenta en un 12% el riesgo de padecer esta enfermedad en las mamas.

Visita este artículo: Una prueba de sangre podría prevenir las recaídas de cáncer de mama

¡Te recomendamos!

[video-youtube id=Rhcc3uqgYiU]

Frutas recomendadas para prevenir el cáncer de mama

Además de cumplir con las indicaciones anteriores es preciso elegir las frutas que por sus propiedades pueden evitar o retrasar la aparición del cáncer de mama. Recuerda consumirlas enteras y, si es posible, con cáscara para no desaprovechar ninguna de sus propiedades. Estas son:

Arándanos

Arandanos

Tienen la capacidad de reducir la inflamación y detener el avance de los tumores en los senos. Los arándanos aportan fitonutrientes que destruyen las células cancerígenas. Los antioxidantes de esta pequeña fruta morada mejoran la acción de los tratamientos o medicamentos en pacientes enfermas.

Un puñado de arándanos por día es suficiente. Lo puedes añadir a una macedonia, un yogur o un licuado natural.

Naranjas

Jugo de naranja

En realidad cualquier furta de este color vale (por ejemplo, papaya o melocotón). Tienen la capacidad para prevenir el cáncer de mama y aportan una gran cantidad de vitamina C que  mejora el sistema inmune.

Muchas de las frutas naranjas ofrecen a su vez carotenoides. Este nutriente equilibra nuestra salud. Bebe un zumo de naranjas en el desayuno y come otra fruta anaranjada como postre al mediodía y a la noche.

Granadas

Granada

Desde la antigüedad se conocían las bondades de esta riquísima fruta. Hace unos 2000 años se la llamaba “la fuerza de la naturaleza”. Las investigaciones actuales han demostrado que contiene flavonoides, taninos, antioxidantes y polifenoles.

Todos estos nutrientes convierten a la granada en una fruta con excelentes cualidades preventivas para el cáncer (sobre todo de mama, pero también de próstata, de pulmón y de colon).

Consume un vaso de zumo de granada para acompañar tus comidas.

Lee también: 3 modos eficaces de obtener el jugo de una granada

Frutos rojos

Frutos-rojos

Ya hemos nombrado las propiedades de los arándanos. Algo similar ocurre con las cerezas, las grosellas, las moras, las uvas y las fresas. Contienen poderosos antioxidantes con la capacidad de proteger las células de los agentes cancerígenos.

Debemos agradecer esta cualidad al ácido elágico presente en todos los frutos rojos. Come un puñado de ellos al día (a media mañana como snack saludable es perfecto).

Te puede gustar