¿Cómo funciona el sistema sanitario español?

En el sistema sanitario español se contemplan tres niveles de atención: primaria especializada y sociosanitaria. Se accede a los servicios mediante la tarjeta sanitaria

El sistema sanitario español se creó en 1908. En ese entonces, y a lo largo de buena parte de la historia, los servicios asistenciales debían ser pagados por los ciudadanos.

Gracias a diversas reformas la cobertura fue extendiéndose poco a poco, hasta que en 1989 abarcó al 100% de los usuarios. Actualmente la atención se financia gracias a los impuestos.

La Constitución de 1978, actualmente vigente en España, dio un gran salto en materia de protección de los derechos fundamentales. La Carta Magna señala que el servicio de salud debe ser universal, financiado por el Estado y orientado a ofrecer calidad y seguridad en todas las prestaciones.

Dio origen a la Ley General de Sanidad, que define el marco legal del sistema sanitario español. Dicha ley, promulgada en 1986, creó el Sistema Nacional de Salud. Este es un ente descentralizado.

El Artículo 1 de la Ley General de Sanidad indica que el propósito del sistema sanitario español es: “la regulación general de todas las acciones que permitan hacer efectivo el derecho a la protección de la salud reconocido en el artículo 43 y concordantes de la Constitución”.

Principios generales del sistema sanitario español

Principios generales del sistema sanitario español

Uno de los aspectos más importantes del sistema sanitario español es que es el Estado quien se convierte en el garante del derecho a la salud. Tiene bajo su responsabilidad la financiación y gestión de todo el sistema, basado en el principio de que todos los ciudadanos tienen acceso a la prestación de los servicios.

Los principios sobre los que se edifica el Sistema Nacional de Salud en España son:

  • Universalidad en la atención. Toda la población puede acceder a los servicios, sin tomar en cuenta su estado de afiliación a la seguridad social o su capacidad económica.
  • Accesibilidad y desconcentración. El sistema opera mediante un esquema de regionalización sanitaria, que pretende llevar la prestación de servicios muy cerca de los ciudadanos. Esto busca descongestionar la atención en los centros urbanos.
  • Descentralización. Pretende que la gestión de los recursos sanitarios sea cada vez más democrática y participativa.
  • La base de la atención sanitaria es la atención primaria en salud.
  • Participación de la comunidad. Los ciudadanos tienen derecho a participar en la orientación y control del sistema sanitario español.

Ver también: ¿Qué es el glutamato monosódico? Riesgos para la salud

Los niveles organizativos del sistema

Los niveles organizativos del sistema

El sistema sanitario español cuenta con tres niveles, en términos administrativos y organizativos. Estos son: central, autonómico y áreas de salud. Veamos la composición de cada uno:

  • Administración central. Comprende el Ministerio de Sanidad y Consumo. Se encarga de proponer, coordinar y ejecutar las políticas de salud.
  • Organización autonómica. Corresponde al servicio de salud en cada Comunidad Autónoma. Comprende todos los centros, servicios y establecimientos prestadores de salud en la localidad.
  • Áreas de salud. Son las estructuras que agrupan un conjunto de centros sanitarios y de profesionales de atención primaria en la Comunidad Autónoma.

Es necesario señalar que las “áreas de salud” se dividen en “zonas básicas de salud”. Estas son una delimitación territorial que sirve como marco para la atención primaria del equipo sanitario. Comprende centros de salud, un hospital para la atención especializada y un centro de especialidades.

Te recomendamos leer: Tips para estar saludable a nivel psicoemocional

Funcionamiento del sistema de salud

Funcionamiento del sistema de salud

En el sistema sanitario español se accede a los servicios de salud mediante la “tarjeta sanitaria individual”. Este es el documento administrativo que identifica al ciudadano frente a los diferentes entes prestadores de salud.

La atención da lugar a la apertura de una historia clínica, que es un expediente médico y legal. En esta se consignan los datos originados en el contacto entre el usuario y el equipo de salud.

La atención primaria es el nivel básico de atención. Se presta a solicitud del paciente, bien sea de manera programada o urgente. La consulta se hace en los centros de salud o en el domicilio del solicitante. Este nivel también es el encargado de realizar actividades de promoción de salud, educación sanitaria, prevención y rehabilitación, entre otras.

La atención especializada se presta a petición del facultativo de atención primaria. Los encargados de ofrecerla son los médicos especialistas, mediante consulta en los centros de especialidades, o bien en los hospitales.

Actualmente hay 50 especialidades reconocidas en el sistema sanitario español. En este nivel también se realizan actividades de promoción y prevención.

El sistema de salud también incluye la atención sociosanitaria, la cual se proporciona, por lo general, a los enfermos crónicos. Estos demandan una atención sanitaria y social simultáneamente y requieren servicios que les permitan paliar sus limitaciones o padecimientos y facilitar su autonomía y reinserción social.

Te puede gustar