Galletas de avena

También puedes variar la preparación de las galletas de avena e incluir chispas de chocolate, frutos secos o mezclar ambos para darles tu toque personal

Más que un postre rico y crujiente, estas galletas de avena son beneficiosas para llevar a cabo una buena digestión. Además, estas galletas nos aportan mucha energía sin abusar de los carbohidratos.

Las galletas de avena son unos dulces sanos, ya que poseen menos azúcares y harinas que las galletas tradicionales. En su lugar, son ricas en fibra, que es un componente vegetal que contiene polisacáridos y lignina y, además, es resistente a la hidrólisis de las enzimas digestivas humanas.

Al contener bastante cantidad de esta sustancia, las galletas de avena tienen un papel importante en la defecación y en el mantenimiento de la microflora del colon. Por lo tanto, ayudan a prevenir el estreñimiento, a controlar la diabetes mellitus, a prevenir la obesidad y el cáncer de colon.

Con ello no queremos decir que se deba abusar de estas galletas, porque todo en exceso en malo pero, consumir una o dos galletas de avena al día sí que puede aportarnos buenos beneficios al organismo.

¿Qué es la avena?

Avena

La avena es un cereal rico en vitaminas y minerales. Alta en cinc, calcio, fósforo y vitamina E y vitaminas del complejo B. Como hemos mencionado antes,  contiene un alto porcentaje de grasa vegetal y fibra, lo que la convierte en un aliado de la digestión.

Además, la avena contiene cantidades pequeñas de gluten, aspecto que debes considerar si eres celiaco. Este cereal no sólo es un alimento nutritivo y energizante, sino que también es al de fácil cosecha. Por tanto, debemos considerarla, en mayor medida, en nuestra dieta.

Su producción actualmente es principalmente destinada para el consumo del ganado. Sin embargo, es el séptimo cereal más cosechado en el mundo, por lo que quienes abogan por una alimentación más sostenible, promueven su consumo.

También te puede interesar: 6 cereales integrales que no deberían faltar en tu dieta

Ingredientes para hacer galletas de avena

  • 300 gramos de harina de trigo.
  • 250 gramos de avena en hojuelas.
  • 250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 3 huevos.
  • 400 gramos de azúcar morena.
  • Una cucharadita de extracto de vainilla.
  • Una cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • Una cucharadita de canela (al gusto).
  • Una pizca de sal.

¿Cómo se hacen las galletas de avena?

Galletas de avena en un recipiente de madera.

Elaborar galletas de avena es bastante sencillo, sólo tienes que seguir los pasos que te mostramos a continuación. En primer lugar, mezcla en un bol la mantequilla y en azúcar moreno a temperatura ambiente. Cuando esté bien mezclado, une todos los ingredientes secos tamizados e incorpóralos a la mezcla.

A continuación, sin dejar de remover, añade uno a uno los tres huevos. Cuando termines, añade la esencia vainilla. Después, incorpora a la mezcla las hojuelas de avena y sigue removiendo hasta que la masa de las galletas de avena esté compacta. Con la yema de los dedos, amasa hasta que la mezcla tenga una consistencia suave.

Lee: Recetas de galletas ricas en proteínas

Deja reposar la masa media hora antes de comenzar a armar las galletas y precalienta el horno a 180ºC. Mientras tanto, engrasa una bandeja de horno con un poco de mantequilla y luego una capa de harina, esto evita que las galletas se peguen.

Haz pequeñas bolas con la masa y dale forma circular para colocarlas en la bandeja. Deja suficiente espacio entre ellas para que puedan aumentar su tamaño sin pegarse unas con otras. Cuando le vayas a dar la forma a la masa, procura que sea de lo más parecido posible para que se horneen de la misma forma.

Finalmente, mete las galletas de avena en el horno por 15 minutos o hasta que estén doradas y luego, déjalas reposar unos minutos.

Consejos

Con las proporciones de ingredientes que te hemos dado, puedes hacer hasta 60 galletas de avena que, además puedes mejorar o dar otro sabor añadiendo chispas de chocolate a la masa o añadiendo  frutos secos.

Estas galletas son deliciosas acompañadas con un vaso de leche. Una buena manera de darle cereales a nuestros hijos y además tan fáciles de hacer, que podremos sumarlos a la preparación de esta merienda.

Imagen cortesía de EvaSan.

  • InBUy. (2011). Avena sativa. Article. https://doi.org/10.3945/ajcn.2009.28854
  • Loskutov, I. G. (2008). On evolutionary pathways of Avena species. Genetic Resources and Crop Evolution. https://doi.org/10.1007/s10722-007-9229-2
  • Molina-Rosell, C. (2013). Alimentos sin gluten derivados de cereales. In Enfermedad celíaca y sensibilidad al gluten no celíaca. https://doi.org/10.3926/oms.27