Galletas de nuez pecán

Indira Ramírez Terán · 21 febrero, 2019
La nuez pecán es el fruto del árbol nogal o árbol pecán, de origen norteamericano.

Las galletas de nuez pecán son una forma de disfrutar un postre sencillo, pero sin dejar de lado la salud. Como puedes intuir, su ingrediente principal tiene un excelente valor nutricional que vale la pena aprovechar. Contiene vitaminas varias y minerales como el calcio, el hierro, el potasio, el magnesio y el fósforo.

Cabe recordar que, en general, las nueces son alimentos ricos en los nutrientes mencionados y también, en ácidos grasos monoinsaturados y antioxidantes. Por ello, se recomienda su consumo de forma habitual y moderada. No más de un puñado al día. 

Lo mejor de utilizar la nuez pecán como ingrediente es que aporta un sabor muy característico y, de paso, un toque crujiente que hace que las galletas resulten irresistibles. En este sentido, los más aficionados a este tipo de preparaciones no dudan en mezclar la nuez pecán con otros frutos secos, como las almendras y los cacahuetes, por ejemplo.

Ahora, ¿de dónde viene este alimento? Pues bien, la nuez pecán es el fruto comestible del árbol del pecán o nogal. Tiene su origen en el continente americano, en las frontera de Estados Unidos y México. Se trata de un fruto seco muy preciado dentro de la gastronomía, especialmente en la repostería. Por ello, se incluye en rellenos, cubiertas y preparaciones dulces varias.

Veamos a continuación la recetas de las galletas de nuez pecán. ¡A por ellas!

Galletas de nuez pecán

Las pecanas son un tipo de nuez.

Ingredientes

  • 1 yema de huevo.
  • Una pizca de sal.
  • 1 taza y media de nueces pecán (150 g).
  • 2 tazas y media de aceite de oliva (250 g).
  • 1 taza de harina para repostería (250 g).
  • 2 tazas de azúcar moreno (200 g).
  • Opcional: semillas de sésamo.

Nota: es posible sustituir el aceite de oliva por yogur griego, puré de manzana o huevo, para preparar versiones más ligeras de esta receta. En cuanto a la harina, esta podría sustituirse por harina de avena. Y en caso de querer sustituir el azúcar, se puede optar por la miel de abejas natural.

Preparación

  • Coloca en un tazón el aceite de oliva.
  • Incorpora, poco a poco, el azúcar moreno.
  • Añade la yema de huevo y, con ayuda de la batidora de mano, bate durante un par de minutos para integrarlo todo bien.
  • Agrega la pizca de sal.
  • Tamiza la harina y agrégala a la mezcla.
  • Comienza a amasar para comenzar a formar una masa flexible. 
  • Saca del bol y coloca la masa en una superficie plana y enharinada. Amasa un par de minutos más.
  • Cubre la masa con papel film y lleva a refrigeración, como mínimo, una hora.
  • Precalienta el horno a 190ºC.
  • Tras dejarla reposar, extiéndela con ayuda de un rodillo.
  • Esparce los trozos de nuez pecán sobre la masa, generosamente.
  • Corta las galletas con un cortador de pastas o la boca de un vaso.
  • Distribuye las galletas en una bandeja engrasada o cubierta con papel encerado. Recuerda dejar espacio suficiente entre ellas, para que crezcan sin problema mientras se hornean.
  • En este punto, usa tu creatividad y añade azúcar morena sobre las galletas para que se caramelicen las nueces. También puedes colocar una nuez por galleta o hacer una mezcla de azúcar, canela y hojas de hierbabuena finamente picadas o romero seco y espolvorearla sobre las galletas de nuez pecán.
  • Lleva las galletas al horno durante 15-20 minutos.
Galletas de nuez pecán sobre una servilleta.

Te puede interesar: 3 postres light para no sentir culpabilidad

¡ Haz tu propia harina de nuez pecán!

Si aún después de haber elaborado las galletas cuentas con una gran cantidad de nueces pecán puedes, preparar una harina y así realizar otros postres, con la ventaja de que estos serían aptos incluso para celíacos. ¿Genial, no?

  • Toma las nueces, lávalas y colocas por 10 segundos en agua hirviendo.
  • Seguidamente, pásalas por agua fría y luego sécalas muy bien con un paño de cocina limpio.
  • Deja secar las nueces al natural.
  • Una vez secas, llévalas a un procesador de alimentos hasta que estén hechas polvo. Pero ten cuidado, no las tritures demasiado porque pueden segregar mucho aceite y entonces, hacer una pasta.
  • Tamiza el polvo de nuez pecán y ¡listo! Ya tienes tu harina lista.
  • Si optas por esta alternativa, incorpora a la mezcla un poco de levadura o polvo de hornear a la receta. 
  • Otra opción: reemplazar una taza de harina de trigo con esta harina. Así reduces el consumo de productos refinados.

No temas hacer tus propias variantes y, recuerda, lo importante es elegir productos naturales, de calidad y con un buen valor nutricional. Por supuesto, cuando realices sustituciones, deberás cuidar muy bien las cantidades para no caer en excesos.