Galletas con trozos de cereza y chocolate

A la hora de elaborar nuestras galletas es importante que dejemos espacio de separación entre ellas en la bandeja del horno para que no se peguen cuando la masa crezca

Las galletas con trozos de cereza y chocolate son un delicioso manjar que podrás usar como postre o como bocadillo para comer en la tarde. Estas galletas son especialmente apetecidas por aquellos que disfrutan del balance, pues tiene un equilibro perfecto entre sabor y textura, siendo perfectas para caer en un “pequeño pecado” de vez en cuando.

Una de las ventajas de estas galletas es que no necesitas ser un experto para prepararlas, siendo una opción perfecta para aquellos que apenas se están iniciando en el arte de la cocina.

Ingredientes

  • 50 gramos de cerezas confitadas
  • 60 gramos de chocolate
  • 125 gramos de harina de repostería
  • 1 cucharada de levadura
  • 135 gramos de mantequilla
  • 50 gramos de azúcar
  • Sal
  • Esencia de vainilla (opcional)
galletas mantequilla y pepitas chocolate

Preparación

Estas galletas se hacen de una manera rápida y fácil, con los ingredientes sugeridos tendrás suficiente para veinte galletas.

Lo primero que debes hacer es mezclar la mantequilla con el azúcar, una batidora te resolverá este problema de manera inmediata, recuerda hacerlo hasta que obtengas un resultado cremoso y homogéneo. En caso de que vayas a usar la esencia de vainilla, puedes incorporarla también.

En un recipiente aparte, revuelve la sal y la levadura, mézclalos bien y añádeles una pizca de sal. Cuando estén bien incorporados, ve colocando los polvos en el recipiente donde tienes la mantequilla, recuerda hacerlo poco a poco, tamizándolos con un colador. Recuerda que debes batir muy bien para evitar la formación de grumos.

Una vez tengas tu masa lista, puedes proceder a cortar las cerezas en partes pequeñas, también deberás trocear el chocolate, que queden del tamaño de una gota. Una vez tienes listo el chocolate y las cerezas, agrégalos a la masa y revuelve con cuidado.

Precalienta el horno a 190ºC. Ahora, si tienes una manga pastelera simplemente rellénala con la masa y asegúrate de tener una boquilla gruesa para que no se atasquen los trozos. En caso de que no cuentes con una, te aconsejamos tomar una bolsa de plástico y pon en ella la masa. Ciérrala bien eliminando todo el aire, de forma que la masa quede lo más compacta posible. Después hazle un agujero en una de las puntas y ya está, una manga pastelera casera.

Engrasa una bandeja apropiada para hornear y pon sobre esta montoncitos de la masa, separados los unos de los otros, de esta manera no se pegarán cuando se estén horneando, ya que la masa tiende a expandirse debido a la mantequilla.

Cuando tengas todos tus montoncitos listos, lleva la bandeja al horno y déjalas cocer hasta que se doren. Este proceso no suele tardar mucho, aunque dependerá en gran medida del horno. Normalmente toma entre 13 y 15 minutos, así que lo mejor es que las vigiles.

Una vez hayan dorado, puedes retirarlas del horno y ponerlas a enfriar. Eso sí, debes ser muy cuidadoso con esto, pues las galletas son muy frágiles mientras están calientes y se rompen con extrema facilidad.

Cuando se hayan enfriado tus galletas ya se encontrarán listas para ser consumidas, o puedes simplemente guardarlas en un recipiente metálico a la espera del momento ideal para que las disfrutes.

Consejos adicionales

Cocina abuela

  • Puedes prescindir de la levadura si lo deseas.
  • Para esta receta lo ideal es que la mantequilla permanezca a temperatura ambiente.
  • El uso de la sal puede ser muy relativo, hay quienes pueden detectarla aunque se agregue solo un poco, así que dependerá de tu gusto y el de tus comensales el incorporarla o no.
  • Puedes ahorrar tiempo usando gotas de chocolate, en lugar de trocearlo de una barra grande. El usar la barra le dará a tu galleta un toque más rústico y casero, pero en cuestión de sabor da el mismo resultado.
  • Si no quieres usar la manga pastelera, puedes sacar las porciones usando una cuchara y haciendo bolitas de masa.
  • Lo ideal es dejar las galletas enfriando unos minutos sobre una bandeja y después de que hayan endurecido un poco, moverlas con una espátula a una rejilla.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar