Ganas frecuentes de orinar (Síndrome miccional) ¿A qué se debe?

El consumo excesivo de bebidas excitantes, como el café o la cola, puede producir una alteración que acabe afectando a nuestros riñones. Recuerda beber mucha agua para no deshidratarte

Seguro que te ha ocurrido alguna vez, días en los que no puedes dejar de ir al baño. Acabas de orinar y vuelves a tener ganas. ¿A qué se debe? Y más importante aún ¿Debemos preocuparnos? A continuación, te explicamos qué es el síndrome miccional.

Necesidad de orinar, ¿a qué se debe?

El síndrome miccional es una realidad muy común entre la población, y en especial entre las mujeres. Habitualmente, tener muchas ganas de orinar se debe ante todo a esos días en que bebemos más líquido de lo normal. Es algo positivo, porque así filtramos mejor los riñones y limpiamos toxinas de nuestro organismo.

Ahora bien, hay veces en las que sin haber consumido más líquido de lo habitual necesitamos ir continuamente al baño. Si debes levantarte varias veces durante la noche, lo que padeces es nicturia. Este caso es más común entre los hombres, en especial cuando se llega a cierta edad y se empiezan a tener problemas de próstata.

Lee también: Remedios naturales para los trastornos de la próstata

Pero en el caso de la mujer, el síndrome miccional va en periodos, y puede deberse a las siguientes dimensiones que, seguidamente, pasamos a reflejarte.

1. Beber demasiadas bebidas excitantes

Chicos bebiendo refrescos de cola

Puede que te sorprenda. Pero hay personas que toman no solo demasiado café, sino también excesivas bebidas excitantes, como marcas de cola o bebidas energéticas. No es conveniente ni saludable. Debemos recordar que la cantidad de orina diaria depende ante todo del equilibrio hidroelectrolítico del organismo.

Si consumimos demasiadas bebidas excitantes se produce una alteración y a largo plazo nuestros riñones acaban sufriendo este desequilibrio. No vale la pena, recuerda siempre no excederte con este tipo de líquidos.

2. Diabetes

No te asustes, es una de las causas, pero podemos descartarla de inmediato con una simple prueba. La diabetes tiene varios síntomas y entre ellos está también orinar frecuentemente, tendemos a deshidratarnos y a sufrir bajadas de potasio muy importantes.

Pero tranquilo, la diabetes se asocia también a otros síntomas como pueden ser la bajada de peso, sonmolencia, cansancio o desmayos.

El hecho de tener muchas ganas de orinar se debe básicamente al hecho de no tener insulina o no poder usarla correctamente. Disponemos a veces de demasiado azúcar en sangre y este va hacia la orina. Todo ello hace que tengamos más sed, y que a su vez, orinemos más.

Visita este artículo: Cómo diagnosticar la diabetes

3. Algunos medicamentos

En ocasiones, cuando seguimos algún tratamiento médico sentimos más inquietud en nuestra vejiga y muchas más ganas de orinar. Medicamentos como el Lorazepán suele tener estos efectos. Lee los efectos secundarios de la medicación que sigues y observa si te ocurre esto cuando sigues dicho tratamiento.

4. Trastornos debidos al estrés

La ansiedad y el estrés son estados comunes en algunos periodos de nuestra vida, hechos que alteran nuestro funcionamiento biológico. Sufrimos problemas estomacales e intestinales, nervios, mareos, diarrea… Y, sin lugar a dudas, tener una vejiga nerviosa es algo habitual en cuadros tan característicos de ansiedad.

Algo muy importante que nos advierten los médicos es que, si ves que esto mismo es lo que te está ocurriendo, recuerda llevar siempre una botellita de agua contigo. Cada vez que vayas al baño y orines, bebe un poquito de agua, así evitarás deshidratarte.

Te puede interesar: 7 sencillos remedios herbales para decirle adiós al estrés

5. Infecciones

Las infecciones son, sin duda, la causa más frecuente de esas continuas ganas de orinar. Una infección de los conductos urinarios, de la uretra, de la propia vejiga, del tejido renal o incluso de la vulva o la vagina, pueden hacer que padezcamos esta molestia.

En ocasiones sucede por problemas hormonales, por bacterias o también por estar baja de defensas. Es habitual y, sin lugar, a dudas la causa más común del síndrome miccional.

Siempre deberemos ponerlo en evidencia de nuestro médico para que nos de el tratamiento adecuado, porque será él quién nos diga qué tipo de organismo es el que ha ocasionado la infección y cuál será el medicamento adecuado para resolverlo.

A continuación, te damos unos sencillos consejos para seguir en casa y que pueden ayudar a prevenir y aliviar este problema.

Sencillos remedios para el síndrome miccional

Ajo para trtar el síndrome miccional

Nunca debemos olvidar que, tener ganas de orinar es el síntoma de una enfermedad o un alteración de nuestra salud. Así que lo primero es sabe a qué se debe para tratar el problema de raíz. ¿Es por el estrés, es una infección? Lo ideal es que reforcemos el tratamiento que nos den los médicos con estas sencillas pautas:

  • Cambia tu alimentación: evita comidas irritantes como vinagres, sazonados, café, chile, carnes rojas, chocolate, leche de vaca y derivados, harinas y azucares refinados. Incrementa tu consumo de vegetales.
  • Empieza tus mañanas con un una infusión de cola de caballo con unas gotas de limón.
  • Toma por la noche un diente de ajo tierno con un vaso de agua tibia. Es un antibiótico maravilloso.
  • Infusión de jengibre, es un buen antiinflamatorio que te será de gran ayuda.

Y junto a todo ello, no olvides beber abundante agua. Es importante para evitar que te deshidrates.