Ganglios del cuello inflamados

Edith Sánchez · 7 diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 2 diciembre, 2019
Lo más habitual es que los ganglios del cuello inflamados simplemente sean el resultado de una infección leve. Sin embargo, en algunos pocos casos también pueden ser el resultado de enfermedades más complejas y delicadas. Por eso, lo mejor es acudir al médico.

Los ganglios del cuello inflamados son un problema relativamente común. En la mayoría de los casos no deben ser motivo de preocupación, aunque también en un pequeño porcentaje podrían ser la manifestación de condiciones graves de salud.

La causa más común de los ganglios del cuello inflamados es una infección. Hay que recordar que todos los ganglios del cuerpo cumplen un papel fundamental en el combate de las infecciones. La inflamación sugiere que están cumpliendo con su rol.

En la mayoría de los casos, el problema de los ganglios del cuello inflamados se soluciona simplemente con el tiempo. Quizás, algunas compresas tibias en la zona afectada pueden ayudar, por ejemplo. De todas maneras, la evolución y el tratamiento de los mismos dependen de la causa que los haya producido.

La inflamación de los ganglios

La valoración médica en la inflamación de los ganglios es muy importante

Los ganglios son un conjunto de glándulas que forman parte del sistema linfático. Este a su vez es una red de vasos que se halla distribuida a lo largo de todo el cuerpo. Transporta la linfa, que es una sustancia líquida, la cual contiene glóbulos blancos, proteínas, sales y grasas.

Los ganglios están en diversas zonas del cuerpo como cuello, axilas, ingle, abdomen y tórax. En cada uno de ellos hay millones de unas células llamadas linfocitos, cuya función es destruir las sustancias extrañas y filtrar la linfa. Dicho de otro modo, los ganglios atrapan los microorganismos que pueden causarnos una infección.

Cuando los ganglios detectan una infección, aumentan la producción de glóbulos blancos. Son estos glóbulos los encargados de atacar al elemento extraño que afecta al organismo. Ese incremento hace que los ganglios aumenten su tamaño y se vean inflamados.

Ganglios del cuello inflamados

Los ganglios del cuello inflamados nos hablan, por lo general, de una infección en la zona de la garganta. Estos, como los demás ganglios, están conectados a una red compleja de vasos linfáticos y los linfocitos constituyen la primera línea de defensa del organismo contra las infecciones.

Los ganglios linfáticos se encuentran distribuidos en grupos en varias zonas del cuerpo. Los principales grupos de ganglios están rodeando la cabeza y el cuello. Los hay detrás y delante de las orejas, debajo de la barbilla, en el cuero cabelludo y sobre las clavículas.

Normalmente, un ganglio se inflama por algún proceso infeccioso que se produce cerca de donde este se ubica. Se estima que entre un 60 y un 80 % de los casos de ganglios del cuello inflamados corresponden a infecciones de garganta.

Causas de los ganglios del cuello inflamados

Niña en la cama con gripe

La inflamación de los ganglios del cuello, habitualmente, obedece a infecciones leves como resfriados, gripe o amigdalitis. Sin embargo, pese a que la causa parezca evidente por la presencia de alguna de esas condiciones de salud, siempre es mejor consultar con el médico para que ofrezca las indicaciones precisas del caso.

Las infecciones de oído son otra causa frecuente de los ganglios del cuello inflamados. En esos casos, los ganglios que se inflaman son los que están por detrás de las orejas, en la zona superior del cuello. Lo que se debe tratar no es el ganglio como tal, sino la infección de origen. Las heridas o las picaduras de insectos también pueden ser causa de la inflamación.

Quizá te interese: Principales causas de la infección de oído

Hay otras situaciones en las que la inflamación obedece a causas más graves. Enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, el VIH positivo o el lupus, también llevan a que los ganglios se inflamen. Así mismo ocurre con infecciones graves como tuberculosis, sífilis, toxoplasmosis, etc.

Los casos más graves de inflamación de ganglios tienen lugar por cáncer. El linfoma, o cáncer linfático, así como la leucemia y otros tipos de cáncer que han hecho metástasis hasta los ganglios, pueden hacer que estos se inflamen.

Lee también: Linfoma, un tipo de cáncer que puede tratarse con éxito si se detecta a tiempo

Otros datos a tener en cuenta

Cuando los ganglios se inflaman por una infección y esta última no se trata adecuadamente, es posible que aparezcan algunas complicaciones. A veces, puede formarse un absceso, que es una acumulación localizada de pus. En esos casos, se puede requerir un drenaje y/o el uso de antibióticos.

Cualquier infección puede evolucionar y convertirse en una sepsis, que es una infección muy severa en el torrente sanguíneo. Esto, a su vez, puede dar lugar a un fallo orgánica y causar la muerte. Esta condición requiere de hospitalización inmediata.

En términos generales, es conveniente acudir al médico cuando hay ganglios del cuello inflamados, o también cuando estos se inflaman en otras zonas del cuerpo. Si surgen sin motivo aparente, son muy duros, aumentan de tamaño o van acompañados de fiebre y sudores nocturnos, la consulta es inapelable.

  • San Román, J., Dovasio, F., Llera, J., Kreindel, T., & Kucharzcyk, M. (2007). Masa palpable en cuello. Archivos argentinos de pediatría, 105(5), 461-465.
  • Moreira, C. (2015). Sistema Linfático. Revista de Ciência Elementar. https://doi.org/10.24927/rce2015.151
  • Gallegos-Hernández, J. F. (2007). El ganglio centinela. Concepto y aplicaciones prácticas en oncología. Revista Mexicana de Anestesiología.