Garganta y boca secas: ¿cómo evitarlas?

Para aliviar la garganta y la boca secas debemos consumir entre 1,5 y 2 litros de agua al día. Hay determinados remedios, como la infusión de manzanilla, que también pueden ayudarnos

La sensación de garganta y boca secas está causada (en la mayoría de los pacientes) por una disminución en la producción o en la composición química de la saliva.

El nombre científico que recibe esta condición es “xerostomía” y hablaremos más sobre ella en el siguiente artículo.

¿Por qué tengo la garganta y boca secas?

La sensación de sequedad bucal afecta principalmente a las personas mayores de 55 años que consumen fármacos con efectos xerostomizantes. Sin embargo se puede sufrir a cualquier edad y por otros motivos.

La xerostomía suele ser sinónimo de problemas bucales. Cuando no tenemos la suficiente cantidad de saliva no podemos masticar y tragar bien los alimentos.

Si esta condición se mantiene en el tiempo provoca enrojecimiento y sequedad en la lengua, fisuras en los labios y pérdida de sabor en la comida. Otros síntomas asociados a la garganta y boca secas son candiadisis, halitosis y aftas bucales.

La saliva brinda muchos beneficios para el organismo. Por ejemplo, al contener sustancias antimicrobianas evita la aparición de infecciones y caries.

Además, lubrica la cavidad oral, repara los tejidos y limpia las encías. Como si no fuese suficiente, regula el pH de la boca tras la comida.

Un adulto normalmente produce entre 1,5 y 2 litros de saliva al día. Con esta cantidad se puede hablar, saborear la comida, tragar, digerir los alimentos y limpiar la boca.

La sequedad aumenta la placa bacteriana y los riesgos de padecer enfermedades periodontales.

Visita este artículo: Calma el dolor de garganta con este remedio antibiótico de ajo, pimienta y miel

¿Qué produce la garganta y boca secas?

Qué produce la garganta y boca secas

La boca seca puede aparecer por algo temporal como el estrés, la ansiedad o los nervios, así como también por sufrir diabetes, no beber suficiente agua, etc.

Los principales desencadenantes de la xerostomía son:

  • Consumo de medicamentos descongestionantes o antihistamínicos
  • Deshidratación
  • Ingesta excesiva de alcohol
  • Fumar
  • Menopausia
  • Enfermedades del sistema inmunitario
  • Artritis
  • Diabetes
  • Alzhéimer
  • Quimioterapia o tratamientos oncológicos

Remedios caseros para la garganta y boca secas

Si estás sufriendo este problema te recomendamos que cambies algunos hábitos. Por ejemplo, evita las bebidas azucaradas, el té y el café, ya que resecan mucho la boca.

Puedes también mascar chicle o comer caramelos (siempre y cuando sean sin azúcar) para incentivar la producción de saliva.

A su vez, te aconsejamos que reduzcas la ingesta de alimentos salados o picantes porque pueden agravar el problema.

Es fundamental mantener una correcta higiene bucal, cepillarse los dientes después de las comidas y usar hilo dental.

Otros consejos útiles para evitar la garganta y boca secas:

  • Beber agua con frecuencia (2 litros al día como mínimo).
  • Usar un humidificador en la habitación (para que la boca no se seque por las noches).
  • No usar enjuagues bucales con alcohol.
  • No cepillarse los dientes con dentífricos que contengan laurisulfato de sodio.

Existen dos tipos de xerostomía:

  • Reversible: El tratamiento se enfoca en eliminar el factor que la produce.
  • Irreversible: En este caso el objetivo es reducir los síntomas de sequedad.

Para ambas podemos usar los siguientes remedios caseros:

1. Vinagre de manzana

Por su sabor ácido estimula la producción de saliva. No hace falta tragar el vinagre sino que basta simplemente con dejarlo unos segundos en la boca.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de vinagre (10 g)

Preparación

  • En un vaso de agua echa el vinagre y mezcla bien.
  • Haz gárgaras, sin tragar el líquido.

2. Chile

Chiles

Esta especia muy picante que se usa principalmente en la comida mexicana activa las glándulas salivales.

  • Agrega una pizca en la ensalada, las pastas o el arroz.

3. Limón

Actúa de manera similar que el vinagre, ya que permite la salivación. Si no tienes limón puedes usar lima.

Ingredientes

  • 1 limón o lima
  • 4 tazas de agua (1 litro)

Preparación

  • Exprime el limón y mézclalo con el agua.
  • Si lo deseas puedes añadir cubitos de hielo.
  • Bebe a lo largo del día, lo más frío posible.

Lee también: 5 tratamientos cosméticos que puedes preparar con limón

4. Polo o helado de hielo

También puede ser un cubito de hielo. Es un remedio muy simple que activa las glándulas salivares y proporciona humedad al instante.

Si eliges el helado, que sea sin azúcar.

5. Hinojo

infusion-de-hinojo

Las semillas de hinojo no solo sirven para limpiar la boca, sino que también aumentan la producción de saliva.

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 puñado de semillas de hinojo

Preparación

  • En un cazo coloca el agua y las semillas.
  • Cocina por unos minutos y, cuando rompa el hervor, calienta 5 minutos más.
  • Deja actuar que repose durante 15 minutos.
  • Cuela y bebe una vez que esté a temperatura ambiente, dos veces al día.

7. Bicarbonato

Este enjuague bucal casero evitará que uses aquellos que contienen sustancias que reducen la producción de saliva.

Ingredientes

  • ½ cucharada de sal (5 g)
  • ½ cucharada de bicarbonato de sodio (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • En un recipiente coloca la sal y el bicarbonato.
  • Agrega de a poco el agua y mezcla bien.
  • Enjuaga la boca, sin tragar el líquido.

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar