Gárgaras de bicarbonato y agua, perfectas para curar y limpiar la garganta

Las gárgaras de bicarbonato son una gran solución para combatir el dolor de garganta en situaciones como los resfriados comunes.

La realización de gárgaras de bicarbonato es un buen complemento a la hora de llevar a cabo la limpieza bucal diaria. Los beneficios que nos pueden aportar las gárgaras de bicarbonato a la hora de limpiarnos los dientes es que eliminan la placa en los dientes y nos garantiza obtener un aliento fresco.

Por otro lado, realizar gárgaras de bicarbonato puede ser beneficioso para aliviar tanto los síntomas de un resfriado como el dolor de garganta.

A lo largo del artículo se explicarán algunas propiedades y beneficios del bicarbonato de sodio, sobre todo, cuando se usa como enjuague bucal y cómo es el mecanismo que hace limpiar y mantener sana nuestra garganta.

¿Qué es el bicarbonato de sodio?

El bicarbonato de sodio es una sal formada por hidróxido sódico derivada del ácido carbónico, la cual contribuye al equilibrio ácido y base del organismo. La fórmula química con la que se representa al bicarbonato de sodio o hidrogenocarbonato de sodio es: NaHCO3.

Se trata de un polvo blanquecino que crea una reacción alcalina al contacto con el agua para luego disolverse completamente. Además, es una sustancia fácil de encontrar en cualquier tipo de supermercado.

Una de sus ventajas es que no resulta tóxico al ingerirlo, razón por la que se usa como polvo para hornear en la elaboración de diversos postres. A parte de la elaboración de postres, el bicarbonato sódico tiene muchos otros y variados usos.

Entre sus usos, podemos mencionar que es  un gran aliado para mantener la higiene bucal. Por ello, hacer gárgaras de bicarbonato resulta ser un método práctico para  blanquear los dientes de manera natural, así como para elaborar una pasta dental casera.

Además, gracias a sus componentes, otorga un aliento fresco y previene y ayuda a eliminar la presencia de sarro y de caries. 

También te puede interesar: Usos alternativos de la pasta de dientes que te gustará conocer

Beneficios de las gárgaras de bicarbonato

dolor-de-garganta

Una buena opción para remediar los típicos resfriados que cursan con una sensación de tener la garganta rasposa resultando hasta doloroso ingerir cualquier tipo de alimento o bebida es hacer gárgaras de bicarbonato sódico y agua. Se trata de un remedio casero sencillo, económico y eficaz.

Ingredientes

  • 1 taza de agua templada
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio

¿Cómo hacemos las gárgaras de bicarbonato?

  • En la taza de agua caliente agregamos la cucharadita de bicarbonato sódico, procedemos a remover muy bien hasta que el bicarbonato este completamente disuelto.
  • Damos sorbos pequeños y mantenemos la mezcla en la garganta, lo más profundo que se pueda, para comenzar con las gárgaras por aproximadamente treinta segundos.
  • Terminamos por escupir la mezcla ya que no hay necesidad de tragarla ya que puede ser malo para la salud.
  • Se recomienda repetir el mismo procedimiento hasta acabar con el contenido de la taza.

Los efectos del bicarbonato en combinación con el agua, que no debe estar fría, pero tampoco muy caliente, ayudarán a desinflamar la garganta además de que limpiar la zona de gérmenes, bacterias y mucosidad.

No solo se aliviarán el dolor de garganta , sino que, también ayudarán a su cuerpo a recuperarse más rápido. En el caso de que las molestias persistan, resulta útil repetir este procedimiento de dos a tres veces al día.

Por otra parte, la mezcla de bicarbonato y el limón también puede aliviar las molestias en la garganta y mantener un aliento refrescante.

Lee también: Tratamiento para la amigdalitis aguda

Precauciones al usar el bicarbonato de sodio

bicarbonato

Sin embargo, nunca hay que olvidar que el bicarbonato sódico también puede presentar efectos secundarios en el organismo. Sobre todo, cuando nos tragamos esta sustancia.

Los efectos secundarios del bicarbonato de sodio son poco probables, pero nunca está de más conocerlos. Algunos de ellos son:

  • Náuseas y vómitos.
  • Acidez estomacal y flatulencias.
  • Debilidad muscular.
  • Ansiedad.
  • Dificultad respiratoria.

Por lo tanto, es importante consultar con un médico que indique la cantidad y el uso adecuado del bicarbonato para nuestro cuerpo, con el fin de evitar complicaciones.

  • Buronzo, A. (2011). Las increíbles propiedades del bicarbonato de sodio. Obelisco.