Garrafas de vino vintage: recomendaciones para usar este recurso decorativo de moda

¿Sabías que estas garrafas de vino también se conocen como 'damajuanas'? Te contamos qué puedes hacer con tus antiguas garrafas de vidrio para decorar de manera muy original tu hogar. 

En cuestiones de decoración no encontramos límites. Podemos coger cualquier tipo de artículo de nuestra casa, modificarlo, darle nuestro toque personal y convertirlo en algo maravilloso como elemento decorativo. Por ejemplo, las viejas garrafas de vino.

Seguramente hayas visto muchas casas con garrafas de vino antiguas convertidas en jarrones o floreros. A este tipo de botella se le conoce también como damajuana. Así, dependiendo de dónde te encuentres, se puede llamar garrafa de vino o damajuana.

Damajuana, ¿qué es?

Corchos-de-vino-en-damajuana

Como damajuana se le conoce a un recipiente usado para guardar y almacenar líquidos. Tiene forma de garrafa y suele ser de vidrio o de loza. Tiene un cuello fino, es redonda y de un tamaño considerable. Se pueden encontrar garrafas de vino con capacidad para albergar de 2 a 40 litros.

Tradicionalmente, solían llevar un recubrimiento de mimbre. No obstante, actualmente las encontramos con muchos otros materiales. Generalmente las plastifican porque así son más estables y se favorece su correcto transporte.

A nivel decorativo, las garrafas de vino o damajuanas que más vemos son las de vidrio. Estas unas piezas ideales para decorar cualquier rincón de nuestra casa.

Historia de la damajuana

El nombre nos llama mucho la atención y queremos compartir contigo por qué se le denomina así a este elemento.
Encontramos distintas leyendas argumentando el porqué y hay dos que queremos contarte:

  1. En primer lugar, se vincula el nombre con el término ‘dame-jeanne‘, surgido de una anécdota de la reina Juana I de Nápoles, quien en un día de tormenta y lluvia acabó refugiándose en un taller de vidrio. Interesada quiso probar a hacer una botella y de tanto soplar consiguió una garrafa de vidrio de 10 litros.
  2. En segundo lugar, en el pueblo de Tijuana, un vidriero dejó a su mujer, una tal Juana de los Milagros González. Ella, bajita y regordeta, se acercaba todos los días al mercado para comprar vino con una garrafa de esas características. El tendero, empezó a denominarla ‘la botella de la Dama Juana’, haciendo alusión al físico de la mujer.

También te puede interesar: 4 ideas para decorar la terraza con un estilo romántico

Garrafas-de-vino-de-damajuana

Garrafas de vino como elementos decorativos

Como puedes comprobar, este es un objeto con historia. Por ello, queremos contarte cuáles son las mejores opciones que nos pueden dar estas garrafas o damajuanas.

Existen de diferentes colores, materiales y tamaños. Tienen cabida en casi cualquier estilo de decoración, desde estilos modernos hasta los minimalistas o rústicos.

Garrafas como detalles decorativos

Son piezas únicas, normalmente de gran tamaño y de por sí muy atractivas para usar en decoración. El color del vidrio puede ser transparente, azulado o verdoso.

Estos recipientes le darán a cualquier sitio, ese toque vintage tan distinguido y demandado. Resultan ideales para colocar en lugares donde le incidan los rayos del sol. Así verás como crean espacios de ensueño.

Como almacenaje
Damajuana-con-recubrimiento-de-mimbre

No sólo podemos tener estos recipientes en una esquina. Los puedes usar para almacenar líquidos, vino, mezclar cualquier bebida para el verano o utilizarla para guardar añadir encurtidos, como por ejemplo, aceitunas.

Son un recipiente muy bueno y con larga vida útil, porque el material es resistente y de calidad.
Siempre es preferible utilizar recipientes de vidrio más que los “tupper” o las botellas de plástico.

Por lo tanto, se puede decir que se trata de un producto ecológico.

Como centro de mesa

Puedes colocarlo en una gran mesa de madera para conseguir un centro fantástico para tu comedor. Decóralas o déjalas al natural.

Lee también: 6 candelabros reciclados que te gustará hacer

Como jarrones y floreros

Si cuentas con una garrafa de vino antigua, puedes colocarla y darle a tu casa un toque de color con un buen ramo de flores. También puedes añadir agua en el interior y utilizarlo como base para las plantas.

Como lámparas rústicas

Puedes transformar las garrafas de vino en fantásticas lámparas. Necesitarás realizar la instalación y colocar un casquillo apto en la apertura.

Si no te convence la tarea, también puedes iluminarlas con guirnaldas de luces LED. De esta forma, se creará la sensación de que hay estrellas o luciérnagas en el interior. Puedes decorar así tu salón, dormitorio o jardín.

El vidrio de estas garrafas es fuerte, grueso y con marcas. Estas le dan toque único y vintage.
Pregunta a algún familiar si tiene alguna damajuana olvidada en su patio y utilízala de manera creativa para decorar tu casa.

Si tienes la suerte de encontrarte con una garrafa de vino antigua no tienes excusa para no usarla. De esta manera le darás un toque personal a tu hogar.