Gastritis en el embarazo: ¿qué puedo tomar?

07 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Elisa Martin Cano
Para aliviar la gastritis en el embarazo es importante cuidar los hábitos alimentarios y evitar el consumo de alimentos irritantes o picantes. Asimismo, es primordial evitar la automedicación. ¿Por qué razón?
 

La gastritis en el embarazo, al igual que en cualquier otra mujer que no esté gestando, es relativamente frecuente. Sin embargo, su tratamiento requiere más precaución, ya que no todos los medicamentos que se utilizan para su control son aptos para la embarazada.

Existe un gran número de fármacos que están contraindicados durante esta etapa, ya que pueden afectar al desarrollo del bebé. Además, muchos otros aún no han sido estudiados lo suficiente y, por tanto, se desconoce su efecto sobre el feto.

Por lo anterior, siempre que se quieran manejar los síntomas de esta condición hay que tener especial cuidado. A continuación, detallamos de forma breve cómo manejarlo en caso de estar en el periodo de gestación.

¿En qué consiste la gastritis en el embarazo?

El término gastritis hace referencia a la inflamación de la mucosa que recubre el estómago. En realidad, esta situación se puede producir por numerosas enfermedades subyacentes. Por ejemplo, a raíz de una infección o por ciertos medicamentos que irritan el estómago.

 

Cuando ocurre durante los primeros meses del embarazo, sus síntomas tienden a confundirse con los que se dan en esta etapa. Así, es posible experimentar náuseas, vómitos, sensación de plenitud y ardor en la parte superior del estómago.

En la mayoría de los casos, el episodio se da producto de una infección. En particular, la bacteria denominada Helicobacter pylori es la que está detrás de este problema. Sin embargo, cabe destacar que esta bacteria está presente en gran parte de la población, pero solo un porcentaje bajo desarrollan gastritis.

Entre tanto, los medicamentos asociados al desarrollo de esta afección, tanto en el embarazo como en condiciones normales, son los analgésicos. Algunos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno, presentan un riesgo alto de producirla. Lo mismo sucede con la aspirina.

¿En qué consiste la gastritis en el embarazo?
Si la gastritis ocurre en los primeros meses del embarazo, es posible confundir los síntomas con los propios de la gestación.
 

Quizá te interese: Gastritis nerviosa: causas, síntomas y remedios caseros para calmarla

¿Qué tratamientos existen para la gastritis en el embarazo?

Antes de comenzar a hablar del tratamiento médico, conviene señalar que hay algunas opciones para aliviar los síntomas de la gastritis en el embarazo. Son una serie de medidas sencillas que no conllevan ningún riesgo.

  • En primer lugar, se deben evitar los alimentos irritantes. Por ejemplo, las comidas picantes o muy abundantes en grasas, como los fritos. Además, lo ideal es realizar comidas más pequeñas y de manera más frecuente. Así la digestión no será tan pesada.
  • El alcohol es otro factor de riesgo para desarrollar gastritis. Además, debemos recordar que esta sustancia está contraindicada en el embarazo. Por lo tanto, es esencial dejar de beber.
  • Lo mismo ocurre con los analgésicos. Se recomienda consultar siempre con el médico antes de tomar algún tipo de analgésico en esta etapa. En caso de que sea necesario, lo ideal es sustituir cualquier analgésico por el paracetamol.
 

Podría gustarte: Los riesgos de fumar en el embarazo

Tratamiento habitual de la gastritis

Hay varios tratamientos disponibles para controlar la gastritis en etapas ajenas al embarazo. En primer lugar, si todo apunta a que la causa es una infección por Helicobacter pylori, se pauta un tratamiento con antibióticos.

Por otra parte, es frecuente que se empleen inhibidores de la bomba de protones. Son medicamentos que reducen la producción de ácido en el estómago, por lo que ayudan a aliviar los síntomas. Algunos ejemplos son el omeprazol o el lansoprazol.

Lo mismo sucede con los antihistamínicos H2; reducen la producción de ácido, aunque su mecanismo de acción es diferente a los anteriores. En este grupo encontramos la cimetidina.

Tratamiento de la gastritis en el embarazo

Tratamiento de la gastritis en el embarazo
La automedicación en la gestación es peligrosa para la salud del feto. Por eso, siempre es mejor consultar al médico.
 

Muchos de los medicamentos que acabamos de señalar, están contraindicados en el embarazo. En primer lugar, el omeprazol ha demostrado ser teratógeno en animales. Esto quiere decir que existe un riesgo importante de que provoque malformaciones en el feto.

Sin embargo, aún no ha sido demostrado. Además, tampoco existe evidencia científica de que esto suceda con todos los inhibidores de protones. Aún así, debido a que el riesgo es elevado, se deben evitar en la gastritis en el embarazo.

Con los antihistamínicos H2 sucede algo similar. Por eso, lo que se recomienda en esta situación son los antiácidos, como las sales de aluminio o el magnesio. Lo cierto es que la gastritis suele ser una patología leve y autolimitada, por lo que no tiene por qué ser estrictamente necesario tratarla.

En cualquier caso, lo mejor es pautar con el médico un tratamiento, sin caer en la automedicación. Hay que recordar que cualquier sustancia indebida puede detonar efectos negativos en el desarrollo del bebé. Por eso, se deben seguir al pie de la letra las indicaciones del profesional.

 
  • Gomes CF, Sousa M, Lourenço I, Martins D, Torres J. Gastrointestinal diseases during pregnancy: what does the gastroenterologist need to know?. Ann Gastroenterol. 2018;31(4):385-394. doi:10.20524/aog.2018.0264
  • Sinha M, Gautam L, Shukla PK, Kaur P, Sharma S, Singh TP. Current perspectives in NSAID-induced gastropathy. Mediators Inflamm. 2013;2013:258209. doi:10.1155/2013/258209
  • Hołubiuk Ł, Imiela J. Diet and Helicobacter pylori infection. Prz Gastroenterol. 2016;11(3):150-154. doi:10.5114/pg.2016.61487
  • Pasternak, B., & Hviid, A. (2010). Use of proton-pump inhibitors in early pregnancy and the risk of birth defects. New England Journal of Medicine, 363(22), 2114–2123. https://doi.org/10.1056/NEJMoa1002689
  • Merlob, P., & Stahl, B. (2002). Classification of drugs for teratogenic risk: An anachronistic way of counseling [5]. Teratology. https://doi.org/10.1002/tera.10069
  • Rodríguez-Pinilla, E., & Martínez-Frías, M. L. (2010). Tratamiento farmacológico de la mujer embarazada: fármacos contraindicados durante la gestación. Semergen, 36(10), 579–585. https://doi.org/10.1016/j.semerg.2010.09.003
  • Goderska K, Agudo Pena S, Alarcon T. Helicobacter pylori treatment: antibiotics or probiotics. Appl Microbiol Biotechnol. 2018;102(1):1-7. doi:10.1007/s00253-017-8535-7
  • Suzuki M, Suzuki H, Hibi T. Proton pump inhibitors and gastritis. J Clin Biochem Nutr. 2008;42(2):71-75. doi:10.3164/jcbn.2008012
  • Nugent CC, Falkson SR, Terrell JM. H2 Blockers. [Updated 2020 Mar 25]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK525994/