Gastrosquisis en recién nacidos

23 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
La gastrosquisis es una afección potencialmente mortal. Necesita tratamiento lo más pronto posible después del nacimiento con el fin de que los órganos del bebé se puedan desarrollar.
 

La gastrosquisis es una de las malformaciones congénitas más frecuentes. Sin embargo, a su vez, es desconocida por la mayor parte de la población. Esta malformación tiene lugar cuando los músculos de la pared abdominal del bebé no se forman correctamente al inicio del embarazo.

De esta forma, se crea un orificio por el cual salen los intestinos y otros órganos del pequeño. Por lo general, es hacia el lado derecho del ombligo. Debido a que los intestinos están expuestos al liquido amniótico, se pueden irritar, por esta razón, se pueden acortar, hinchar o retorcer.

Nada más nacer, el recién nacido precisará cirugía para colocar los órganos en el interior, así como para reparar la pared abdominal. A pesar de la cirugía, los bebés que tienen gastrosquisis pueden tener problemas con la alimentación, la digestión y absorción de nutrientes.

Causas y factores de riesgo de la gastrosquisis

Algunos de los casos de gastrosquisis se deben a cambios en los genes, como señala este estudio publicado en el American Journal of Medical Genetics Part A, aunque en otras ocasiones puede tener su origen en la combinación de factores genéticos y factores relacionados con la madre durante el embarazo. En cuanto a los factores que aumentan el riesgo de tener un bebé con gastrosquisis son:

  • Ser madre a temprana edad: las madres adolescentes tienen más probabilidades de tener un bebe con gastrosquisis que las de mayor edad.
  • Consumo de tabaco y alcohol: las mujeres fumadoras y que consumen alcohol presentan mayor riesgo de tener bebés con gastrosquisis.
 

Todo ello se evidencia en esta información de Centers for Disease Control and Prevention (CDC).

Lee también: Factores de riesgo durante el embarazo

Diagnóstico y tratamiento

gastrosquisis
El diagnóstico de la gastroquisis en recién nacidos puede darse antes del nacimiento. Para ello, la mujer gestante debe hacerse pruebas de detección de malformaciones.

El diagnóstico puede ser previo al nacimiento o tan pronto nace el bebé. Durante el embarazo, se realizan pruebas de detección de malformaciones, por lo que, con análisis específicos se puede detectar. Además, se observa en una ecografía.

En cuanto al tratamiento, la gastrosquisis es una afección potencialmente mortal. Necesita tratamiento lo más pronto posible después del nacimiento con el fin de que los órganos del bebé se puedan desarrollar y estén protegidos dentro del abdomen.

En el caso de que el defecto sea pequeño se reparará en una sola intervención. Sin embargo, si se trata de un defecto grande en el que muchos órganos se salen, la reparación puede hacerse por etapas, como señala este trabajo de investigación publicado en la revista Surgical technology international. Una vez realizada la cirugía, el bebé pasa a la unidad de cuidados intensivos para neonatos.

Riesgos de la cirugía

Los riesgos de la anestesia y la cirugía general son

 

En cuanto a los riesgos que conlleva la reparación de la gastrosquisis son

  • Problemas respiratorios: pueden aparecer si el espacio abdominal del bebé es mas pequeño de lo normal. El recién nacido puede necesitar un tubo respiratorio y un aspirador durante unos días o semanas después de la cirugía.
  • Inflamación del tejido que recubre la pared abdominal.
  • Lesión a órganos.
  • Parálisis temporal del intestino delgado.
  • Hernia de la pared abdominal.

También te puede interesar: Enfermedades del recién nacido que se tratan con cirugía

Tratamientos complementarios

Bebé con gastrosquisis
Además de la cirugía de reparación de la gastrosquisis, el recién nacido requiere nutrición por sonda nasogástrica y líquidos y nutrientes vía intravenosos.

Además de la cirugía, los bebés con gastrosquisis, a menudo, necesitan también otros tratamientos, como:

  • Nutrición por sonda nasogástrica puesta en la nariz para vaciar el estómago y mantenerlo así.
  • Líquidos y nutrientes a través de una vena.
  • Oxígeno.
  • Antibióticos para prevenir infecciones.
  • Analgésicos.

La alimentación empieza por sonda nasogástrica tan pronto como se reanuda la función intestinal del bebé después de la cirugía. Sin embargo, la alimentación por vía oral se hará muy lentamente, de forma paulatina. El alta medica suele darse en un plazo comprendido entre los 15 y 25 días posteriores al ingreso.

 

Prevención de la gastrosquisis

La prevención consiste en tener un cuidado prenatal adecuado con hábitos saludables y acudiendo a las consultas necesarias para prevenir complicaciones. Una vez hecho el diagnóstico, se necesita atención especializada y un seguimiento adecuado.

En estos casos, la ecografía juega un papel destacado. Es recomendable el control ecográfico semanal a partir de las 30 semanas de gestación.

Por lo general, los recién nacidos con gastrosquisis son de peso bajo, y entre un 10 y un 20 % tienen malformaciones intestinales. No obstante, el grado de sufrimiento intestinal determinará, en gran parte, el pronóstico de estos pequeños.

No obstante, en los últimos años, la supervivencia ha mejorado de forma notable. Esto se debe a la detección precoz y a la aplicación de protocolos de seguimiento prenatal, así como los cuidados intensivos apropiados.