Gazpacho de espárragos verdes: sabrosa receta vegetariana

El gazpacho de espárragos verdes no solo es una receta deliciosa y diferente, sino que también es muy adecuada para depurar el organismo, debido a las propiedades diuréticas de su ingrediente principal.

Lo genial acerca de las recetas vegetarianas es que te brindan la oportunidad de poder sacar el mejor provecho a los ingredientes. Además, también son un reto para la imaginación al momento de cocinar. Por este motivo hoy aprenderás a hacer un gazpacho de espárragos verdes desde tu casa.

Así tal cual como lo estás leyendo, el gazpacho de toda la vida pero con lo mejor de los espárragos trigueros, que si bien recuerdas, aportan un beneficio insospechado para tu organismo: ¡son depurativos! Y, por si fuera poco, también te ayudan a perder esos kilos de más.

Además, como crema fría, el gazpacho de espárragos verdes es excelente para consumirlo como un almuerzo ligero pero cargado en proteínas. Esto se debe en gran medida a los elementos presentes dentro de la receta; en especial al caldo, que contiene muchas vitaminas y pocas calorías.

Ahora bien, ¿qué hace especial esta preparación? Sencillamente que la puedes tener lista en pocos minutos y es tan tradicional como el pan. Cabe destacar que si te encuentras fuera del territorio español quizás te parezca un poco raro todo esto, (y es normal) pero este platillo es típico de ese país.

En ocasiones suele acompañarse con rebanadas de pan y se come generalmente a temperatura ambiente. De ahí el término de “crema fría” o “sopa fría”. Lo cierto es que es tan delicioso que, sin importar desde dónde nos estés leyendo, le encontrarás el gusto con cada bocado que pruebes.

Además, no tiene demasiadas complicaciones, y tranquilamente lo puedes tener listo en menos de 30 minutos Es muy sencilla de hacer y, además, con un aporte nutritivo y delicioso para tu salud. No obstante, existe un diferencia marcada con el tradicional gazpacho andaluz. Es decir, esta versión es una adaptación para aquellas personas que practican el vegetarianismo. Hay algunos cambios sustanciales con respecto a la original:

  • Esta receta no lleva rastro de tomate.
  • Tampoco incluye pepino ni pimientos de ningún tipo.

También podrás añadirle algunos trozos de pan de hogaza o el que mejor prefieras y se adapte a tu ética y cultura gastronómica. Sin embargo, lo que sí se mantiene es el sabor de los ingredientes que hacen a este gazpacho de espárragos verdes tan especial y saludable.

Receta de gazpacho de espárragos verdes

¿Por qué espárragos? ¿Qué aportan a la salud?

Los espárragos pertenecen al grupo de plantas denominadas “herbáceas”, por lo tanto, son una verdura. Pero no te confundas: no se trata de cualquier tipo de vegetal más. De hecho la clase específica que usarás para esta receta son muy conocidos y tienen implicaciones importantes para la salud del cuerpo.

Los espárragos trigueros son los sustitutos del tomate en esta preparación porque ayudan a tu organismo a limpiar las impurezas acumuladas. Además, permite que el sabor del vegetal no interfiera con el caldo o los demás ingredientes.

Descubre: Los beneficios de tomar gazpacho en verano

Ingredientes

  • 1 manojo espárragos trigueros (180 g)
  • 1 huevo cocido
  • 2 dientes de ajo sin piel
  • 1 cucharada de vino blanco (15 ml)
  • 2 tazas de agua filtrada (500 ml)
  • 1 patata grande o 2 medianas (180 g)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen (30 ml)
  • 2 cucharadas de vinagre de Jerez (30 ml)
  • 1 cucharada de sal marina (15 g)

Lee este artículo: Beneficios y recetas con espárragos

Preparación

  1.  Comienza limpiando muy bien los espárragos. Recuerda que estos en ocasiones vienen llenos de tierra y debes removerla lo mejor posible.
  2. Ahora, procederás a cortarlos finamente y reservarlos. No deseches las puntas.
  3. A continuación, añade unas gotas de aceite de oliva en una sartén y, cuando esté caliente, saltea un poco los espárragos hasta que desprendan aroma.
  4. Después de que los hayas pasado por el sartén, llévalos a un vaso de licuadora y añade también el ajo, el vino y el agua.
  5. Procesa durante unos minutos hasta tener una crema más o menos homogénea. Pásala por un colador y ahí notarás cómo quedan las hebras de los espárragos.
  6. Seguidamente, añade la yema del huevo cocido, junto con la sal y el vinagre de Jerez, y vuelve a batir. Esta vez irás vertiendo de poco las cucharadas de aceite. Guarda después en el refrigerador.
  7. Casi para terminar, pela y corta las patatas y pásalas por la sartén para freírlas. Una vez fritas, agrega las puntas de los espárragos que habías guardado y las sofríes también.
  8. Finalmente, corta en dados la clara del huevo duro para combinarla en una guarnición que puedes acompañar con el gazpacho de espárragos verdes.

Si deseas adaptar esta receta para hacerla vegana, basta con prescindir del huevo. ¡Buen provecho!