Gel casero refrescante para piernas cansadas

Al combinar el aloe vera con los aceites esenciales podremos obtener todos sus beneficios y aprovecharnos de sus propiedades hidratantes, tonificantes o antiinflamatorias con un único producto

¿Sufres a menudo de piernas cansadas? Nuestra vida diaria a menudo nos obliga a pasar mucho tiempo de pie, a mantener posturas donde dificultamos la correcta circulación de las piernas, hechos cotidianos que suelen originar esta común dolencia. ¿Cómo ponerle solución? No te preocupes, desde nuestro espacio te animamos a que elabores tu propio gel. Te encantará.

Piernas cansadas: la dolencia más común

Circulacion en las piernas

Seguro que te ocurre muy a menudo. Se trata de una realidad muy común entre las mujeres. Llegar a casa, quitarnos los zapatos y sentir una presión dolorosa, un hormigueo incómodo que no sabemos cómo resolver. Pero ¿cuáles son las causas de que tengamos las piernas cansadas?

  • Malas posturas mantenidas durante mucho tiempo.
  • El sedentarismo, o incluso estar largas horas de pie por razones laborales.
  • Una dieta incorrecta que impide la correcta circulación de sangre por nuestras venas.
  • En ocasiones, la presencia de varices ocasiona también esta dolencia. La sangre no fluye correctamente, se hinchan y aparece esta presión y esta sensación de cansancio.
  • La mayoría de dolencias asociadas a las piernas, suelen tener un componente genético. Es habitual que si nuestras madres por ejemplo padecen de varices o piernas cansadas, también nosotras lo terminemos sufriendo. Pero ojo, tanto las piernas cansadas como las varices no son exclusivas únicamente de las mujeres. También los hombres lo padecen.

Gel casero para piernas cansadas

Aloe vera-anticancerigeno

El gel que te vamos a presentar es muy sencillo de realizar. Su base esencial es el aloe vera. Ya conoces los múltiples beneficios de la savia de esta planta especial: es cicatrizante, favorece la circulación, es hidratante… un remedio de la naturaleza apta para todos. Toma nota de los ingredientes que necesitamos.

1. ¿Qué necesito?

  • 2 Cucharadas de gel de Aloe Vera
  • 5 gotas de aceite esencial de menta
  • 5 gotas de aceite esencial de ciprés
  • 5 gotas de aceite esencial de limón

-El Aloe Vera o sábila es fácil de conseguir. Respecto a los aceites esenciales puedes encontrarlos en cualquier tienda natural, herboristería e incluso en perfumerías especializadas. Son muy comunes y como disponen de muchas aplicaciones te será fácil dar con ellas. Veamos las propiedades de los aceites.

-Aceite de menta: refrescante, tonificante. Sus principales propiedades son la descongestión y el actuar como remedio anti-inflamatorio a la vez que analgésico. Encontrarás gran alivio.

-El aceite esencial de Ciprés es tonificante y desintoxicante, se utiliza sobre todo para rebajar poco a poco la celulitis y la falta de firmeza. Es un remedio magnífico par favorecer un drenaje linfático que te servirá de gran alivio para tus piernas cansadas.

-¿Y qué hay del aceite de limón? Es un aliado esencial para muchas dolencias, pero en este caso lo que nos interesa sobre todo son sus principios anti-inflamatorias y favorecedores de la activación de nuestra circulación Es maravilloso.

2. ¿Cómo lo preparo?

aloe vera para la piel

  • Es muy fácil. Verás, lo primero que deberás tener preparado es un recipiente redondito y de cristal donde guardaremos este gel para nuestras piernas cansadas. Este gel lo preparemos el día anterior y lo dejaremos toda la noche en el refrigerador para tenerlo listo.
  • ¿Tienes aloe en casa? Excelente, abre una de sus hojas y extrae con una cuchara el gel del interior. Es decir, su savia traslúcida. Necesitaremos dos cucharadas. Una vez las tengas listas, ponlas dentro del frasco de cristal.
  • Ahora vamos a por las gotas de aceites esenciales. Ya sabes que son 5 de cada uno, es decir, de menta, ciprés y limón. Ponlas en el recipiente junto al aloe vera y remueve bien para obtener una mezcla bien homogénea. Verás qué bien huele. ¡Ya la tienes lista!
  • Déjala toda la noche en el refrigerador, y al día siguiente, ya la tendrás preparada para tus piernas. Lo primero que haremos es descalzarnos y aplicarnos este gel fresco sobre las piernas en un masaje ascendente, es decir, desde los tobillos hasta los muslos, siempre hacia arriba, hacia el corazón. De inmediato notarás la frescura del gel.
  • Deja que actúen en tus piernas cansadas al menos durante 20 minutos. Debes estar tumbada en el sofá con las piernas ligeramente más elevadas que tu cuerpo. Relájate, lo mereces, solo 20 minutos, para después, darte una ducha. Enjuágate el gel con agua fresca, directamente sobre las piernas.
  • Si realizas esto mismo cada día, verás como encuentras un gran alivio. Es un remedio sencillo y económico que no debes dejar escapar. ¿Te animas?
Te puede gustar