Gelatina en el embarazo: ¿la podemos consumir?

La gelatina tiene propiedades nutricionales que benefician la salud de las mujeres en el embarazo. Su consumo es ideal para calmar el hambre sin recurrir a comidas llenas de calorías

Muchas mujeres se preguntan si es saludable consumir gelatina en el embarazo. Sabemos que este alimento, además de ser versátil, reúne unas cualidades nutricionales muy especiales.

Hay muchas maneras de prepararla e incluirla en la dieta regular; lo que no tenemos del todo claro son sus propiedades y efectos en las futuras madres.

Para muchas es un alimento refrescante y bajo en calorías que puede ayudar a calmar el hambre en los momentos de ansiedad; otras, en cambio, lo consideran un buen complemento nutricional.

¿Por qué se está recomendado su consumo durante el embarazo? Aunque, en general, tiene beneficios para todos, las madres gestantes disfrutan de algunas ventajas al comerla.

¡Descúbrelas!

¿Qué es la gelatina?

Gelatina durante el embarazo.

La gelatina, también conocida como grenetina, es un espesante natural que se obtiene del procesado de los tejidos conectivos del ganado bovino y porcino.

Es una sustancia incolora, semisólida, que se emplea en la cocina como base para preparar postres, dulces y una gran variedad de recetas.

Se compone principalmente de proteínas de alto valor biológico, pero también es fuente de vitaminas, minerales e hidratos de carbono.

Ver también: 4 recetas con gelatina

Beneficios de comer gelatina en el embarazo

La gelatina es un ingrediente que se combina con facilidad con otros alimentos en la elaboración de deliciosos postres. Es muy popular en todo el mundo, sobre todo porque es atractiva para los niños.

Muchos la valoran por sus aplicaciones medicinales, ya que refuerza las defensas, mejora la salud digestiva y previene la aparición de algunas enfermedades inflamatorias.

Lo más interesante es que contiene 18 aminoácidos esenciales y ayuda a cumplir con los requerimientos de vitaminas y sales minerales del cuerpo.

¿La podemos consumir en el embarazo? ¡Claro que sí! Es un producto muy completo que, de hecho, tiene varios beneficios para las gestantes.

Reduce las náuseas

Embarazada con náuseas.

Los nutrientes de la gelatina se asimilan con facilidad en el organismo y tienen un efecto beneficioso en el control de las náuseas y vómitos que se dan en el embarazo.

Sus propiedades antiinflamatorias calman la irritación estomacal y, al regular su pH, reducen la tendencia a tener crisis por estos síntomas.

Facilita la digestión

Siguiendo con el beneficio anterior, cabe mencionar de manera especial que comer gelatina en el embarazo ayuda a promover la buena digestión, sobre todo cuando hay estreñimiento.

La grenetina neutraliza la producción excesiva de jugos ácidos y disminuye los incómodos episodios de acidez y reflujo gastroesofágico.

Por otro lado, gracias a sus aportes de un aminoácido llamado glicina, ayuda a mejorar el proceso de absorción de los nutrientes, disminuyendo el riesgo de deficiencias.

Aporta minerales esenciales

Una correcta absorción de minerales es determinante tanto para la salud de la madre como para el feto en desarrollo. La gelatina, gracias a su contenido de calcio, fósforo y magnesio, es un buen complemento para la gestación.

Es libre de grasas y colesterol

¡No hay motivos para preocuparse! La gelatina es un postre sano que no contiene grasa ni colesterol. Su consumo no representa un riesgo para el peso en el embarazo.

Evita la deshidratación

Gracias a su alto contenido de agua, comer gelatina en el embarazo previene la deshidratación.

Si bien no reemplaza los vasos de agua, es un refrescante complemento para los días de frío y calor.

Protege la piel y el cabello

Gelatina para la piel.

El componente principal de este alimento es el colágeno. Gracias a esto, su ingesta regular tiene efectos positivos sobre la salud de la piel y el cabello.

Este tipo de proteína apoya el proceso de regeneración celular y disminuye el riesgo de estrías, debilitamiento capilar y sequedad cutánea.

Ayuda a calmar el hambre

Este postre libre de azúcares y añadidos químicos es una excelente opción para calmar el hambre sin temor a ganar kilos innecesarios.

Gracias a su efecto saciante disminuye esa sensación de ansiedad que conlleva a comer en exceso entre las comidas principales.

Lee también: Beneficios y propiedades de la gelatina y 8 recetas sanas para disfrutarla

Cómo consumir gelatina en el embarazo

Para que el consumo de gelatina en el embarazo sea seguro, es primordial respetara algunas reglas de dieta básicas:

  • No comerla con azúcares añadidos
  • Evitar las presentaciones industriales
  • Tomar porciones moderadas

Aunque es un alimento rico en proteínas, no se debe considerar sustituto de las carnes magras, legumbres y otras comidas que aportan este nutriente.

En el mercado hay gelatina sin sabor de alta calidad, perfecta para preparar postres caseros, libres de aditivos artificiales. Asimismo, hay muchas recetas para comerla sin necesidad de azúcar.

¿Estás embarazada y no sabes qué incluir en tus meriendas? ¡Prueba la gelatina! Como puedes ver, tiene interesantes propiedades.