Gentamicina: usos y efectos secundarios

30 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La gentamicina es un antibiótico que pertenece a la familia de los aminoglucósidos. Se utiliza para el tratamiento de infecciones producidas, principalmente, por bacterias gram negativas.

La gentamicina es un antibiótico que pertenece a la familia de los aminoglucósidos y es utilizado, principalmente, para el tratamiento de las infecciones causadas por bacterias gram negativas, como Pseudomonas aeruginosa, Klebsiella pneumoniae o Proteus mirabilis.

Además, también es activo, aunque en menor medida, para el tratamiento de infecciones desencadenadas por bacterias gram positivas, como Staphylococcus aureus o Enterecoccus faecalis. No obstante, para este tipo de infecciones se prefiere el uso de otros medicamentos menos tóxicos.

Es un antibiótico producido por el microorganismo Micromonospora purpurea. Está indicado, por lo tanto, para el manejo de infecciones gastrointestinales, óseas, genitourinarias, biliares, abdominales y cutáneas.

Conociendo la historia de los antibióticos

Fabricación de medicamentos

Estos medicamentos tan utilizados, y que tantas enfermedades han erradicado, no se aislaron e identificaron hasta el siglo XX, lo que supuso un gran avance en la medicina. Sin embargo, en el país asiático tuvo lugar el uso más remoto de los mismos, hace más de 2500 años.

El primer antibiótico descubierto fue la penicilina. El hallazgo tuvo lugar en el año 1897 por Ernest Duchesne, en Francia. Sin embargo, su trabajo no recibió la atención de la comunidad científica. Fue más adelante cuando Alexander Fleming, un médico británico, estaba cultivando la bacteria Staphylococcus aureus en un plato de agar y este se contaminó accidentalmente por hongos.

De esta forma, advirtió que el medio de cultivo alrededor del moho estaba libre de bacterias e informó del descubrimiento en la literatura científica. Como el hongo era del género Penicillium, lo denominó penicilina.

A partir de este descubrimiento, se empezó a investigar más hasta el descubrimiento de numerosos antibióticos que tanto han aportado en el ámbito de la medicina. La gentamicina se descubrió en el año 1963.

¿Cómo ejerce la gentamicina su efecto en el organismo?

Dentro de los aminoglucósidos, la gentamicina es el antibiótico más utilizado. Debe su eficacia a la capacidad que tiene de inhibir la síntesis de proteínas de las células bacterianas. Para ello, la gentamicina tiene que entrar en la célula, y lo hace mediante un transporte activo. Después, una vez dentro, en el citoplasma, se une de forma irreversible a la subunidad 30S de los ribosomas.

De esta forma, al unirse a los ribosomas, consigue inhibir la síntesis de proteínas, o hace que las proteínas que se sinteticen estén defectuosas. Finalmente, con esta inhibición de la síntesis de proteínas consigue dar la muerte a la bacteria. Por ello se dice que es un antibiótico bactericida.

Lee también: Los antibióticos de amplio espectro: funciones y resistencias

Modos de administración de la gentamicina

vía intravenosa

Este antibiótico es, como hemos dicho, activo frente a las bacterias gram negativas. Debido a su baja biodisponibilidad, su uso se limita a la administración intravenosa en uso hospitalario. No obstante, también se puede administrar por vía intramuscular en el ámbito ambulatorio.

La pauta de administración de estos antibióticos es una perfusión rápida y en corto espacio de tiempo para que no se acumule y así reducir las reacciones adversas.

Descubre: Antimicrobianos: ¿para qué sirven?

Reacciones adversas

Al igual que todos los medicamentos del mercado, la gentamicina es un fármaco que no está exento de producir una serie de efectos adversos. Entendemos efectos adversos como todos aquellos eventos indeseables y no intencionados que se producen de forma esperada con el tratamiento de un medicamento.

Las reacciones adversas más graves son la ototoxicidad y la nefrotoxicidad. Se debe a que estas estructuras son similares y la gentamicina, al igual que todos los aminoglucósidos, se une a la membrana celular de estos tejidos y se acumula. Así, el uso continuo y a altas dosis puede producir sordera y problemas renales.

Resistencia a antibióticos

gentamicina

El uso excesivo e inadecuado de los antibióticos acelera la aparición y la propagación de bacterias resistentes. Estos microorganismos son capaces de desarrollar unos mecanismos para defenderse del ‘ataque’ del fármaco y así sobrevivir.

De este modo, las bacterias sensibles se destruyen cuando se exponen a antibióticos, mientras que las bacterias que han adoptado unos mecanismos de resistencia siguen creciendo y multiplicándose. Por esta razón, es de suma importancia que tanto los profesionales de la salud como la población en general sean conscientes del problema y eviten que se agrave en los próximos años.

Conclusión

La gentamicina es un antibiótico que pertenece a la familia de los aminoglucósidos. Se utiliza para el tratamiento de infecciones producidas, principalmente, por bacterias gram negativas.

Nunca debes automedicarte con estos medicamentos, ya que un uso inadecuado favorece la aparición de resistencias por parte de las bacterias. En consecuencia, el arsenal terapéutico se reduce, disminuyendo las herramientas para erradicar este tipo de enfermedades.

Sigue siempre las recomendaciones del médico y consulta tanto con él como con el/la farmacéutico/a cualquier duda que tengas acerca de este medicamento.

  • Martins, T., Rosa, A. F., Castelani, L., de Miranda, M. S., Arcaro, J. R. P., & Pozzi, C. R. (2016). Intramammary treatment with gentamicin in lactating cows with clinical and subclinical mastitis. Pesquisa Veterinaria Brasileira. https://doi.org/10.1590/S0100-736X2016000400006
  • Sojo-Dorado, J., & Rodríguez-Baño, J. (2017). Gentamicin. In Kucers the Use of Antibiotics: A Clinical Review of Antibacterial, Antifungal, Antiparasitic, and Antiviral Drugs, Seventh Edition. https://doi.org/10.1201/9781315152110
  • Davies, J. (1972). Mechanisms of Resistance to Antibiotics. Annual Reports in Medicinal Chemistry. https://doi.org/10.1016/S0065-7743(08)60815-5