Hay gente que te inspira y hay personas que te agotan

En la medida de lo posible procura rodearte de esa gente que te inspira y, si debes hacerlo de perfiles que puedan llegar a agotarte, busca la forma de recargarte después

Nuestra mente es muy permeable a las interacciones que llevamos a cabo cada día. Hay  gente que nos inspira, que nos confiere ánimo, positividad y energía.

Sin embargo, también están las que, casi sin darnos cuenta, nos provocan todo lo contrario: nos agotan.

Este cansancio no tiene nada que ver con un esfuerzo físico, con soportar pesadas cargas o con correr una maratón. Hablamos de cansancio mental.

Desde la neurología y la psicología nos recuerdan que nuestro cerebro funciona de modo diferente dependiendo de si somos extrovertidos o introvertidos.

Un cerebro introvertido, por ejemplo, necesita de sus instantes de soledad para “recargar pilas”.

Estar sometidos a largas horas de interacción social o el tener que estar al lado de alguien muy hablador, muy inquisitivo, crítico u obsesivo acaba generando una sobrecarga mental considerable.

Todos tenemos nuestro umbral de permeabilidad. Sin embargo, también hay que admitir otro aspecto no menos curioso. Hay personas que tienen brillo propio y que nos alegran la vida.

Asimismo, también están las que ven un problema ante cada solución. Las que nos traen tormenta aunque el día haya amanecido en calma.

A continuación, te proponemos reflexionar sobre este tipo de realidades tan comunes en nuestros contextos cotidianos.

La personalidad que inspira

Entre nuestras amistades o entre nuestra familia, todos tenemos a alguien que nos inspira. Son esas personas a las que queremos como si fueran auténticos tesoros porque, de algún modo, nos edifican y nos nutren para ser más fuertes cada día.

Son como pilares en nuestros mapas personales. Ahí donde apoyarnos y desde donde poder tomar distancia de muchas de las cosa que nos preocupan, que nos ofuscan.

Su sabiduría no se encuentra en los libros, sino en ese sentido común que se adquiere desde una mente reflexiva, intuitiva e inteligente.

Veamos más características.

Lee también la grandeza de las personas se esconde en los pequeños detalles

Las personas que inspiran, las personas que nos tienen en cuenta

mujer-calcetines chica que inspira

Hay amigos que nos miran a los ojos y que leen entre líneas. No necesitan más, solo atendernos para percibir que necesitamos apoyo y ese desahogo emocional que tanto nos sana.

  • Este tipo de capacidades proceden de un cerebro que ha sabido desarrollar el hemisferio derecho. Es esa área más reflexiva, más creativa, a la vez que observadora, y que conecta tan bien con el mundo emocional.
  • La persona que inspira entiende de reciprocidad. De dar y recibir, de crear vínculos donde todo el mundo gana y donde nadie pierde. 
  • A su vez, no responden tampoco al típico perfil que hace uso de la arrogancia para demostrar que saben más que nosotros.

Porque quien inspira no hostiga, sino que deja ser. Nos dan ejemplo pero respetan nuestras elecciones, nuestros pensamientos y opiniones.

La personalidad que agota

Tal y como hemos señalado al inicio, cada uno de nosotros tenemos un umbral de permeabilidad ante las interacciones en nuestros entornos.

Te proponemos leer también “la personalidad equilibrada no tiene defectos, tiene efectos”

Si somos más extrovertidos, no nos agotarán tanto las personas dicharacheras, bromistas y muy energéticas. Sin embargo, si nuestro cerebro funciona en un nivel más relajado, es posible que ciertos tipos de perfiles nos dejen sin ánimos y agotados.

Ahora bien, también hay un aspecto en el que todos estamos de acuerdo. Hay personas que ejercen de forma continua un comportamiento que desgasta física y psicológicamente.

Los rasgos que las caracterizan serían los siguientes:

  • Personas muy negativas.
  • Comportamientos centrados solo en buscar problemas, en emitir quejas, críticas. En ver siempre el vaso medio vacío y el lado oculto de la luna.
  • Además de la negatividad y de esa firme creencia de que el mundo está en su contra, la persona que agota no respeta.
  • No respeta porque su conversación siempre empieza y termina con un “yo”. Porque es incapaz de ver más allá de su propia nariz y de ese horizonte delimitado donde solo existe él mismo.
Mujeres reunidas tomando café

No es fácil tener que convivir con este tipo de comportamientos, de mentalidades cerradas que son incapaces de ver con los ojos para descubrir con el corazón.

Puesto que es común que te encuentres con ellas a nivel familiar o en tus contextos laborales, te explicamos ahora cómo debemos afrontar estos comportamientos.

Cómo sobrevivir a las personas que nos agotan

No se trata en absoluto de huir de ellas. Tener en nuestra familia a la típica persona que nos agota con su presencia y conversación es algo normal.

Al igual que también lo es tener un compañero que siempre nos cansa solo con escucharlo.

  • Hay que aprender a poner distancia, con respeto pero con firmeza.
  • Si son “adictos” a las quejas y a las críticas, deja claro que esas conversaciones te cansan y no te interesan.
  • No refuerces sus comportamientos, jamás seas condescendiente.
  • Pon una respetuosa distancia de este tipo de personas dejando claro que las entiendes, que las respetas pero que tu forma de ser y pensar no es la misma.
  • Si estás obligado a pasar muchas horas con este tipo de perfiles, intenta hablar poco, escuchar lo mínimo y visualizar algo tranquilo donde poder evadirte.

Más tarde, cuando estés lejos de estas presencias, intenta hacer algo que te sea positivo evitando darles importancia.

Imágenes cortesía de Marie Desbons

 

 

Te puede gustar