El ginseng: descubre qué es, cómo se toma y para qué nos sirve

El ginseng puede ser una alternativa natural para darnos energía en lugar de recurrir a bebidas ricas en cafeína, a la vez que obtenemos minerales y vitaminas

El ginseng es una planta medicinal que destaca por sus virtudes reconstituyentes. Es uno de los mejores remedios naturales que podemos tomar cuando necesitamos un empujón, tanto a nivel físico como mental. Además, es mucho más saludable que las bebidas estimulantes, las cuales afectan a nuestro sistema nervioso.

Descubre en este artículo qué es, cómo se toma y para qué nos sirve el ginseng. Nos sorprenderemos con la gran variedad de trastornos que podremos mejorar con la raíz de esta planta. Entre ellos, la fatiga, el estrés, la ansiedad o la depresión. Y sin el riesgo de sufrir efectos secundarios.

El ginseng

Infusión de ginseng.

El ginseng es una planta muy popular, sobre todo, en la medicina ancestral china. Además, es uno de los remedios más usados en todo el mundo, en especial en Estados Unidos. Es rico en vitaminas del grupo B y minerales como el hierro o el zinc, entre muchos otros principios activos.

Existen muchas variedades de la planta del ginseng. No obstante, todas ellas tienen virtudes curativas parecidas, a pesar de que la más conocida es el ginseng chino, asiático o rojo (Panax ginseng).

Su gruesa raíz va sumando propiedades medicinales a medida que pasa el tiempo. Además, destaca por su forma característica, similar a la mandrágora.

También hay otra variedad bastante popular, el ginseng siberiano (Eleutherococcus senticosus), muy habitual en esta zona de Rusia. Este tipo de planta destaca por su capacidad para reducir los efectos perjudiciales que nos causan las radiaciones.

En todo caso, ambas variedades comparten los beneficios que presentamos en este artículo.

Ver también: 7 plantas medicinales que te ayudan a cuidar la salud ósea

¿Para qué sirve?

Tónico adaptógeno

La virtud más destacable de la raíz de ginseng es como tónico. Esto significa que, al tomar este remedio, conseguimos estimular nuestro organismo en diferentes sentidos pero sin causar una sobreexcitación.

La sobreexcitación es una alteración del sistema nervioso que provocan las bebidas de cola, alcohólicas, con cafeína, etc. De este modo, la consecuencia es una mejora de nuestro rendimiento sin el riesgo de sufrir altibajos.

Esta virtud repercute de manera muy positiva en nuestro organismo de diferentes maneras:

  • Es una de las mejores opciones para sobrellevar diferentes situaciones de sobresfuerzos físicos o intelectuales. Por ejemplo, en el caso de estudiantes o deportistas.
  • Gracias a que es un remedio adaptógeno, el ginseng resulta muy equilibrante. Nos ayuda, por lo tanto, a regular la energía y prevenir estados de ansiedad o la depresión leve.
  • Nos ayuda a combatir el estrés.
  • Proporciona una mejora rápida en casos de cansancio, agotamiento, debilidad, convalecencia, anemia o decaimiento.
Cansancio.

Otras propiedades

La raíz de ginseng también nos aporta otros beneficios para algunos trastornos de salud:

  • Tiene propiedades antioxidantes que retrasan el envejecimiento.
  • Calma el dolor de cabeza.
  • Alivia algunos síntomas de la menopausia, en especial el ginseng siberiano.
  • Equilibra la tensión arterial, tanto en casos de hipertensión como de hipotensión.
  • Activa la irrigación del cerebro. De este modo, puede mejorar los problemas de memoria, así como la concentración y el aprendizaje.
  • Fortalece el sistema inmunitario y sube nuestras defensas para combatir los patógenos.
  • Mejora nuestra salud cardiovascular. Favorece una buena circulación y reduce los niveles altos de colesterol.
  • Regula los niveles de azúcar en sangre, lo cual nos ayuda a prevenir la resistencia a la insulina.
  • Mejora la falta de atención en niños con TDAH.
  • El ginseng asiático puede controlar la disfunción eréctil y mejorar la fertilidad de los hombres.

Lee también: Beneficios y propiedades del ginseng

¿Cómo se toma?

Ginseng en cápsulas.

 

  • En herbolarios y algunas farmacias podemos conseguir el ginseng en cápsulas o comprimidos. También podemos comprar la raíz al natural para prepararnos nuestras propias infusiones.
  • Es muy importante tomar los remedios a base de ginseng por la mañana. Si lo hacemos por la noche, podrían desvelarnos y dificultar nuestro descanso.
  • No debemos tomar ginseng durante largas temporadas sin hacer descansos. Lo más adecuado es realizar curas de una o dos semanas en momentos puntuales. Puede ser durante una preparación para un esfuerzo físico o bien en un momento de estrés. Si necesitamos seguir con el tratamiento, descansaremos dos semanas y volveremos a repetirlo.
  • No debemos tomarlo en dosis demasiado altas, ya que podría provocarnos nerviosismo.
  • Como sucede con casi todos los remedios naturales, no debe consumirse si sufrimos alguna enfermedad o tomamos medicación sin la consulta previa a nuestro médico.

No se recomienda tomar ginseng a las mujeres embarazadas o en el periodo de lactancia, ni tampoco a los niños.