Gonadotropina coriónica humana (hCG)

María José · 15 enero, 2018
La gonadotropina coriónica humana (hCG) es producida por las células del embrión desde la primera semana de desarrollo, motivo por el que se emplea en las pruebas de embarazo.

La gonadotropina coriónica humana (hCG) es una hormona producida durante las primeras semanas de embarazo por el embrión. Además, también es producida por las células de algunos tipos de tumor.

De cara al embarazo, la concentración de esta hormona, bien en orina, bien en sangre, es la que se mide con los test de embarazo. Los test comerciales (los que pueden hacerse en casa) la detectan en orina. En el ámbito hospitalario, suele analizarse en sangre, ya que es más preciso.

Estructura de la hCG

Estructura de la hCG

Cada molécula de hCG está formada por dos subunidades, denominadas alfa y beta. La subunidad alfa es común a otras hormonas, la hormona luteinizante (LH) o la estimulante de los folículos (FSH). Tanto la LH como la FSH son hormonas liberadas a la sangre desde la hipófisis con actividad sobre las gónadas. Por el contrario, la subunidad beta es diferente y específica de la hCG.

¿Quieres conocer más? 4 batidos que podemos tomar durante el embarazo

¿Dónde se produce?

La HCG es producida y liberada por las células del sincitiotrofoblasto. El sincitiotrofoblasto es un grupo de células, similares a una masa, que permiten la unión del embrión a la placenta. Después de la fecundación, se producen las primeras divisiones celulares del futuro embrión. A los 5 o 6 días, este “huevo” recibe el nombre de blastocisto. De él se generarán dos grupos celulares diferentes:

  • Uno interno, llamado trofoblasto, que dará lugar al embrión.
  • Uno externo, el sincitiotrofoblasto, que permite la unión del embrión a la placenta.

B-hCG y embarazo

Las células embrionarias empiezan a producir la hormona hacia el final de la primera semana de embarazo. Desde este momento, la producción aumenta de manera progresiva hasta los días 60 o 70, momento de máxima producción. A partir de entonces, disminuye de manera progresiva hasta estabilizar los niveles y mantenerlos constantes hasta el final del embarazo.

Los test de embarazo miden la concentración de b-HCG en la orina, aunque también puede medirse en sangre materna y en el líquido amniótico. En este sentido, es de especial importancia el concepto de zona de discriminación de la b-hCG. Es la concentración de hormona en sangre a partir de la cual debería verse el saco gestacional mediante una ecografía. Se corresponde con 1500-2000 U/ml.

¿Qué funciones tiene durante el embarazo?

Embarazo

  • Se cree que actúa sobre el sistema inmune de la madre, inhibiendo la respuesta de los linfocitos. Así, estos no reconocen al embrión como un antígeno y no desencadenan una respuesta inmune frente a él, permitiendo la implantación.
  • Es responsable de mantener el cuerpo lúteo hasta que la placenta produce suficiente progesterona por ella misma. El cuerpo lúteo es una estructura folicular productora de hormonas, entre ellas, la progesterona, que actúa “manteniendo” el embarazo.
  • Actúa sobre el testículo fetal, estimulando la producción de testosterona en él hacia la 10 semana.

Ver también: Estrógenos

B-hCG y embarazo ectópico

Un embarazo ectópico es aquel en el que el ovulo fecundado se implanta en puntos diferentes a la pared uterina. Los lugares más frecuentes son las trompas de Falopio, el abdomen o la cavidad pélvica. Además de ser un embarazo inviable, supone un riesgo vital altísimo para la madre. ¿Cuándo debe sospecharse un embarazo ectópico?

  • En casos de ecografía vacía y concentraciones de b-hCG que deberían permitir visualizar ya el saco gestacional.
  • En los casos en los que los valores de b-hCG son menores a lo esperado para el momento del embarazo.

B-hCG y embarazo múltiple

Durante los embarazos múltiples sucede lo contrario: los niveles de hCG se disparan. En estos casos, tras la prueba, mediante una ecografía puede establecerse sin problema el diagnóstico de embarazo gemelar.

B-hCG y tumores

Embarazo

 La gonadotropina coriónica humana, además de emplearse en la detección y control del embarazo, puede emplearse como marcador tumoral. Se debe a que algunos tumores placentarios, trofoblásticos y los derivados de las células germinales producen también esta hormona. Algunos ejemplos de tumores son:

  • El coriocarcinoma. Es un tumor maligno y generalmente muy agresivo, derivado de las células trofoblásticas (células que ayudan a formar la placenta). Da metástasis con frecuencia, normalmente a los pulmones.
  • Los teratomas. Derivan de las tres hojas celulares a partir de las que se forman todas las estructuras en el embrión. Debido a ello, son tumores en los que se pueden encontrar todo tipo de componentes, como dientes, pelo, ojos …
  • Algunos tumores testiculares de células germinales, llamados seminomas. Son tumores raros, que afectan normalmente a varones jóvenes. En estos casos se elevan las concentraciones de alfafetoproteína (AFP) y de hCG.