Goulash húngaro

Si queremos darle un toque más picante podemos añadir una pimienta de Cayena, con cuidado de retirarla antes de servir. Para que la salsa espese terminaremos la cocción con la olla destapada

El goulash húngaro es uno de los estofados o guisos de carne más primitivos, tradicionales y está hecho a base de carne, cebolla y mantequilla. Con el paso del tiempo, este guiso ha ido evolucionando e incorporando otros ingredientes, como patatas, pimientos rojos, tomates y especias. Sin embargo, lo que hoy le proporciona su característica más diferencial es el pimentón.

En algunas variantes de este guiso, se le añade además vino y harina para espesar la salsa, y en Hungría y otros países cercanos, se suele servir acompañado de nata agria. La salsa varía dependiendo de la región y del gusto del cocinero, por lo que puede servirse con una salsa más espesa o muy caldosa. Hoy en día este guiso se ha adaptado a distintas carnes, pudiendo ser no solo de ternera, sino también de liebre, cerdo, cordero o pollo.

Opción 1: Goulash húngaro

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1 kg de carne de ternera
  • 50 g de manteca de cerdo
  • 3 cebollas
  • 2 patatas
  • 2 tomates maduros
  • 1 pimiento rojo
  • 2 cucharadas de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • Sal
  • Pimienta
  • 2 litros de agua o caldo de carne
  • Harina

Procedimiento:

Carne roja

  • Prepara la carne quitándole la grasa y córtala en dados de unos 2 ó 3 cm. Salpimentar y enharinarla ligeramente. Reservar.
  • Calentar la manteca en una cacerola de fondo grueso. Cuando se haya derretido toda, añadir la carne y dorar a fuego vivo unos minutos, removiendo constantemente hasta que se dore por igual. De esta forma se sella la carne y se evita que pierda mucho líquido.
  • Apartar la carne en una fuente. En la misma grasa de la cazuela, saltear las cebollas picadas en juliana fina a fuego moderado, hasta que queden tiernas.
  • Añadir los tomates pelados o en trozos y el caldo o agua.
  • Calentar bien el caldo y añadir la carne, junto con los jugos que haya soltado en la fuente, los dos tipos de pimentón y el pimiento rojo en dados.
  • Llevar a ebullición, tapar y dejar cocer a fuego lento durante dos horas o hasta que la carne quede muy tierna.
  • A media cocción, añadir las patatas peladas y cortadas en dados gruesos.

Opción 2: Goulash húngaro. Receta tradicional

Ingredientes:

  • 1 kg de carne de ternera troceada para guiso
  • 4 dientes de ajo
  • 3 zanahorias
  • 2 cebollas grandes
  • 1 puerro entero grande
  • 4 tomates grandes
  • 1 cucharada de comino en polvo
  • 1 cucharada sopera rasa de pimentón dulce
  • 2 hojas de laurel
  • 1 pimiento rojo grande
  • Harina
  • 1 litro de vino tinto
  • Pimienta
  • Sal
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra

Procedimiento:

pimientos

  • Repasar y limpiar los posibles restos de grasa, ternillas y huesecillos de la ternera.
  • Salpimentar la carne y pasarla por harina. Freírla en la cazuela donde se va a preparar el estofado con los 100 ml de aceite de oliva. Marcar los trozos hasta que estén bien dorados para sellarlos.
  • Retirar la carne y reservarla.
  • Pelar los ajos, la cebolla, el puerro y picarlos muy finamente. Sofreír todos los vegetales en el mismo aceite de la carne, durante unos 10 minutos a fuego lento.
  • Cuando el sofrito esté bien dorado, añadimos una buena cucharada de pimentón. Remover todo a temperatura baja para que no se queme.
  • Pelar las zanahorias y lavar el pimiento rojo. Cortar las zanahorias en rodajas lo más finas posibles y el pimiento en daditos muy pequeños. Cortar los tomates por la mitad y rallarlos hasta que quede solo la pulpa del mismo.
  • Añadir estos ingredientes al sofrito anterior y mezclar todo con una cuchara de madera.
  • Trocear el perejil lo más picado posible. Añadir una cucharada de comino en polvo (opcional) y el perejil. Remover todo con suavidad.
  • Agregar los trozos de carne que estaban reservados y un vaso de vino tinto.
  • Poner las hojas de laurel y rectificar la sazón. Dejar que reduzca un poco durante aproximadamente unos 10-15 minutos a fuego medio.
  • Cubrir con el resto del vino (se puede sustituir parte del vino con caldo de carne o un poco de agua para que esté más suave). Guisar a fuego lento durante aproximadamente unas dos horas, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.