La granada, una fruta que limpia las arterias de manera natural

El zumo de granada puede reducir la aterosclerosis en un 25% de los casos. La aterosclerosis afecta a las arterias gruesas, mientras que la arteriosclerosis afecta a las arterias pequeñas.

La granada es una fruta con un alto poder antioxidante, rica en vitaminas y que posee múltiples beneficios medicinales. Entre ellos, destaca su capacidad para reducir el riesgo de ataques cardíacos, mejorar el flujo sanguíneo al corazón y mantener las arterias libres de depósitos grasos.

Descubre en este artículo todas las propiedades curativas de la granada. Además, detallamos las diferentes maneras de beneficiarse de esta fruta.

La granada

Tiene alto contenido de vitamina C, además de vitamina B5 (ácido pantoténico), fenoles, potasio, vitamina A, vitamina E y ácido fólico. Además, tiene altos niveles de antioxidantes, los cuales combaten los radicales libres e impiden el envejecimiento celular.

De la granada se usan las semillas, las flores, la corteza, etc. En muchos casos se recomienda su zumo, que permite obtener sus propiedades con facilidad.

La fruta de la granada

Propiedades para la salud cardiovascular

Un estudio ha demostrado que la granada puede prevenir e incluso revertir la causa principal de fallecimiento por motivos cardíacos. Esta es el engrosamiento progresivo de las arterias coronarias debido a la acumulación de depósitos grasos, conocido como aterosclerosis.

En primer lugar, la aterosclerosis puede estar causada por la hipertensión, el estrés oxidativo y por el colesterol. La granada combate estas tres dolencias de manera directa. El estudio confirma que el zumo de granada tiene propiedades antioxidantes, antihipertensivas y antiateroscleróticas. 

Te puede interesar: Combate naturalmente la aterosclerosis

Otros beneficios para la salud

Beneficios del zumo de granada

La granada tiene otras muchas propiedades beneficiosas. Entre ellas se pueden destacar las siguientes:

  • Reduce el desarrollo de cataratas.
  • Mejora la diabetes.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias.
  • Fortalece huesos y músculos.
  • Alivia el estrés.
  • Previene la acumulación de grasa en el abdomen.
  • Ayuda a prevenir el deterioro del cartílago.
  • Su propiedad astringente ayuda a prevenir la diarrea. En especial, la infusión de su cáscara y de la corteza del árbol. Por ese mismo motivo, las personas con estreñimiento no deben abusar del zumo de granada.
  • Elimina parásitos intestinales.
  • Reduce la placa dental y tiene efectos antibacterianos. En la India se usan las partes blancas y amargas de la granada como ingredientes en dentífricos naturales.
  • Protege la piel de los rayos ultravioletas aplicada a nivel tópico.

¿Cómo la tomamos?

Al natural y en jugos

La podemos consumir de manera natural, de preferencia en ayunas. Muchas personas no la consumen así por la dificultad para extraer las semillas. Bastará que la cortemos por la mitad y golpeemos la parte de la cáscara con una cuchara. También podemos cortarla en cuatro cuartos para ir despegando las semillas con más facilidad.

También podemos hacer zumo con sus semillas. En la actualidad, muchos herbolarios y dietéticas también lo comercializan. Tanto si lo preparamos nosotros mismos como si lo compramos es importante evitar el azúcar blanco. En cambio, lo podemos endulzar con un poco de estevia o miel.

Este zumo deja una sensación un poco áspera en la lengua. Esto sucede por los taninos, que tienen propiedades astringentes. Podemos mezclar este zumo con el de manzana, naranja, zanahoria, jengibre, etc.

Lee también: Según un estudio, las granadas son el mejor alimento antienvejecimiento

Aceites y extractos

El aceite de semilla de granada nos ayuda a conseguir efectos profundos en nuestro organismo y a aprovechar sus propiedades antiinflamatorias. Además, este aceite lo podemos usar a nivel tópido.

Con el aceite de su semilla podemos mejorar el estado de la piel, gracias a su alto poder antioxidante. Así logramos prevenir arrugas, reafirmar y regenerar la piel y retrasar su envejecimiento. Además, ayuda a aliviar la piel irritada y con picores.

Otra posibilidad es conseguir el extracto de la cáscara. Este tiene un poder antioxidante y todavía más efectos que la pulpa sobre el colesterol.

Infusiones

Las flores del granado, que son muy astringentes, se usan también en infusión para las diarreas. También se pueden aplicar a nivel externo. Para preparar la infusión se usan 30 gramos de flores por litro de agua, dejándolas reposar durante 15 minutos.

Flor de la granada

Por último, la infusión de las hojas del granado nos ayuda a prevenir la anemia. Tenemos que tomar tres tazas a lo largo del día, durante al menos dos meses.

Sea cual sea la forma que elijamos deberemos tomarla por lo menos durante tres meses y valorar sus efectos. Recomendamos consultar siempre con su médico de cabecera. 

Imágenes por cortesía de Vanessa Pike-Russell, redsea2006, quinn-anya y four years

  • Gil, M. I., Tomas-Barberan, F. A., Hess-Pierce, B., Holcroft, D. M., & Kader, A. A. (2000). Antioxidant activity of pomegranate juice and its relationship with phenolic composition and processing. Journal of Agricultural and Food Chemistry. https://doi.org/10.1021/jf000404a
  • Jurenka, J. S. (2008). Therapeutic applications of pomegranate (Punica granatum L.): a review. Alternative Medicine Review : A Journal of Clinical Therapeutic.
  • Aviram, M., Dornfeld, L., Rosenblat, M., Volkova, N., Kaplan, M., Coleman, R., … Fuhrman, B. (2000). Pomegranate juice consumption reduces oxidative stress, atherogenic modifications to LDL, and platelet aggregation: Studies in humans and in atherosclerotic apolipoprotein E-deficient mice. American Journal of Clinical Nutrition. https://doi.org/10.1016/S0021-9150(00)80502-X