Granizado de limón

Para evitar calorías, puedes sustituir el azúcar del granizado por algún endulzante natural.

Los días de calor ya están a la vuelta de la esquina y es tiempo de que aprendas algunas recetas que te ayudarán a bajar la temperatura y a disfrutar de las frutas. El verano es el momento ideal para comer y beber más sano, por lo tanto, estas alternativas para preparar granizado de limón son una maravilla. Echa un vistazo al siguiente artículo.

Receta n° 1 de granizado de limón

Si estás haciendo dieta puedes cambiar una parte de la lista de ingredientes y en lugar de azúcar, usar algún endulzante natural. También puedes hacer lo mismo, si te encanta el sabor agrio-amargo del limón.

Los elementos que necesitas son:

  • 4 limones pelados sin pepitas ni partes blancas
  • 150 gramos de azúcar
  • La cáscara de un limón (sólo lo amarillo)
  • Medio litro de agua
  • 500 gramos de cubos de hielo

Los pasos a seguir son:

Cascara-de-limon

Para la preparación de esta receta vas a necesitar una licuadora, batidora o triturador de alimentos.

  • 1-Vierte primero el azúcar y pulveriza durante 20 segundos.
  • 2-Añade la cáscara de limón cortada en trocitos y tritura por 20 otros segundos.
  • 3-Incorpora los limones cortados en cubos y tritura durante 2 minutos más, aproximadamente (hasta que todo esté bien integrado).
  • 4-Añade los cubos de hielo y mezcla hasta que dejes de oír cómo rebotan en las paredes del vaso del electrodoméstico.
  • 5-Ya está listo para beber. Si quieres puedes llevarlo a la nevera unos minutos para que esté aún más frío.

Receta n° 2 de granizado de limón

Esta bebida o postre (según prefieras) es perfecto para las noches de verano en que queremos un helado, pero ya es muy tarde para salir o no tenemos ganas de salir del aire acondicionado.

Es mucho mejor que cualquier granizado que hayas comprado, porque este es 100% casero. Puedes cambiar los niveles de acidez o dulzura según tus gustos y el de tu familia. Los ingredientes necesarios para un litro de granizado son:

  • 3 limones
  • 200 gramos de azúcar
  • 750 ml de agua

Elabora el granizado de limón de la siguiente manera:

  • 1-Exprime los limones y añade al líquido la ralladura de las cáscaras (sólo lo amarillo). Una técnica para que te queden mejor es ponerlos un rato antes en el congelador.
  • 2-Incorpora el azúcar al zumo y a las ralladuras y vierte todo en un cazo.
  • 3-Lleva al fuego medio-fuerte hasta que hierva y deja unos 7 minutos para que se reduzca a la mitad.
  • 4-Retira del fuego y mezcla con el agua fría o a temperatura ambiente.
  • 5-Coloca en el congelador durante una hora.
  • 6-Retira y remueve un poco, vuelve a congelar por otra hora y repite la operación.
  • 7-A la tercera hora ya puedes disfrutar de tu granizado de limón. Si no quieres esperar tanto, puedes añadir varios cubos de hielo a la preparación final y triturar todo junto.

Receta n° 3 de granizado de limón

Naranja

En este caso, uniremos dos cítricos que se llevan de maravillas como es el limón y la naranja. Se trata de una bebida ideal para disfrutar con los niños o para aquellos que no son muy amantes del sabor agrio del limón.

Es perfecto a su vez para beber con las comidas y aligerar un poco el estómago si estamos comiendo demasiado. Para seis comensales precisarás los siguientes ingredientes:

  • 1 kg de naranjas
  • 1 kg de limones
  • 1 taza de azúcar
  • 2 cucharadas de agua

El paso a paso de esta receta de granizado de limón y naranja es:

  • 1-En un cazo coloca el azúcar, el agua y ponemos a calentar hasta que hierva.
  • 2-Exprime las naranjas y los limones.
  • 3-Elige 2 unidades de cada una de las frutas y ralla la cáscara.
  • 4-Mezcla los zumos con las ralladuras y el almíbar de agua y azúcar.
  • 5-Vierte en un recipiente apto para el refrigerador y congela durante una hora.
  • 6-Retira del congelador y remueve un poco, deja pasar otra hora para repetir el procedimiento.
  • 7-Cuando lo hayas completado una tercera vez, pasa por la licuadora para que los cristales de hielo se rompan.
  • 8-Sirve con un poco de azúcar espolvoreado por encima de la copa o con una hoja de menta.