Grasa en el hígado: ¿Qué síntomas presenta?

Valeria Sabater 11 abril, 2015
Si te sientes cansado o notas un malestar general que afecta tu vida cotidiana, debes prestar atención y hacer una consulta médica. El hígado graso, que se caracteriza por estos y otros síntomas, es una afección que merece el tratamiento adecuado.

Un estilo de vida poco saludable, el sobrepeso o una alimentación inadecuada son, sin dudas, factores directos que ocasionan el temido hígado graso. Se trata de una de las patologías más frecuentes de hoy en día; sin embargo, aún así, es una enfermedad reversible. Esto se puede lograr mediante unas pautas con las que podemos eliminar ese exceso de grasa en el hígado.

A continuación, analizaremos qué síntomas suele presentar esta afección para poder actuar cuanto antes. Y recuerda, ante cualquier duda o molestia, no dudes en acudir a tu médico. ¡Tu salud es lo primero!

¿Qué es el hígado graso y qué lo ocasiona?

En medicina, se conoce al hígado graso como esteatosis hepática. Es importante aclarar, en primer lugar, que es una enfermedad benigna; no obstante, de no tratarse adecuadamente, puede derivar en dolencias más serias a largo plazo.

Lo que ocurre, a grandes rasgos, es que se almacenan en el hígado los ácidos grasos y los triglicéridos, que hacen que este órgano, vital para nuestro organismo, se enferme.

Entonces, el hígado ‘se colapsa’, por así decirlo, de modo que ya no realiza sus funciones de metabolización y depuración de sustancias tóxicas con la misma eficacia que antes.

Debes saber también que, cuando hay un exceso de grasa en el hígado, este sufre pequeñas heridas constantes que intenta reparar. Aparecen así cicatrices, pequeñas lesiones permanentes que se conocen también como cirrosis.

Los médicos indican que, por lo general, todos tenemos grasa en el hígado. Ahora bien, en el momento en que esta grasa excede el 10%, se considera que se padece ya una esteatosis hepática.

Por lo tanto, esto se va a notar en la sangre, que contendrá un pequeño exceso de elementos nocivos que el hígado no ha podido procesar de modo correcto. Sin contar, por supuesto, con los consecuentes problemas hepáticos, como la inflamación y el malestar.

¿Qué produce el hígado graso?

Mucha gente asocia de inmediato el hígado graso a problemas con el alcohol o a hábitos de vida algo nocivos. No es del todo cierto; existen más factores que pueden provocarlo, como por ejemplo los siguientes:

  • Problemas de sobrepeso u obesidad.
  • Trastornos metabólicos heredados.
  • A partir de los 50 años, el riesgo de padecer un exceso de grasa en el hígado es mayor; esto suele darse si se ha llevado una mala alimentación durante todo ese tiempo.
  • El abuso continuado de determinados medicamentos también puede originar este problema. ¿Un ejemplo? Los antinflamatorios, los analgésicos, la aspirina, el tamoxifeno e incluso los esteroides.
  • Debemos tener también mucho cuidado con los triglicéridos; de no tratar adecuadamente el colesterol malo, a largo plazo puede aparecer un exceso de grasa en el hígado.
  • La diabetes tipo 2 también suele ser una causa que debemos tener en cuenta.

Lee también: Alimentos que reducen el colesterol

¿Cómo puedo saber si tengo grasa en el hígado?

salud-dolor-higado

Existen numerosos síntomas que, de algún modo, pueden confundirse con otras dolencias. No obstante, la señal más evidente es que sufras varios de estos indicadores durante algunas semanas.

En el momento en que percibas que no eres capaz de llevar una vida normal y que estos síntomas no te permiten comer como acostumbras o llevar tu ritmo de trabajo actual, acude a tu médico.

Cansancio

Uno de los indicadores más llamativos es que las personas que tienen el hígado enfermo o un exceso de grasa en sus células hepáticas presentan un cansancio muy acusado. Se nota especialmente por las mañanas: les cuesta mucho levantarse, espabilarse y encontrar fuerzas para empezar el día. El agotamiento también es muy común justo después de las comidas.

Malestar

Cuando hay un exceso de grasa en el hígado, este tiende a inflamarse y aumentar de tamaño. El abdomen duele y se nota una molestia muy característica debajo de las costillas, que irradia hasta la zona de la espalda. Es una presión que puede transformarse en una especie de ‘dolor caliente’, como una placa ardiendo.

Falta de apetito

El hígado graso ocasiona, a su vez, un malestar general que hace que poco a poco disminuya el apetito. Las digestiones se hacen más pesadas e incluso dolorosas hasta que, al final, acabamos adelgazando de un modo muy llamativo y peligroso.

Te puede interesar: Consejos para abrir el apetito

El riesgo de la cirrosis

Como ya hemos señalado antes, padecer un exceso de grasa en el hígado provoca que aparezcan una serie de lesiones y cicatrices que originan la cirrosis. De no tratarse, esto acaba originando ictericia; es decir que la piel, e incluso los ojos, toman un color amarillento.

Otro síntoma que hay que tener muy en cuenta es la hinchazón del cuerpo, los pies, las piernas y el rostro. La causa de esto es que el hígado ya no sintetiza adecuadamente las proteínas; hay un déficit que se contrarresta con la acumulación de líquidos.

mujer-salud

En conclusión, la presencia de un exceso de grasa en el hígado es un riesgo para la salud que, de no tratarse adecuadamente, puede ocasionar problemas más graves.Ten en cuenta estos síntomas y acude cuanto antes a tu médico.

Te puede gustar