La importancia de las grasas buenas

Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
9 julio, 2019
Las grasas insaturadas son las más beneficiosas para nuestro organismo, ya que nuestro cuerpo se encarga de procesarlas y de obtener los nutrientes que necesita

Muchas personas creen que esto es imposible. Cuando hablamos de grasas, siempre pensamos que tienen un efecto negativo en nuestro organismo. Pero esto es un error grandísimo. Eliminar las grasas totalmente de nuestra dieta nunca es buena idea, pues se deben ingerir grasas buenas a diario.

Las grasas son uno de los nutrientes básicos de los alimentos. Algunos contienen grasas saludables, mientras que otros tienen grasas perjudiciales para nuestra salud.

Nuestro cuerpo requiere los nutrientes necesarios para funcionar al máximo, entre los cuales se encuentran las grasas buenas. Para mantener una buena salud debemos comer las grasas adecuadas a diario.

Dentro de las grasas encontramos las saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas. Se ha demostrado que la ingesta de grasas mono y poliinsaturadas ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre.

La realidad es que las grasas son fundamentales para el buen funcionamiento del cuerpo, estando al mismo nivel que los hidratos de carbono y las proteínas. El inconveniente es que la alimentación actual no cubre la necesidad de grasas buenas, siendo abundante en las perjudiciales.

Lo importante es saber cuáles son las grasas favorables para nuestra salud y ver qué grasas consumimos a diario.

Lee más: Grasas monoinsaturadas ¿son recomendadas en la dieta?

 ¿Para qué sirven las grasas?

  • Estimulan al cuerpo a procesar adecuadamente las vitaminas (A, D, E, K).
  • Aportan ácidos grasos esenciales que ayudan al crecimiento, principalmente en los niños.
  • Forman parte de la composición de las membranas de las hormonas y de los tejidos nerviosos.
  • Son “gasolina” básica para nuestro organismo.

¿Cuáles son las grasas buenas?

Son la que se encuentran sin procesar ni transformar. Así, nuestro organismo puede procesarlas y coger los nutrientes que necesita. Son las que llamamos grasas insaturadas.

No te olvides de leer: ¿Cuál es la cantidad recomendada de grasas durante la dieta?

Ideas para decidir correctamente qué grasas ingerir

Rechazar grasas malas como las donuts.

Por otro lado, hay que tener en cuenta estos criterios de selección para la ingesta de grasas:

  • En primer lugar, controlar el consumo de grasas saturadas en la medida de lo posible. Las saturadas son aquellas provenientes de fuentes animales como los productos lácteos y la carne grasosa.
  • En segundo lugar, elegir grasas poliinsaturadas e intentar consumir alimentos ricos en ácidos grasos. Los omega-3 se encuentran en los aceites de pescado (azul y de agua fría). Así como en los cereales integrales, las frutas y verduras frescas. Los ácidos grasos omega-6 están presentes en semillas de sésamo, girasol y en aceites vegetales. Además, en el germen de trigo, en el aguacate (palta) y en algunos frutos secos.
  • Por último, intentar reducir al mínimo el consumo de alimentos procesados ​​y rápidos.

Algunos alimentos que contienen grasas buenas

Algunos de los alimentos que contienen ácidos grasos buenos para nuestra salud son la mayoría de los aceites. Es decir, el aceite de linaza, aceite de oliva, aceite de maíz, aceite de girasol, aceite de sésamo, etc.

 

Aceite de oliva

También se pueden encontrar en frutos secos como las castañas de cajú, nueces, semillas de calabaza, etc. Otros alimentos con grasas buenas son los aguacates, pescados y mariscos.

Por último, otra cosa a tener en cuenta es que al cocinarlos destruimos o reducimos la cantidad y eficacia de estas grasas. Por ello, siempre que sea posible, es interesante comer estos alimentos crudos.

Frutos secos

Resumiendo…

El consumo de grasas es determinante para un óptimo funcionamiento del organismo. Sin embargo, a la hora de elegirlas, lo mejor es optar por las llamadas «grasas buenas», que aportan importantes beneficios en la salud.

Asegurar su consumo ayuda a mantener un óptimo nivel de energía y, además, previene enfermedades. Además, están contenidas en alimentos que suelen ser muy saludables y ricos en nutrientes. ¡Inclúyelos en tu dieta!

 Fotografía destacada cortesía de Barbara K.