La graviola o guanábana, una de las frutas más dulces

18 agosto, 2014
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Mario Benedetti Arzuza
La pulpa de la graviola se usa para elaborar licuados, zumos, helados y postres varios. Dado que tiene un gusto bastante dulce, no se suelen endulzar las preparaciones con ningún otro ingrediente.

La guanábana o graviola es una fruta tropical carnosa, de sabor dulce que, en países del Caribe y Suramérica se consume principalmente en forma de zumo, aunque también se puede encontrar en otro tipo de preparaciones, como flanes, helado, gelatina, pudines, etcétera.

La gran mayoría de variedades se encuentra en Colombia, por ello, se considera que quizás esta fruta tenga su origen allí. Sin embargo, hay autores que sostienen que quizás su verdadero origen sea Puerto Rico, República Dominicana  o Cuba.

Independientemente de su origen, lo cierto es que se trata de un alimento muy común en la zona del Caribe y que puede disfrutarse de diversas maneras. Ahora bien, cuando se consume en zumo, ¿cómo podría combinarse?

Fruto de guanábana en el árbol.

La graviola, una fruta para disfrutar de lo dulce

El zumo de graviola o gunábana suele prepararse solo con esta fruta, sin agregarle azúcar siquiera, puesto que de por sí la fruta ya es suficientemente dulce. Sin embargo, en ocasiones hay quienes mezclan la pulpa de la fruta con otros ingredientes, para disfrutar de una bebida diferente.

La graviola se puede mezclar con otras frutas de gusto menos dulce (como una manzana verde, por ejemplo), ya que de lo contrario, se obtendría una mezcla empalagosa.

  • En general, las frutas cítricas suelen combinar muy bien con la guanábana. Las naranjas son una de las más elegidas a la hora de elaborar todo tipo de bebidas: desde zumos hasta cocteles.
  • Las fresas, los arándanos y las moras son otra buena opción para preparar bebidas mixtas. 
  • Frutas que se recomienda evitar al usar graviola: banana, papaya, melón, guayaba (puesto que son demasiado dulces). No obstante, al final todo dependerá del gusto de cada quien.
  • A las bebidas con graviola se les puede añadir semillas de chía, lino y cáñamo. 
  • Y en caso de utilizar frutos secos, como los cacahuetes o las almendras, se recomienda triturarlos antes de agregarlos a la bebida.

¿Se puede combinar con lácteos?

En lo que respecta al uso de lácteos de origen animal, hay quienes optan por usar el formato descremado y desnatado para elaborar batidos con esta fruta (que suelen quedar bastante dulces). Y, por otra parte, hay quienes prefieren utilizar leches vegetales, como la de avena o la de coco, para darle un toque, para evitar excederse con el dulzor.

Nota: la mayoría de las bebidas se prepara con hielo, para que queden frescas.

Descubre: Motivos para consumir avena todas las mañanas

¿Tiene usos medicinales la graviola?

En el ámbito popular existen algunos remedios naturales, preparados a base de alguna de las partes de la planta de la graviola (principalmente las hojas), que a pesar de que se le han atribuido todo tipo de propiedades, no brindan beneficios a la salud. En pocas palabras: no se ha demostrado científicamente que su consumo pueda ayudar a mantener la salud o mejorarla. 

Por lo tanto, si queremos consumir la graviola o guanábana, debemos hacerlo dentro de una dieta equilibrada, nunca como un alimento milagroso que nos vaya a prevenir o curar enfermedades.

En caso de tener alguna duda en relación al estado de salud, lo más adecuado es consultar con el médico y seguir sus indicaciones. No es recomendable recurrir a los remedios naturales sin haberlo comentado con el profesional. 

  • Pandarinathan, Sanjeevi & Kumar, Siva. (2018). Efficacy of Graviola fruit pulp in Human Health Care Management- A narrative review. 5. 598u-602u.
  • Patrikios, Ioannis & Stephanou, Anastasis & Yiallouris, Andreas. (2016). Graviola: A Systematic Review on Its Anticancer Properties. American Journal of Cancer Prevention. 3. 128-131. 10.12691/ajcp-3-6-5.
  • Torres, María P et al. “Graviola: a novel promising natural-derived drug that inhibits tumorigenicity and metastasis of pancreatic cancer cells in vitro and in vivo through altering cell metabolism.” Cancer letters vol. 323,1 (2012): 29-40. doi:10.1016/j.canlet.2012.03.031