Hábitos diurnos y nocturnos que te ayudarán a perder peso

Katherine Flórez · 8 noviembre, 2014
Debemos llevar una dieta controlada y consciente. Si hacemos variaciones en nuestra alimentación y las acompañamos de actividades físicas, potenciaremos los efectos positivos y visibles sobre el cuerpo

Cuando buscamos perder peso, la disciplina durante el proceso debe ser nuestra mayor cualidad, pues la constancia en la rutina de entrenamiento determina los resultados.

Es importante recordar, además, que la persona más preparada para ayudarnos a adelgazar es el endocrino. Jamás debemos seguir ningún tipo de dieta restrictiva sin su consentimiento.

Si tenemos claro que queremos perder peso por nuestra cuenta, primero debemos crear conciencia sobre la cantidad de alimentos que llegamos a ingerir en el día, si hacemos variaciones en la dieta acompañada de actividades físicas, se pueden potenciar los efectos positivos y visibles sobre el cuerpo.

Cabe resaltar que la práctica de deporte es de suma importancia para nuestro organismo, pues este se encuentra biológicamente diseñado para el alto rendimiento. Gracias a que nuestros antepasados eran atléticos y veloces podían cazar las mejores presas y, por lo tanto, así dar paso a las siguientes generaciones incrementando su potencial físico con el paso del tiempo.

Lo más importante es mantener una rutina de ejercicio físico de por lo menos 3 veces a la semana durante 30 minutos mínimo, así sostendremos la salud y vitalidad de nuestro organismo.

Sin importar si es de día o de noche sabemos que es necesario ejercitarnos continuamente. Un buen estímulo es trotar o montar en bicicleta manteniendo un buen ritmo durante 20 minutos, lo cual beneficiará nuestra circulación e incrementará la eliminación de toxinas perjudiciales.

Debemos idear un plan de trabajo estableciendo horarios puntuales, pues es difícil lograr bajar de peso sino se tiene claro cómo  y cuándo se deben realizar las cosas.

Hay que tener en cuenta detalles como el horario de nuestras comidas, ya que podría existir una relación en la dieta y el período de tiempo que dedicamos a la ingesta, tal y como afirman varios estudios.

Lee también: ¿Por qué las lentejas son recomendadas en las dietas?

Un buen ejemplo de esto podría ser:

6:00 – 7:00 am

Consumir líquidos preferiblemente, con el fin de estimular el sistema digestivo y el resto del organismo después de una reparadora noche de sueño y favorecer la hidrataciónLo ideal es beber agua del tiempo o algo caliente. 

Agua con limón para perder peso

8:00 – 9:00 am

En este momento del día, nuestro organismo necesita un impulso energético importante, del buen aporte calórico brindado por el desayuno dependen los niveles de energía con los que el organismo contará para el resto de la mañana y el día.

En el desayuno deberían ser incluidos:

  • Lácteos (si no se es intolerante o se tienen preferencias veganas): Queso, leche, mantequilla y yogurt.
  • Carbohidratos: Pan con harina integral, productos a base de maíz como las tortillas de harina.
  • Proteínas: Huevo y granos enteros.

11:00 am

Ingerir un alimento liviano, puede ser una fruta o galletas de soda.

Manzana para perder peso

12:00 – 13:00

Según múltiples investigaciones, almorzar antes de las 3 de la tarde podría contribuir a la pérdida de peso.

Según los datos obtenidos en dichos informes, aquellas personas que almuerzan o cenan tarde tienen más problemas a la hora de perder peso que los que están acostumbrados a comer a horas más tempranas.

El almuerzo debe ir compuesto por 2 carbohidratos como el arroz y los plátanos, 1 proteína como la carne, y alimentos como las ensaladas complementan con vitaminas y minerales que benefician los diversos sistemas corporales agilizando sus funciones.

Lee también: Las mejores dietas para adelgazar «sin sufrir»

15:00 – 16:00

Preferiblemente se deben ingerir alimentos como derivados de la leche. La avena puede ser una buena alternativa por sus altos índices nutricionales que trabajan como un energizante al ser sintetizada por el organismo. En este horario pueden ser consumidas frutas y ensaladas.

Avena para perder peso

 18:00 – 19:00

Debemos ingerir la cena teniendo en cuenta la inclusión de alimentos como los cereales y derivados del trigo, pueden ir acompañados con trocitos de frutas y miel. Las galletas y mermeladas también pueden ser consumidas a esta hora.

21:00 – 22:00

Es importante no ingerir nada durante las dos últimas horas antes de ir a dormir. Si poco antes tenemos hambre, podemos saciarnos un poco con almendras o nueces, o frutos pequeños como las uvas, pues durante toda la noche nuestro sistema digestivo permanece activo liberando jugos gástricos y enzimas que pueden producir úlceras y gastritis.

Lo ideal sería consumir en este momento algo pequeño y que contenga grasa, los frutos secos (sin exceder) son una buena opción. 

No olvides mantenerte hidratado

Recuerda que un punto clave en nuestra dieta es la hidratación constante y abundante del organismo. Nuestras funciones motoras y sistemáticas dependen de la óptima presencia de agua, así como el buen aspecto exterior de nuestro cuerpo.