Hábitos para ser jóvenes por más tiempo

El paso de los años es inevitable y los signos que deja en nuestro organismo, también. Sin embargo, existen ciertos hábitos para conseguir que nuestra apariencia sea más juvenil durante más tiempo.

El paso del tiempo o vernos más “viejos” es algo que nos preocupa a todos. Quizás a algunos más que a otros, pero es un tema tabú, sin duda. Y no estamos hablando únicamente de la apariencia física sino de la salud mental. Este artículo te mostraremos los mejores hábitos para permanecer jóvenes por más tiempo.

¿Cómo mantener la juventud?

No se trata de ir a una piscina con aguas milagrosas o beber pócimas para tener siempre 25 años (como ocurre en las películas) sino de llevar una vida más sana y equilibrada. Una mejor apariencia que se logra comiendo bien y haciendo deporte es mucho más recomendable que cualquier cirugía estética o tratamiento invasivo.

Esto quiere decir que si estamos bien por dentro, se nota por fuera. Quizás sea una frase muy trillada pero es la verdad. La buena noticia es que existen muchas cosas que nos pueden ser de utilidad si queremos mantenernos jóvenes por más tiempo.

Visita este artículo: Los 6 mejores vegetales para desintoxicar y preservar la juventud

Cómo mantener la juventud

Hábitos y consejos para una “juventud eterna”

Nos referimos a cómo nos vemos, no a cómo nos sentimos o actuamos (ese es otro tema que merece la pena tratar aparte). Presta atención a los siguientes hábitos y tips para verte más joven:

Lleva una dieta equilibrada y saludable

Dentro de tu alimentación diaria debes incluir frutas y verduras crudas para que el cuerpo reciba enzimas. Estas sustancias tienen el objetivo de mejorar el funcionamiento de los órganos y células. Además, tienen muchos beneficios para el sistema digestivo. Si no poseemos estas enzimas el organismo pierde vitalidad y envejece. Esto trae como consecuencia el deterioro general.

A su vez, es importante ingerir alimentos que sean ricos en antioxidantes. Entre ellos destacamos:

  • Aceite de oliva
  • Frutos secos
  • Té verde
  • Cereales integrales
  • Legumbres
  • Pescados azules (salmón, atún, etc)

Por su parte, es necesario que dejes de comer lo que ha sido refinado, tratado con conservantes y colorantes, productos llenos de azúcar o grasa, etc. Si al ver el paquete no entiendes cuáles son sus ingredientes es probable que no sea bueno para tu salud. Trata de comer menos envasados y más alimentos naturales.

Dieta equilibrada y saludable

Duerme y descansa bien

¿Te han dicho alguna vez que tienes “cara de cansado”? Esto se debe a que durante las horas de sueño el cuerpo se revitaliza y regenera. Por ello, es vital que descanses. ¿Cuánto? Eso lo determinará tu cuerpo. La media para un adulto es entre 6 y 8 horas seguidas cada noche.

Acuéstate más temprano, trata de dormir una siesta de aunque sea media hora cada tarde, levántate aproximadamente a la misma hora, no trasnoches y cumple una rutina del sueño. Evitarás enfermedades cardiovasculares, metabólicas y respiratorias… ¡y te verás mucho mejor!

Haz ejercicio

Una de las maneras que tenemos para sentirnos más vitales y saludables es haciendo deporte. No es preciso que te apuntes a un gimnasio o que te conviertas en un medallista olímpico, saliendo a andar un rato cada día y dejando el coche aparcado un poco más lejos que de costumbre es suficiente.

Puedes aprovechar también para ir en bicicleta a hacer la compra o dirigirte al trabajo, subir por las escaleras en lugar de usar el ascensor, bailar en casa (cuando nadie te vea), sacar a pasear al perro y limpiar tu hogar enérgicamente. Otras opciones son la natación, el aquagym, las clases de ejercicios aeróbicos, etc.

El sedentarismo causa muchas enfermedades (como por ejemplo obesidad, osteoporosis, dolores de espalda y retención de líquidos) y, además, te hace ver más cansado y viejo, sin energía ni ganas de hacer nada.

Lee también: Consejos para elegir qué deporte practicar

Haz ejercicio

Evita el estrés

Seguro que te haces preguntas… ¿Cómo hago para reducir mis niveles de estrés viviendo en una ciudad o trabajando tantas horas al día? ¿Tendré que mudarme a la montaña o al campo? No precisamente. A pesar de que la vida en las metrópolis es bastante ajetreada, todo depende de cómo nos la tomemos. Esto quiere decir que aunque todas las personas caminen rápido en la calle, toquen bocina en sus coches o se peleen con los demás… tú no tienes por qué hacer lo mismo. Es difícil, pero vale la pena convertirte en un “bicho raro” de vez en cuando.

A su vez, puedes practicar yoga, meditación o tai chi en muchos centros especializados. Si no, prueba respirar lenta y pausadamente con los ojos cerrados cuando todo parece derrumbarse. Esto te ayudará a que estés más calmado y, como consecuencia, que puedas evitar enfermedades como por ejemplo:

  • Hipertensión
  • Gastritis
  • Úlceras
  • Insomnio
  • Fatiga
  • Irritabilidad

Cuida tu piel

Esto también permite que te veas mucho más joven. Si tu piel está limpia, hidratada, luminosa y exfoliada te sentirás mejor y quitarás varios años a tu rostro.

Es fundamental que elimines todas las toxinas e impurezas que se acumulan en la dermis por el paso del tiempo, la contaminación ambiental, los cambios hormonales, la falta de cuidados, etc. Presta mucha atención al cuidado de las zonas más vulnerables a la flacidez como son los labios, el cuello y los ojos. Es importante que cumplas con una buena rutina de limpieza y exfoliación de la piel… ¡no sólo del rostro!

Cuida tu piel

Una dieta poco saludable y fumar o beber en exceso son, a su vez, enemigos para tu piel. También es preciso que la protejas del sol, del frío y de ciertos agentes externos. Por ejemplo, si trabajas en el centro de la ciudad, cuando regresas a tu casa lávate bien la cara y las manos para quitarte toda la suciedad. Si vas a la playa ponte un buen factor de protección y no te olvides de una crema regeneradora.