Hábitos de las personas superproductivas

Brunilda Zuñiga · 13 mayo, 2016
Si quieres sacar el máximo provecho a tu tiempo debes centrarte en la actividad que estás realizando. Ya sea en el plano laboral o personal, las personas superproductivas rentabilizan cada minuto

Es hora de sacar a la luz los secretos de las personas superproductivas. No necesitas tener superpoderes para subir tu nivel de eficiencia, lo que necesitas es prestar mucha atención y enfocarte.

Bastará con aplicar las recomendaciones que te daremos para que veas los resultados.

¿Has descuidado a tu familia por tu trabajo? ¿Y a tu trabajo por tus familia? ¿Tu jefe te compara con empleados más productivos que tú? Si la respuesta a alguna de estas preguntas o a todas es sí, este artículo es para ti.

Aquí te daremos los pasos para ser parte de las personas superproductivas. Puedes aplicarlos tanto en lo personal como en lo laboral.

Al inicio te costará un poco pero luego te será cada vez más sencillo.

1. Las personas superproductivas se enfocan

Concentrarte y enfocarte en lo que haces y quieres conseguir es lo primero que debes hacer. Hasta para elaborar tu agenda debes concéntrate. Considéralo como el más importante de los pasos.

Las personas superproductivas se enfocan en una sola cosa hasta que haya quedado bien. Los grandes logros humanos son resultado de la concentración. Incluso un trabajo en equipo necesita concentración en una misma visión.

Si cumples con este paso, notarás que esto te permite trabajar más rápido. Eso es porque ya sabes distinguir entre lo relevante y lo irrelevante. Esto último te acumula las actividades y te hace perder tiempo.

Según afirma el doctor Hag Heward-Mills en su libro El Arte del Liderazgo:

“Una persona que no puede decidir lo que es importante nunca usará el poder de la concentración. No te dejes engañar por la presión de las llamadas, pedidos e invitaciones urgentes, ni por las crisis ni las emergencias.

Lo urgente a menudo no es importante y lo importante rara vez es urgente”.

Aunque no tengan carácter de urgencia, agrégaselo a todos tus proyectos. Así te concentrarás en la actividad que vas a realizar. Esto te dará tiempo para perfeccionar tu tarea. Esta es la llave maestra de las personas superproductivas.

Para darle ese carácter de “importante” a lo que haces es vital que te alejes de todas las distracciones. Si es momento de estar con tu familia, deja a un lado el celular y la computadora.

Si es momento de trabajar, pide a tus seres queridos que no te interrumpan y cierra las redes sociales.

No olvides leer: Cómo superar el “mañana empiezo” y empezar de verdad

2. No creen en el desorden

casa ordenada

Si no eres capaz de mantener limpio y ordenado tu cuarto no llegarás a tener el éxito que tanto anhelas. Y aunque tengas un alto cargo gubernamental, si no entiendes la importancia de una ciudad limpia, no tendrás reconocimiento en tus labores.

Manejarte entre el caos, la desorganización y la confusión no solo te dará fama de ser una persona perezosa, también va a generar improductividad personal. Además afectará el trabajo de otros.

Organiza tu lugar de trabajo. Coloca cada cosa está en su lugar. Así notarás tu facilidad de concentración y tendrás menos distracciones.

3. Programan todo lo que harán

Las personas superproductivas establecen un programa para el día, hacen una lista de lo que harán y les dan prioridades. Es importante tener una agenda clara. De esta forma harás con más calma las actividades.

No obstante, la gran mayoría no hace esto. Lo común es simplemente activar el despertador y esperar a que en el transcurso del día vayas recordando lo que debes hacer. El problema es que, al caer la noche, puedes notar que te faltaron cosas por hacer.

No olvides colocar a tu familia y tu tiempo personal en la lista de prioridades. Los momentos más tristes y de peor sufrimiento son por causas familiares o personales.

Mucho cuidado con esto. Es más importante de lo que imaginas, así que no olvides mantener un equilibrio de esto con tu trabajo.

4. Se retan

retate

Las personas superproductivas suelen ponerse retos a sí mismas al definir un tiempo en que las tareas deben estar completadas y usan temporizador.

Eso los incentiva a hacer las tareas diarias dentro de ese tiempo, lo que también evita las distracciones. El apuro y las ganas de terminar en el tiempo indicado no permitirán que hagas otras cosas.

Un ejemplo de algo que puedes hacer es colocar 2 horas en el temporizador para limpiar una parte de la casa. Eso le dará espacio a otras actividades, sin descuidar el aseo de tu hogar.

Quizás no te dé tiempo de asear todo, pero adelantaste trabajo. En otra ocasión podrás retarte a limpiar otra parte.

¿Quieres conocer más? Lee: Secretos para tener una vida más feliz y plena

Saca ventaja de tus recursos

¡La decisión es tuya! Puedes seguir estos cuatro hábitos y ser parte de las personas superproductivas o ignorar estos consejos y formar parte del montón.

No olvides que las personas superproductivas cuidan su vida personal y su salud, pero también descansan y duermen el tiempo que su cuerpo necesita.

No seas tú quien trabaja para la tecnología: deja que ella trabaje para ti. Evita los juegos distractores y conversaciones que te podrían desviar de tu meta.