Hábitos para cuidar el cuerpo de forma constante

26 noviembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Llevar un estilo saludable no es cuestión de un día, sino de mantener hábitos que ayuden a cuidar el cuerpo de manera constante.

Aunque parezca una cuestión evidente para muchas personas, para otras, mantener un estilo de vida saludable puede generar diversas inquietudes. Sobre todo en la actualidad, cuando circula tanta información falsa y bulos sobre alimentación y otros aspectos importantes.

En el ámbito popular se ha recomendado prácticamente de todo para mejorar la salud y, además, lucir un aspecto mucho más atractivo. Las promesas no faltan a la hora de dar consejos, proponer dietas milagrosas, remedios con poderes extraordinarios y demás: organismo limpio y sano en un día (o incluso horas), prevención de enfermedades con bebidas, alimentos o remedios, adopción de hábitos para adelgazar y obtener múltiples beneficios, etcétera.

Ante toda esta información es normal tener dudas acerca de los propios hábitos de vida, qué resulta realmente conveniente para la salud, qué deberíamos mejorar, qué deberíamos dejar de lado, etcétera. Ahora bien, llega un punto en el que vale la pena preguntarnos: ¿qué podemos hacer entonces para cuidar el cuerpo de forma constante?

Veamos qué podríamos hacer.

Hábitos para cuidar el cuerpo de forma constante

Para poder gozar de buena salud, lo más importante es ser coherentes con nuestros hábitos de vida y no dejarnos llevar por las promesas de los remedios o las dietas milagro, ni las medidas que prometan todo tipo de resultados rápidos.

La mayoría de los consejos no tienen una base científica real y, además, no cuentan con el respaldo de la comunidad médica. Y no solo por el hecho de que pueden resultar poco útiles, sino porque pueden resultar riesgosos. Recordemos que hay muchos factores a tener en cuenta, uno de ellos, es que no todos los organismos reaccionan igual y, por tanto, lo que pueda resultar beneficioso para uno, puede no serlo para otro.

Los siguientes hábitos que vamos a comentar no deben ser los únicos que ayuden a conformar un estilo de vida saludable. Tampoco debe ponerse en práctica durante una temporada y luego, al notar algún beneficio, suspenderlos.

Por supuesto, siempre que existan inquietudes, lo más adecuado será consultar con el médico. El profesional será el más indicado para guiarnos y explicarnos acerca de qué es lo mejor para nuestro caso y por qué.

1. Haz ejercicio

Uno de los mejores hábitos que existen para cuidar el cuerpo y gozar de bienestar a diario consiste en realizar actividad física.

La actividad física regular ayuda a mantener un peso adecuado, mejorar el estado de ánimo y aumentar la energía, etcétera. Y si se practica al aire libre, mejor aún.

La Organización Mundial de la Salud recomienda realizar, al menos, 30 minutos de ejercicio al día.

2. Cuida lo que comes

Más que prohibirnos alimentos y adoptar dietas estrictas a base de lechuga y tomate, lo que resulta conveniente es aprender a distinguir entre aquello que puede beneficiarnos y aquello que solo supone un aporte vacío, desde el punto de vista nutricional. 

Para poder tener una idea acerca de cómo mantener una dieta equilibrada, podemos consultar los parámetros de la OMS.

3. Elige mejor tus meriendas

Una vez más: cuida lo que comes. Sustituye los bollos, las golosinas y los picatostes por piezas de frutas y verduras. Aunque puedan parecerte apetitosos, adictivos y gustosos, los productos industriales no nos aportan los nutrientes que nuestro organismo necesita para estar sano y realizar sus funciones correctamente.

¿Podemos comer un bollo o una napolitana? Sí, siempre y cuando sea de manera ocasional, dentro de una alimentación variada y equilibrada.

Descubre: ¿Las frutas ayudan a eliminar toxinas?

4. Bebe suficiente agua 

Beber suficiente cantidad de agua a lo largo del día es fundamental para que el organismo realice todas sus funciones como corresponde. Hay que tener presente que una buena hidratación no solo ayuda a reponer lo que hayamos podido haber perdido a través del sudor o mejorar el tránsito intestinal, sino que también nos ayuda a tener energía, prestar atención y concentrarnos.

5. Mantén tus horarios de sueño

Para cuidar el cuerpo, también es recomendable ser constantes en lo que respecta al descanso. Procurar irse a dormir y levantarse todos los días a la misma hora, además de dormir las horas suficientes (entre 7 y 9 horas diarias, según datos de la Sociedad Española del Sueño) ayuda a mantener una buena salud y gozar de bienestar.

Mujer durmiendo bien

Descubre: La falta de sueño podría tener una relación con la demencia

Los excesos son tu peor enemigo

Llevar un estilo saludable para obtener diversos beneficios no es cuestión de realizar una actividad un día, de forma puntual, sino de mantener día a día todo un conjunto de buenos hábitos que ayuden a cuidar el cuerpo de manera constante.

Como seguramente habrás escuchado alguna vez, los peores enemigos de tu salud son los excesos. De cualquier tipo: de alcohol, de frituras, de alimentos procesados, de sopas detox, etcétera. Por el contrario, la moderación siempre podrá brindarte múltiples beneficios.

Moderación, equilibrio, constancia y sentido común son las claves para conseguir un estilo de vida saludable. 

  • Kuijer, R. G., & Boyce, J. A. (2014). Chocolate cake. Guilt or celebration? Associations with healthy eating attitudes, perceived behavioural control, intentions and weight-loss. Appetite74, 48–54. https://doi.org/10.1016/j.appet.2013.11.013
  • de Azevedo, F. R., Ikeoka, D., & Caramelli, B. (2013). Effects of intermittent fasting on metabolism in men. Revista Da Associação Médica Brasileira (English Edition)59(2), 167–173. https://doi.org/10.1016/S2255-4823(13)70451-X
  • Kawagishi, H., Fukumoto, Y., Hatakeyama, M., He, P., Arimoto, H., Matsuzawa, T., … Sugiyama, K. (2001). Liver injury suppressing compounds from avocado (Persea americana). Journal of Agricultural and Food Chemistry49(5), 2215–2221. https://doi.org/10.1021/jf0015120
  • Bendich, A., Machlin, L. J., Scandurra, O., Burton, G. W., & Wayner, D. D. M. (1986). The antioxidant role of vitamin C. Advances in Free Radical Biology and Medicine2(2), 419–444. https://doi.org/10.1016/S8755-9668(86)80021-7