5 hábitos recomendados para ser una persona más tranquila

20 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
Quizás te has preguntado cómo puedes convertirte en una persona más calmada y sin tantas preocupaciones. Te presentamos algunos hábitos para conseguirlo.
 

Mientras pasa el tiempo y nos hacemos mayores, tenemos más responsabilidades que traen consigo desafíos. Nadie está exento de pasar de momentos de paz y alegría a retos y dificultades, y viceversa. Por ello, quizás te interese aprender a ser una persona más tranquila.

El mundo actual que nos lleva a vivir a toda velocidad y bajo presión supone un constante desgaste físico, emocional y espiritual. Como resultado de la fragilidad y altas exigencias de la vida diaria, se desencadenan enfermedades como el estrés y la depresión (considerados «los males del siglo XXI»).

Si bien es un proceso natural del cuerpo humano, existen diversas opciones y métodos para mantenerlo bajo control.

Por qué ser una persona más tranquila

Afrontar los problemas tiene que ver con la manera de pensar y la interpretación de la realidad. En esta línea, las personas con facilidad para relajarse ante las adversidades de la vida desarrollan menos problemas derivados del estrés.

Mujer tranquila
 

Por otra parte, el estrés y la depresión se relacionan con los bajos índices de productividad, rendimiento y eficacia en distintas áreas de la vida diaria. Asimismo, los efectos negativos que provocan pueden perjudicar la salud. De hecho, somos más susceptibles a padecer enfermedades físicas y trastornos debido a la debilitación del sistema inmunitario.

Entre las patologías que podemos desarrollar se encuentran las siguientes:

  • Gastritis.
  • Ansiedad.
  • Insomnio.
  • Colitis nerviosa.
  • Depresión.
  • Trastornos sexuales.
  • Hipertensión arterial.
  • Infarto de miocardio.
  • Úlceras gástricas.
  • Colon irritable.
  • Psicosis.
  • Calvicie.

Quizás ya nos hayan avisado, pero nunca hemos sabido afrontarlo. «Deberías relajarte y tranquilizarte un poco más» y lo cierto es que la teoría está bien, pero… ¿Cómo hacerlo?

Lee también: 3 fases de una crisis emocional

Hábitos para ser una persona más tranquila

En línea con lo anterior, presentamos algunas claves para intentar relajarnos y tomarnos la vida con más calma.

 

1. Comer con moderación y de forma saludable

El ritmo de vida ajetreado hace que saltemos comidas, lo cual es un completo error como bien se explica en el trabajo de Yanina Baratucci. En este sentido, se debe recordar que comer saludable ayuda a que el organismo obtenga los nutrientes suficientes para soportar situaciones agotadoras.

Sin embargo, cabe decir que existen alimentos que podrían contrarrestan los niveles de estrés y cansancio. En esta línea, se cree que hay que aumentar el consumo de:

  • Arándanos.
  • Té verde.
  • Espinacas.
  • Leche.
  • Chocolate oscuro.
  • Salmón.
  • Arroz.

¿Lo sabías? Beber té reduce el estrés

2. Hacer ejercicio

Mantenerse activo tiene beneficios a nivel físico y psicológico. De hecho, hacer deporte promueve la liberación de endorfinas; lo que ayuda a sentirse más feliz. A su vez, también mejora el rendimiento físico y respiratorio.

Ejercicio aeróbico
 

Además, con la liberación de tensión se consigue relajar la mente y el cuerpo. Asimismo, hacer deporte aporta sensaciones de bienestar, contribuye a regular el sueño y promueve la disminución de los niveles de estrés a la par que reduce el grado de agresividad.

3. Descansar bien

Es importante dormir bien por la noche; ya que, durante el ciclo de sueño, el cerebro organiza la información a la que estuvo expuesto durante el día. Este proceso permite que el cuerpo pueda recuperarse del estrés y de los impactos producidos. En otras palabras, se restablece el estado del cuerpo y de la mente.

Por otra parte, el experto Wendy M. Troxel demostró que dormir en pareja puede ayudar a disminuir la sensación de estrés; pues los niveles de cortisol descienden y la producción de oxitocina aumenta.

Los adultos deben descansar entre 7 y 9 horas al día, los adultos mayores de 7 a 8 horas, los adolescentes entre 8 y 10 y, finalmente, los niños de 8 a 12 horas (como tiempo aproximado).

 

4. Practicar yoga y meditación para convertirte en una persona más tranquila

La práctica de estas actividades es popular hoy en día debido a que son efectivas para reducir el estrés.

Aunque todavía no se ha estudiado a fondo cómo actúa el yoga a nivel orgánico, investigadores de la Universidad de California insisten en que la práctica de la Meditación Kirtan Kriya (KKM) es beneficiosa.

Yoga

Por lo tanto, practicar 12 minutos diarios por ocho semanas produciría una reducción de los mecanismos biológicos responsables de la inflamación del sistema inmunitario.

En esta línea de investigación, un estudio presentado por la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur) concluye que la práctica de meditación mindfulness (a largo plazo) puede ser una estrategia de tratamiento para casos de depresión y ansiedad.

 

5. Escuchar música, cantar y bailar

Se dice que todo el universo es armonía y ritmo; formando el compás que marca las bases de la música. Por lo tanto, en él no existe el estrés, pues eso significaría salirse del ciclo.

En esta línea, el libro Cómo ser feliz según don Quijote de David García-Rodrigo Roquero indica que la música y el canto emocionan e incrementan las emociones positivas y la motivación.

Este efecto conlleva la producción de endorfinas, las cuales contribuyen a la sensación de bienestar, alivian la ansiedad y nos distraen del dolor. Por otra parte y de acuerdo al grupo de investigación The Mindlab International, la canción “Weightless” es una de las más relajantes que existen, ya que disminuye la ansiedad hasta en un 65 % .

  • Con respecto al canto, este hace que respiremos hondo, llevando más oxígeno al cuerpo. En consecuencia, el cuerpo se relaja.
 
  • También favorece la producción de endorfinas y oxitocina, por lo que alivia la ansiedad y el estrés. En algunos casos, mejora los síntomas de depresión y soledad.
  • Cuando bailamos, el ritmo de la música influye en el ritmo cardíaco y respiratorio.
  • Además, calma el hemisferio izquierdo del cerebro encargado de las funciones reflexivas, dando paso a la emoción y la intuición.

Por tanto, si queremos gozar de una buena salud, debemos cultivar hábitos que permitan llevar una vida más tranquila. ¿Te animas?

 
  • Black, DS, Cole, SW, Irwin, MR, Breen, E., St. Cyr, NM, Nazarian, N., Khalsa, DS y Lavretsky, H. (2013). La meditación yóguica revierte la dinámica de transcriptoma relacionada con NF-κB e IRF en leucocitos de cuidadores familiares de demencia en un ensayo controlado aleatorio. Psychoneuroendocrinology, 38 (3), 348–355. https://doi.org/10.1016/j.psyneuen.2012.06.011.
  • Troxel WM. It's more than sex: exploring the dyadic nature of sleep and implications for health. Psychosom Med. 2010;72(6):578-586. doi:10.1097/PSY.0b013e3181de7ff8.
  • Hwang WJ, Lee TY, Lim KO, et al. The effects of four days of intensive mindfulness meditation training (Templestay program) on resilience to stress: a randomized controlled trial. Psychol Health Med. 2018;23(5):497-504. doi:10.1080/13548506.2017.1363400.
  • A Study Investigating the Relaxation Effects of the Music Track Weightless by Marconi Union in consultation with Lyz Cooper. Mindlab International. https://www.britishacademyofsoundtherapy.com/wp-content/uploads/2019/10/Mindlab-Report-Weightless-Radox-Spa.pdf.
  • García-Rodrigo Roquero D. Cómo ser feliz según Don Quijote. Madrid: Bubok Publishing S.L.; 2017.
  • Baratucci, Yanina (2011). Estrés y alimentación. Universidad FASTA. http://redi.ufasta.edu.ar:8080/xmlui/handle/123456789/343?show=full.